Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

A 23 años del partido homenaje al "Búfalo" Funes

Por Alejandro Magdaleno

El 15 de abril de 1992, a casi tres meses del adiós de las canchas terrenales de Juan Gilberto Funes, los futbolistas profesionales le rindieron un homenaje al “Búfalo” con un partido en cancha de Vélez que organizó Diego Armando Maradona, quien anteayer, en las redes sociales, recordó aquel partido solidario y polémico, por que justamente Diego arrastraba una suspensión por doping y FIFA dijo que de jugarse habría sanciones.
En San Luis, Pablo (48), el hermano de Juan, participó del partido y lo rememoró en diálogo con El Diario de la República.
“Jugamos un equipo con 12 y otro con 11 jugadores, Calabria era el árbitro y no se dio cuenta, después sacaron uno y quedamos 11 contra 11”, es que si el partido tenía ribete de amistoso internacional, recaería una sanción de más de un año sobre todos los futbolistas, entonces, por ejemplo, los saques laterales se hacían con el pie.
“Fue un homenaje a Juan, a beneficio, nos ayudaron con el vuelo, la operación y otras cosas, la FIFA lo tomó por otro lado, no lo quiso hacer jugar. Me acuerdo que casi no se invitó a nadie, parecía que no se podía hacer, pero Diego y Ruggeri dijeron ‘vamos a hacer el partido para Juan’, y los jugadores fueron todos. Era increíble la cantidad de suplentes, jugadores que viajaron para estar, gente de todos los clubes, muchachos que fueron aunque no estaban convocados”.
Así, Pablo entrega detalles que afloran como si fuese ayer. “Imaginate que fue como decir mañana nos juntamos a jugar, y nos encontramos con un estadio lleno y una enorme cantidad de jugadores. Fue algo impagable, empezaron a aparecer lo sponsors, X28 Alarmas, creo que también caramelos Sugus, y se armó el partido. Era todavía muy fresco lo de Juan (falleció el 11 de enero de ese 1992), fuimos todos, mis viejos, mi cuñada con Juancito chico, fue algo emocionante, en ese momento Diego era Messi ahora”.
Pablo participó del partido, jugó para el equipo blanco con la camiseta número 17: “Antes de arracar fuimos a agradecerle al Cabezón Ruggeri y me dijo ‘vas a jugar un ratito’, y así fue que jugué”.
Pablo entiende que “cuando pasa algo con los jugadores de fútbol, el futbolista es solidario, pega un grito y están todos presentes y eso pasó con Juan, la mayoría lo conocía de haberlo enfrentado nada más, porque personalmente no todos lo conocían".
El tiempo pasó y Pablo dice que esta oportunidad de hablar es bueno “para agradecerles a todos. Al Patón Luca, a Gareca, Ruggeri, Roque Alfaro y a Maradona, no hay forma de darle las gracias, yo lo amo pero no sólo por lo que hizo por Juan, es por lo que hizo y hace por mucha gente sin que se sepa. Estoy seguro que esa tarde, Juan les habría dicho un ‘gracias por venir’”.
Pablo siente que el recuerdo es inagotable, que pasan los años y el cariño es mayor, las anécdotas fluyen y la nostalgia no para: “Fuimos al estadio provincial y no me dejo de emocionar cuando entro y veo las gigantografías y las fotos en los murales. Mi hermano no pudo conocer a mis hijos (Juan de 11 años y Valentina de 16), yo les cuento lo que fue y no me deja de emocionar, por que el fútbol pasa y se olvidan muchas cosas, el fútbol hoy es salir campeón y punto; entonces que lo recuerden tanto es muy lindo”.
Pablo juega los sábados en el torneo de veteranos de ASEBA para el equipo Sol y Luna, de su barrio en Las Chacras. “Ahí despunto el vicio”, cuenta y admite sobre su hermano: “Juan siempre está presente, en cada charla y en cada recuerdo. Sembró mucho... era un chico de bien, bueno, sano, humilde, y eso es lo que la gente sigue valorando”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

A 23 años del partido homenaje al "Búfalo" Funes

Juan Gilberto Funes, el ídolo puntano del fútbol falleció el 11 de enero de 1992.

El 15 de abril de 1992, a casi tres meses del adiós de las canchas terrenales de Juan Gilberto Funes, los futbolistas profesionales le rindieron un homenaje al “Búfalo” con un partido en cancha de Vélez que organizó Diego Armando Maradona, quien anteayer, en las redes sociales, recordó aquel partido solidario y polémico, por que justamente Diego arrastraba una suspensión por doping y FIFA dijo que de jugarse habría sanciones.
En San Luis, Pablo (48), el hermano de Juan, participó del partido y lo rememoró en diálogo con El Diario de la República.
“Jugamos un equipo con 12 y otro con 11 jugadores, Calabria era el árbitro y no se dio cuenta, después sacaron uno y quedamos 11 contra 11”, es que si el partido tenía ribete de amistoso internacional, recaería una sanción de más de un año sobre todos los futbolistas, entonces, por ejemplo, los saques laterales se hacían con el pie.
“Fue un homenaje a Juan, a beneficio, nos ayudaron con el vuelo, la operación y otras cosas, la FIFA lo tomó por otro lado, no lo quiso hacer jugar. Me acuerdo que casi no se invitó a nadie, parecía que no se podía hacer, pero Diego y Ruggeri dijeron ‘vamos a hacer el partido para Juan’, y los jugadores fueron todos. Era increíble la cantidad de suplentes, jugadores que viajaron para estar, gente de todos los clubes, muchachos que fueron aunque no estaban convocados”.
Así, Pablo entrega detalles que afloran como si fuese ayer. “Imaginate que fue como decir mañana nos juntamos a jugar, y nos encontramos con un estadio lleno y una enorme cantidad de jugadores. Fue algo impagable, empezaron a aparecer lo sponsors, X28 Alarmas, creo que también caramelos Sugus, y se armó el partido. Era todavía muy fresco lo de Juan (falleció el 11 de enero de ese 1992), fuimos todos, mis viejos, mi cuñada con Juancito chico, fue algo emocionante, en ese momento Diego era Messi ahora”.
Pablo participó del partido, jugó para el equipo blanco con la camiseta número 17: “Antes de arracar fuimos a agradecerle al Cabezón Ruggeri y me dijo ‘vas a jugar un ratito’, y así fue que jugué”.
Pablo entiende que “cuando pasa algo con los jugadores de fútbol, el futbolista es solidario, pega un grito y están todos presentes y eso pasó con Juan, la mayoría lo conocía de haberlo enfrentado nada más, porque personalmente no todos lo conocían".
El tiempo pasó y Pablo dice que esta oportunidad de hablar es bueno “para agradecerles a todos. Al Patón Luca, a Gareca, Ruggeri, Roque Alfaro y a Maradona, no hay forma de darle las gracias, yo lo amo pero no sólo por lo que hizo por Juan, es por lo que hizo y hace por mucha gente sin que se sepa. Estoy seguro que esa tarde, Juan les habría dicho un ‘gracias por venir’”.
Pablo siente que el recuerdo es inagotable, que pasan los años y el cariño es mayor, las anécdotas fluyen y la nostalgia no para: “Fuimos al estadio provincial y no me dejo de emocionar cuando entro y veo las gigantografías y las fotos en los murales. Mi hermano no pudo conocer a mis hijos (Juan de 11 años y Valentina de 16), yo les cuento lo que fue y no me deja de emocionar, por que el fútbol pasa y se olvidan muchas cosas, el fútbol hoy es salir campeón y punto; entonces que lo recuerden tanto es muy lindo”.
Pablo juega los sábados en el torneo de veteranos de ASEBA para el equipo Sol y Luna, de su barrio en Las Chacras. “Ahí despunto el vicio”, cuenta y admite sobre su hermano: “Juan siempre está presente, en cada charla y en cada recuerdo. Sembró mucho... era un chico de bien, bueno, sano, humilde, y eso es lo que la gente sigue valorando”.

Logín