20°SAN LUIS - Martes 04 de Octubre de 2022

20°SAN LUIS - Martes 04 de Octubre de 2022

EN VIVO

La reacción China frente a un nuevo brote de COVID-19

Por redacción
| 09 de agosto de 2022

La ciudad costera de Sanya, en la provincia de Hainan, al sur de China, está movilizándose rápidamente para contener el último brote de COVID-19, a través de la tarea de médicos, trabajadores en la primera línea y más de 8.000 voluntarios que participan en la lucha.

 

Hasta el mediodía del lunes, la provincia había registrado 1.042 casos confirmados y 465 infecciones asintomáticas, después de que el 1° de agosto empezaran a reportarse casos confirmados en Sanya, su principal atractivo turístico.

 

Hasta el comienzo de esta semana, Hainan había designado 250 áreas como de alto riesgo y 145 como de riesgo medio.

 

Una fuerza especial de trabajo fue establecida para resolver los problemas que enfrentan los más de 80.000 turistas que están varados. La ciudad también ha pedido a los hoteles que ofrezcan un descuento del 50 por ciento para los huéspedes que no pueden movilizarse.

 

Los médicos están trabajando 24 horas por día en los laboratorios y sitios de pruebas de ácido nucleico dispuestos en toda la ciudad.

 

Y toman muestras diarias de unas 4.000 personas.

 

El proceso de detección es mucho más eficiente con la experiencia reciente y los resultados son conocidos entre seis y ocho horas después de realizar la prueba.

 

Un total de 33 hoteles con más de 6.900 habitaciones fueron designados como sitios de cuarentena para los contactos estrechos y subestrechos de los casos de COVID-19, de acuerdo con las autoridades del gobierno municipal de Sanya.

 

La ciudad también estableció una fuerza especial de trabajo para garantizar los suministros de alimentos y las necesidades de los residentes que viven bajo gestión cerrada.

 

Un grupo enviado por el mecanismo de control y prevención conjunto del Consejo de Estado, el gabinete chino, contra la COVID-19 ha llegado a Hainan para trabajar junto con las autoridades provinciales y municipales en el control del resurgimiento.

 

Más de 8.500 personas provenientes de 18 provincias de China fueron enviadas a Hainan, para apoyar su lucha contra el último rebrote de COVID-19.

 

Al mismo tiempo, equipos con una capacidad diaria de detección de 1,15 millón de tubos de muestras de ácido nucleico fueron llevados a la provincia.

 

De esta manera, China despliega y moviliza enormes cantidades de recursos humanos, técnicos y económicos para tratar de contener un nuevo brote de COVID-19, en circunstancias notoriamente más favorables, pero con los mismos riesgos.

 

Comentá vos tambien...