10°SAN LUIS - Miércoles 25 de Mayo de 2022

10°SAN LUIS - Miércoles 25 de Mayo de 2022

EN VIVO

Concarán: juzgan a un acusado de abusar de la hija de su expareja

Afronta un pedido de pena de 12 años de prisión. Aseguró que jamás hizo nada de lo que lo acusan.

Por redacción
| 17 de diciembre de 2021
Audiencia mixta. El debate es realizado en la sala del tribunal y, al mismo tiempo, a través de videoconferencia. Foto: Poder Judicial

La Cámara de Apelaciones de la Tercera Circunscripción comenzó a juzgar a un hombre por abusar durante siete años de la hija de quien era en su momento su pareja. La denuncia fue hecha por la propia víctima, quien ratificó en el inicio del debate oral que su expadrastro empezó a aprovecharse de ella cuando tenía apenas nueve años. El acusado, por su lado, se defendió y le aseguró al tribunal que "todo es una mentira", un invento de su exhijastra "porque quería que su padre volviera y a mí nunca me quiso”, dijo. Llegó al juicio con un pedido de pena, de parte de la Fiscalía, de 12 años de cárcel. El lunes sabrá si ese pedido se mantendrá o si cambiará y, lo más importante, si los jueces lo declararán culpable y lo sentenciarán a esa cantidad de años.

 

El debate, presidido por los jueces María Claudia Uccello, Sandra Elizabeth Piquillem y Juan Manuel Saá Zarandón, se realizó de modo mixto. Es decir que uno de sus camaristas, Piquillem, y el acusado no estuvieron en la sala, sino que participaron de manera virtual. En el caso del imputado, desde el Servicio Penitenciario.

 

El hombre de 66 años llegó hasta esta instancia del proceso con una acusación por "Abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo y el modo de comisión, agravado por la situación de convivencia preexistente con la víctima (hecho cometido contra una menor de 18 años)", informaron los voceros del Poder Judicial.

 

La víctima, que actualmente tiene 20 años, contó que fue abusada durante siete años, hasta que tuvo 16. Los ultrajes ocurrieron primero en Cortaderas y luego en la Villa de Merlo. El primero de ellos sucedió un fin de semana de 2009, cuando su expadrastro entró a su dormitorio con la excusa de llevarle un vaso con agua. Pero cuando se le arrimó, la besó al costado de los labios y manoseó su entrepierna.

 

La joven dijo que le relató a su madre lo que le había hecho su pareja y también a la hija del acusado, pero su mamá no le creyó. Narró también que cuando creció, en plena adolescencia, trataba de no dormir o de hacerlo con la mano sobre el interruptor del velador, pero no siempre lo conseguía. Agregó que cada vez que ella le decía a su padrastro que se alejara, porque de lo contrario le avisaría a su madre, él le contestaba que no importaba lo que dijera, nadie iba a creerle.

 

Los siguientes en declarar fueron un amigo de la denunciante, una psicóloga que la atendió durante tres sesiones a través del programa Servicio de Atención a la Comunidad (SAC) y dos profesionales del Cuerpo Forense de la Tercera Circunscripción Judicial, quienes le practicaron la pericia psicológica a la chica.

 

Redacción/MGE

 

Comentá vos tambien...