25°SAN LUIS - Domingo 27 de Noviembre de 2022

25°SAN LUIS - Domingo 27 de Noviembre de 2022

EN VIVO

Mató al volante: presentó un acuerdo y quedará sobreseído

El imputado ofreció 4 millones y medio de pesos a la viuda y los hijos de Fabián Pereira, quien murió al ser atropellado. El accidente ocurrió en Quines, en 2016.

Por redacción
| 09 de septiembre de 2022
Audiencia. A la izquierda, la viuda de Pereira y sus hijos; a la derecha, de buzo blanco y letras azules, el imputado. Foto: El Diario.

El juez José Luis Flores no encontró impedimentos para homologar el acuerdo que le presentaron, pero tampoco pudo evitar aclarar que una conciliación no se extingue en el simple hecho de ofrecer dinero para reparar un error, sino que el proceso debe contribuir a la paz social y la armonía entre el imputado y las víctimas. Este jueves, Francisco Aldaya Tarazi quedó a un paso de ser sobreseído en una causa por “Homicidio culposo”. En 2016, el joven embistió a un motociclista en una calle de Quines y el hombre murió a raíz de las graves heridas que le provocó. Con tal de extinguir la acción penal y evitar un juicio oral, su abogado llegó a un acuerdo con la viuda y los hijos de la víctima por un resarcimiento de cuatro millones y medio de pesos.

 

La mañana del domingo 17 de abril de 2016, Aldaya Tarazi iba al mando de una Volkswagen Amarok blanca por la avenida Pringles de la localidad de Quines, hacia el norte. Por calle 24 de Febrero hacia el oeste, Fabián Ubaldo Pereira, quien tenía 41 años, manejaba una moto Gilera 110. Los dos se conducían solos.

 

La tragedia ocurrió cerca de las 06:50 en el cruce de ambas arterias, a una cuadra de la estación de ómnibus de la localidad situada a 145 kilómetros de la capital. En ese momento, Aldaya Tarazi les dijo a policías de la Comisaría 15ª de Quines que se vio sorprendido por el motociclista, que intentó maniobrar para frenar y que no pudo dominar el vehículo, impactando de modo frontal con el rodado menor.

 

El golpe fue tan tremendo que Pereira salió despedido y cayó en la vereda de avenida Pringles. Lo estabilizaron en el hospital local y luego lo trasladaron de urgencia al hospital de la capital, adonde ingresó cerca de las 8:15, en paro cardíaco. No pudieron reanimarlo.

 

Pereira vivía cerca del sitio donde se accidentó, en calle 24 de Febrero. En la inspección de la escena, la Policía no halló casco, por lo que presumen que no llevaba colocada esa protección.

 

Al conductor de la Amarok el alcotest le dio negativo. Su vehículo fue secuestrado hasta terminar las pericias y a él le tomaron una declaración policial por lo ocurrido, pero nunca estuvo detenido. No obstante, el proceso penal en su contra siguió todos estos años.

 

Ayer, el imputado se sentó ante Flores junto a su abogado, Gabriel Nellar, y en presencia de la viuda de Pereira, Deolinda Esther Lago, y sus hijos, Matías y Maira Pereira, representados por Emilio García Montanari. Todos, incluido el fiscal Esteban Roche, prestaron consentimiento al acuerdo presentado: un resarcimiento de 4.500.000 pesos argentinos a través de la empresa aseguradora de Aldaya Tarazi a dividir entre los deudos. Con eso, el conductor queda sobreseído por extinción de la acción penal del delito que le imputaron.

 

Antes de cerrar la audiencia, el conductor, quien tenía 26 años al momento del choque, pidió hablar: “Quiero pedir disculpas a la familia por esto que pasó. Hace seis años que vivo con esta tortura y, en mi caso, me aferré a Dios. Sé que ustedes siempre pensaron que lo atropellé con intención, pero pido que me crean que no fue así, que fue un accidente”, sostuvo.

 

Redacción/ALG

 

Comentá vos tambien...