SAN LUIS - Sabado 25 de Junio de 2022

SAN LUIS - Sabado 25 de Junio de 2022

EN VIVO

Dos casos de triquinosis en La Pampa pusieron en alerta a Senasa y San Luis

Ocurrieron en Realicó y General Acha y se produjeron por comer carne de jabalí. Piden no comprar chacinados que no estén certificados.

Por redacción
| 04 de agosto de 2021
San Luis cuenta con un laboratorio estatal para que los productores hagan el análisis de triquinosis. Foto: El Diario.

Dos  casos de triquinosis en La Pampa pusieron en alerta a las autoridades sanitarias de la Regional de Senasa que unifica las acciones en esa provincia y en San Luis. Es sabido que con la llegada del invierno y la posibilidad de prescindir de la heladera, aumentan las faenas caseras de cerdos y jabalíes, por lo que nunca está de más recordar la importancia de consumir alimentos certificados y cuidarse de una enfermedad que se transmite a los seres humanos y puede dejar secuelas de por vida.

 

 

Los dos últimos casos detectados fueron en jabalíes y ocurrieron en General Acha y en Realicó, una localidad vecina a Nueva Galia, ya que las une la ruta 188. La Mesa de Zoonosis, conformada por referentes de los ministerios de la Producción y de Salud, INTA, Senasa, el Colegio de Veterinarios y la Facultad de Ciencias Veterinarias, recomendó analizar la carne previo a su consumo. Tanto La Pampa como San Luis cuentan con laboratorios habilitados para la realización de la prueba diagnóstica (conocida como digestión artificial), distribuidos en sus territorios. Este método es una herramienta fundamental que posibilita la detección temprana y evita la transmisión al ser humano.

 

 

La triquinosis es producida por un pequeño parásito que se aloja en los músculos de los animales. Afecta principalmente a los cerdos, pero también a especies silvestres como jabalíes, pumas, comadrejas y peludos, algo que no muchos conocen.

 

 

Los cerdos adquieren el parásito al comer carne con larvas, frecuentemente en basureros infestados de ratas. Luego las personas se enferman al consumir carne cruda o mal cocida de porcinos o de animales silvestres con parásitos o productos sin cocción, como chacinados o salazones (salames, chorizos, bondiola) elaborados con carnes que no han sido analizadas previamente. Es fundamental tener en cuenta que las larvas no se observan a simple vista y no alteran las características externas, ni el sabor ni el color de la carne o de sus derivados.

 

 

Por este motivo, quienes elaboren chacinados utilizando carne cruda de porcinos o de animales silvestres deben verificar que la materia prima sea apta para el consumo, remitiendo la muestra a un laboratorio para realizar la prueba de digestión artificial.

 

 

Por eso, el Senasa recomienda a los consumidores que adquieran chacinados y embutidos que hayan sido inspeccionados y certificados por el propio organismo o dependencias provinciales o municipales. Los productos deben estar identificados con un rótulo que garantice su control.

 

 

Hay que evitar productos de origen desconocido que no posean certificación, dado que representan un alto riesgo para la salud. Y cocinar bien la carne de cerdo, hasta que desaparezca el color rosado en su interior. Hay que considerar que la salazón, el ahumado o la cocción con microondas no es un método seguro para eliminar al parásito, como tampoco congelar en el freezer.

 

 

 

Redacción

 

Comentá vos tambien...