21°SAN LUIS - Sabado 21 de Mayo de 2022

21°SAN LUIS - Sabado 21 de Mayo de 2022

EN VIVO

Tras contar su historia, ganó un certamen internacional

Recibió el tercer premio del concurso TalentA, organizado por la empresa Corteva Agriscience. Con los 600 mil pesos podrá completar el tendido eléctrico en su establecimiento rural. Stella Marys Bogino es una productora ganadera que da clases en la FICA.

Por María José Rodríguez
| 23 de enero de 2022
Amor y dedicación. Stella Marys disfruta mucho de sus dos ocupaciones: la cría de ganado y su desempeño como docente. Fotos: Gentileza Stella Marys Bogino/Captura de video

El establecimiento ganadero La Virgen de Luján reúne varias características singulares. Una de ellas es que está administrado por dos mujeres, Stella Marys Bogino y su mamá, Manuela Sacco. Juntas llevan los papeles y realizan todas las labores necesarias para llevar adelante el proyecto destinado a la ganadería bovina de cría, recría  e invernada. Pero además Bogino es docente de la cátedra de Dasonomía, en la carrera de Ingeniería Agronómica de la Universidad Nacional de San Luis.

 

Hace unas semanas obtuvo el tercer puesto en un certamen organizado por una empresa agrícola norteamericana, Corteva Agriscience, luego de presentar el proyecto “Mujer, academia y ruralidad: un puente posible en la pampa semiárida de Argentina”. El premio fueron 600 mil pesos con los que podrá completar la instalación del tendido eléctrico en el campo, que está ubicado a 23 kilómetros hacia el norte de la ciudad de Villa Mercedes.

 

 “Nos hacía mucho ruido indagar sobre por qué nuestras ingenieras cuando se reciben, que son las mismas en cantidad que los hombres, no consiguen trabajo en el entorno rural y se dedican más a trabajar en la administración pública o son becarias, pero no en el entorno rural. Entonces empezamos a trabajar en un proyecto de la Secretaría de Políticas Universitarias sobre la mujer y entorno rural”, contó la ingeniera agrónoma, y siguió con su relato: “De pronto surgió esta convocatoria de TalentA, que es una empresa privada que trabaja junto con otras organizaciones como Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural, el Ministerio de Agricultura, la Federación Agraria y Coninagro”.

 

 

La mujer siempre estuvo relegada al rol de acompañante en el ámbito rural, yo en cambio tomo decisiones

 

“Cuando una colega me comenta sobre esta iniciativa no veía mucho potencial. Ella insistió y me respondió que yo tenía el plus de que además de ser productora, soy profesora universitaria. Así fue como decidimos postularnos y a los diez días nos avisaron que formábamos parte de la terna, estaba muy feliz”, expresó, y añadió que “fue muy bonito saber que éramos las únicas del interior. Estábamos emocionadas. Considero que en esto que me está pasando estamos representadas todas”.

 

El requisito más importante era mostrar a la mujer rural en su entorno. “Ellos nos pedían que contemos nuestra historia para visibilizar lo que hacemos. Sé que puede servir para inspirar a muchas otras mujeres, ya que son muchas las que comparten este tipo de experiencias. Entonces, si mostramos que la mujer puede tomar decisiones, administrar un establecimiento y hacer todas las labores de un peón, aquellas que consideraban que esto no es para ellas ahora pueden darse cuenta de que sí pueden; ese es el desafío del programa, llegar a todas las que les hace falta ese empujoncito, que se animen”.

 

 

 Durante la gala. El único premio que dedicaron al interior del país fue para Bogino, de Villa Mercedes. (A la izquierda)

 

 

Bogino indicó que su proyecto fue muy sencillo, pudo redactar en dos hojas todo lo que hace en el campo y aquellos conocimientos que adquirió durante su carrera universitaria.

 

En la convocatoria se postularon 63 proyectos, de los que quedaron 49, y finalmente el jurado solo seleccionó a tres. TalentA es una iniciativa que surge de la empresa que se desarrolla en España y se despliega en otros países como Portugal, Ucrania, Rumania y Rusia. Además brinda la posibilidad de formar parte de programas de capacitación de la Fundación Flor, donde recibirán herramientas para consolidar su desarrollo.

 

 

 En la presentación de este proyecto se sumaron muchas chicas, y para alegría nuestra, dos varones

 

“El establecimiento La Virgen de Luján arrancó por los años 70. Cuando falleció mi papá, en 2017, decidimos continuar nosotras con este sistema productivo, que al estar a casi veinte kilómetros de la ciudad, hace viable que me pueda desempeñar como profesora en la universidad y administrar el campo. Lo que aprendo en la práctica lo comento en mis clases y lo que voy aprendiendo en mi carrera docente, lo aplico en el campo”, especificó.

 

Junto a su mamá, Bogino se dedica a la cría, recría e invernada de la propia producción, que consta de 500 cabezas, de las cuales 250 son madres y el resto forma parte de diferentes categorías. “Los animales son de buena calidad genética. Ser profesora y trabajar en una actividad privada es sumamente nutritivo, por decirlo de alguna manera. El premio será destinado a cumplir un sueño que tenemos desde hace 35 años, vamos a usar la plata para hacer electrificación rural. Con un esfuerzo colosal pudimos instalar parte de la corriente eléctrica y ahora podremos terminar la obra”, expresó.

 

Bogino toma todas las decisiones junto a su mamá, recibe el asesoramiento de la ingeniera agrónoma María Alicia Cendoya y cuenta con el trabajo del puestero, Abelardo Núñez, que se ocupa de las tareas diarias.

 

Redacción / NTV

 

Comentá vos tambien...