SAN LUIS - Domingo 26 de Junio de 2022

SAN LUIS - Domingo 26 de Junio de 2022

EN VIVO

Los tres órdenes de la pareja

En el mundo sistémico y fenomenológico, más conocido como "constelaciones familiares", decimos que la pareja es el logro más exitoso de la vida adulta. En general, una pareja bien lograda le regala frutos a su comunidad, ya sea en forma de familia, a través de sus hijos, proyectos económicos logrados o aportes profesionales a la sociedad.

 

De una manera o de otra, todos buscamos el amor y la pareja. La pareja en su intimidad nos permite profundizar sobre nosotros mismos en esos aspectos que únicamente damos a conocer con un otro (íntimo); por tanto, el mayor crecimiento personal, emocional, psíquico y vivencial lo desplegamos cuando estamos en pareja.

 

Dentro de los órdenes de la pareja (aquello que ordena y da sentido al vínculo) tenemos principalmente la sexualidad, luego el dar y recibir (economía y tiempo) y convivencia. Desde la perspectiva de mi profesión, una pareja solo es pareja si cumple estos órdenes: sexualidad, economía y convivencia.

 

La sexualidad es el inicio de la vida y por lo tanto el inicio del amor, con amigos y familiares compartimos el amor de otra manera, solo con la pareja compartimos sexualidad. La sexualidad nos une de manera especial al otro y es la energía física, emocional y psíquica más fuerte que tenemos.

 

Por eso es la que se vuelve tan vulnerable. Cuando nos alejamos internamente de la pareja, nos alejamos sexualmente. Si la sexualidad está lograda, todo lo demás puede funcionar. En cambio, sin sexualidad, ningún otro orden funciona en la pareja. El dar y recibir permite el crecimiento de la pareja.

 

Economía y tiempo, cuidados, escuchas, forman parte de este orden. Solo una pareja comparte economía; novios, amantes y amigovios, no.

 

La economía está muy vinculada al primer orden, la sexualidad. Dar y recibir permite que la espiral de la pareja crezca. Yo te doy tiempo, vos me das escucha; yo te cocino, vos me ayudas con el perro; yo pago hoy, vos mañana, y en la cama, con el sexo, crece el dar y recibir amor y placer.

 

Si un integrante de la pareja no participa de la economía, está en posición de niño, por lo tanto no puede ser pareja.

 

El tercer orden, la convivencia, permite que los dos primeros órdenes se desarrollen. En tiempos como estos, donde la palabra “compromiso” nos pone incómodos e incómodas y expectantes, nos preguntamos cómo “hacer y ser” pareja.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...