22°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

22°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

EN VIVO

La Expo Cáñamo Argentina cerró con amplia concurrencia

Más de mil asistentes de 16 provincias, Chile y Uruguay compartieron ideas y experiencias sobre la planta.

Por redacción
| 04 de septiembre de 2022
En común. Hubo charlas y debates entre cultivadores, investigadores, emprendedores e industriales. Foto: Martín Gómez.

Al ingresar al Centro de Convenciones de La Punta este fin de semana, una de las primeras cosas con la que se podía topar el público era una línea de tiempo que indicaba la historia de los usos del cáñamo en Argentina, una planta de una subespecie del cannabis que, aunque no comparte los componentes psicoactivos de la marihuana, tiene múltiples usos industriales. La primera mención fue a Manuel Belgrano, quien en una de sus memorias como secretario del Consulado de Comercio de Buenos Aires en 1797 destacó las utilidades del cultivo del lino y el cáñamo. Unos 225 años después, La Punta sería el escenario de la primera expo, un encuentro nacional entre industriales, cultivadores, investigadores y emprendedores, quienes con la reciente aprobación de una ley que regula su actividad, trabajan por poner en pie una industria que aseguran que traerá miles de puestos de trabajo.

 

 

 

 

Según informó en la última jornada uno de los organizadores del evento, el ingeniero agrónomo Santiago Lusquiños, participaron más de mil asistentes a las charlas, talleres y disertaciones, de 16 provincias y hasta de otros países como Uruguay y Chile. También hubo stands de emprendimientos textiles, alimenticios y hasta de lentes hechos a partir de la fibra del material vegetal.

 

“Estamos muy contentos con la organización. Nuestra intención fue hacerlo federal. El público se acercó de todos lados: productores rurales, universidades y de proyectos fabulosos que se desarrollan. Hubo mucha colaboración e información, y la tranquilidad de saber que los distintos proyectos en las provincias no están solos”, resumió Lusquiños, quien además es director de Genética La Maga, un criadero de fitomejoramiento del cannabis, radicada en San Luis.

 

En el último día de la muestra hubo tres paneles de debate sobre agronomía, industria y reglamentación de la planta. Previamente hubo talleres de impresión 3D con fibra de cáñamo, además de fabricación de papel y comida con el vegetal.

 

“Es una planta como tantas otras, que tiene un montón de ventajas. Llevarlo al debate económico productivo o sanitario, solo en términos de salud y seguridad, es perdernos de la parte industrial, de construcción de viviendas y alimentación, en un país con crisis estructurales en ambas áreas. La gente está permeable a eso, la cuestión está en cómo lo comunicamos”, apuntó Mauro Corigliano, de Proyecto Cáñamo, una asociación civil que tiene como objetivo difundir y trabajar en el aspecto productivo, económico y ambiental de la planta.

 

 

De ropa de bebés a anteojos

 

Entre los stands que podían visitarse estaba Baby Hemp, un emprendimiento chileno que comercializa ropa de bebé hecha con tela de cáñamo. “En Chile el desecho textil es muy grande. La idea de utilizar el cáñamo para la producción de ropa infantil es agarrar un mercado de rápido desuso como es el algodón y aprovechar una tela más ecosustentable, y que además tiene propiedades beneficiosas para la piel de los bebés: tiene mayor transpirabilidad, protección UV, es antimicrobiana y antimicótica, y mantiene la temperatura corporal”, enumeró Fernanda Lourido, una de las emprendedoras.

 

 Innovación. Una empresa de Quilmes fabrica anteojos con cáñamo. Foto: Martín Gómez.

 

“Es un desafío, porque el uso de cáñamo como materia prima para la parte textil es algo que fue olvidado en el tiempo, después de que existió el prohibicionismo. La gente no se imagina el nivel de industria que podemos llegar a tener. Es un desafío volver a introducir esta materia prima y volver a educar a la población para que la prefiera”, reflexionó.

 

Si bien Baby Hemp empezó su producción hace pocas semanas, hay otras empresas basadas en el mismo recurso que llevan años de experiencia y también dijeron presente. Una de ellas fue Chanvre, una compañía situada en Quilmes, provincia de Buenos Aires, que fabrica marcos de anteojos con bioplástico hecho en base a la planta. Cuentan con clientes en el país, Colombia, España y Uruguay, y la empresa espera que la aprobación de la ley para la producción industrial les permita conseguir materia prima local, ya que actualmente importan.

 

“Tiene muchísima más resistencia que cualquier lente de plástico y reduce la huella de carbono. Producir lentes de esto, con una cosecha de cáñamo, es más beneficioso que una fábrica en China, que quema plástico y petróleo para hacer un producto masivo”, comparó Tomás Pelaye, uno de los impulsores del emprendimiento. “Es muy lindo ver cómo la comunidad puja para adelante para que esto pueda ser una industria. Queremos que el prejuicio se acabe de una vez y que los de arriba den una mano más para que todo esto salga”, agregó su compañero Ignacio Ponce de León.

 

Redacción/ALG

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...