13°SAN LUIS - Lunes 23 de Mayo de 2022

13°SAN LUIS - Lunes 23 de Mayo de 2022

EN VIVO

Policía jubilado investigado por abusar de su nieta negó el cargo

Su defensa solicitó cortar la prórroga de la detención, porque el magistrado tiene 48 horas para resolver.

Por redacción
| 21 de enero de 2022
Ese día fue indagado y el juez Bustamante Marone le negó la prisión domiciliaria que había requerido. Foto: Archivo.

El policía retirado de apellido Herrera que hace ocho días fue detenido cerca de su casa, en el barrio Cerro de la Cruz de la capital, bajo la sospecha de haber abusado de su nieta, amplió la declaración indagatoria este jueves a la mañana. Centralmente, negó la acusación, dijo su defensor, Iván Coria. Además, el letrado le dijo a El Diario que a las 14, aproximadamente, mediante un escrito, solicitó que se corte la prórroga de la detención que había pedido, por lo que el juez de turno en feria, Ariel Parrillis, tiene hasta 48 horas para resolver la situación procesal de él.

 

El letrado recordó que en la audiencia del viernes 14, su cliente optó por abstenerse de declarar. Fue indagado por “Abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por el vínculo y por el aprovechamiento de la convivencia preexistente, siendo la víctima menor de edad”.

 

Y dijo que a lo largo de esta semana se produjo en el juzgado la prueba que requirió, como por ejemplo, declaraciones testimoniales y la exhibición del video de la Cámara Gesell de la nieta del imputado, que tiene 6 años. Una hija de Herrera es quien denunció al hombre por abusar de la niña. La mujer tiene otra hija, de 17 años, producto de una relación previa, “que desde los 2 años vive con mi cliente y su esposa”, puntualizó Coria. Herrera “la ha criado (a la adolescente) y vive con ellos, incluso con una tenencia homologada por un juez de Familia”, acotó.

 

El imputado, de 66 años, “ha negado la imputación absolutamente sobre la base de las pruebas que se han solicitado, entre ellas, las testimoniales y el acceso al video de la Cámara Gesell hecha a la niña —aseveró Coria—. La conclusión a la que arriba la defensa es que, en su declaración, la menor en ningún momento lo sindica a él por el delito. Y se han tergiversado algunos informes, es lo que le hemos planteado al juez. Además, todos los testimonios que hemos recogido en la prórroga nos dicen que él es una persona honorable, con una trayectoria intachable en la fuerza policial, que cuida y protege a su familia”, agregó.

 

Además, el letrado comentó que aportaron al magistrado la historia clínica del hombre, en la que se indica que es insulinodependiente, que se dializa tres veces a la semana y que tiene problemas renales, cardíacos y de presión arterial. “No son afecciones nuevas, hace aproximadamente 8 o 10 años que las padece. En diciembre del año pasado le amputaron tres dedos del pie y aun está en proceso de recuperación de esa cirugía, por lo que no se moviliza sin ayuda de terceros”, aseveró el abogado, quien el viernes 14, cuando fue indagado, planteó estas cuestiones de salud como argumentos para requerirle al juez que estaba de turno en feria por esa fecha, Marcelo Bustamante Marone, que le otorgara la detención domiciliaria. Pero el magistrado no hizo lugar al beneficio.

 

En el escrito que presentó este jueves a Parrillis, además de interrumpir el plazo de detención, Coria solicitó que a su defendido le den la inmediata libertad. “A mi criterio, conforme a la prueba producida, así debe ser”, refirió. En breve se sabrá si el juez comparte ese parecer o si, por el contrario, entiende que hay elementos suficientes para procesarlo y que siga encerrado.

 

Comentá vos tambien...