24°SAN LUIS - Domingo 02 de Octubre de 2022

24°SAN LUIS - Domingo 02 de Octubre de 2022

EN VIVO

Puños en alto en la "Llamada de candombe"

Tamboreras puntanas le danzaron y cantaron a la revolución feminista en un ritual de caras rojas y reclamos encendidos.

Por redacción
| 10 de marzo de 2022
Baile, lucha y llamas. Con rojo en los sombreros y las mejillas de tanto cantar y pedir justicia, las integrantes de Flor de Candombe se expresaron en las calles en la conmemoración del 8M. Foto: Héctor Portela.

Fuimos carne de cuartel, en caldos de humillación y en esa ollita, mujer, se cocina la revolución”, cantó una mujer de pelo corto con canas, grabados tribales en blanco pintados sobre el rostro y voz con gran eco. Como respuesta inmediata al llamado, las integrantes de Flor de Candombe la siguieron con alaridos, el repiqueteo de los tambores y unos rostros eufóricos que, rápidamente, se tornaron rojos por el sol caliente de la siesta puntana.

 

El martes, a la siesta, las mujeres de los tambores y polleras con vuelo reunieron sus instrumentos y energías en un círculo. Lo hicieron en el patio trasero del Centro La Tambora Cultural junto a un pequeño fogón y con las ahumadoras mediante las que encendían ramilletes de distintos herbajes de olor intenso al principio, pero agradable a medida que pasaba la nariz y se acomodaba en el fondo del paladar.

 

Bajo ese humo templaron los instrumentos y se dedicaron unas palabras de aliento. Con un abrazo grupal y la emoción contenida por el año de parate, salieron a la calle. “La llamada de candombe” nació el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, del 2020, pero en 2021 debieron cancelarlo por la pandemia.

 

 

Es la segunda movilización que realiza el grupo de tamboreras por el 8M.

 

 

Ahora, volvieron con más fuerza y vestuario renovado. Reemplazaron los sombreros multicolores por unos rojos, a juego con las polleras de las bailarinas, que se colaban entre los tambores en una marea teñida de sangre, como los reclamos que hacían a voz de “ni una menos” y “vivas nos queremos”.

 

Las intérpretes más jóvenes, a quienes apenas si les llegaban las trenzas al filo de los tambores, ocuparon las primeras filas mientras que las bastoneras se pusieron en medio de las bailarinas. Las músicas iban adornadas con grabados dorados y pintura color sol.

 

La marcha emprendió camino por la calle Falucho, cruzaron la avenida Perón y, para cuando arribaron a la zona de los monoblocks en tono pastel, el ritmo cambió a una cumbia más alegre y menos dolorosa.

 

María Remedios del Valle fue la gran honrada de la tarde. Las tamboreras le cantaron a la “Madre de la Patria” en varias ocasiones con puños en alto, mirada al frente y pies igual de inquietos que los motivos por los que marchaban. El público acompañó con palmas, movimientos descoordinados, pero alegres, y gritos de apoyo.

 

El pequeño grupo de hombres que siguió a la comitiva lo hizo a un costado. Su labor se redujo a ofrecer botellas de agua a las protagonistas y estar en silencio.

 

El encuentro finalizó en la plazoleta de la calle 25 de Agosto. Una vez dispersas, algunas partieron rumbo a la marcha que se realizó en el centro de la ciudad. 

 

“Seamos responsables, seamos conscientes e inmensamente felices”, dijo entre lágrimas la anfitriona de la tarde. Y así lo hicieron.

 

Comentá vos tambien...