eldiariodelarepublica.com
Un baleado en el barrio José Hernández: hay 2 demorados

Escuchá acá la 90.9
X

Un baleado en el barrio José Hernández: hay 2 demorados


Las balas se han convertido en el código bajo el que algunos vecinos del barrio José Hernández de San Luis eligen dirimir sus diferencias. Y ayer a la tarde, uno de ellos terminó con un proyectil en el abdomen. Se sospecha que un hombre de apellido Altamirano y su hijo pueden tener algo que ver con el disparo. Anoche, ambos habían sido llevados a la Comisaría 6ª, que tiene la tarea de desenmarañar el móvil del tiroteo. 
Al cierre de la edición, Félix Abel Aguilar, de 32 años, era operado en el Hospital de San Luis, informó el oficial principal Edgar Cristian Orozco, de la seccional ubicada en la calle Aristóbulo del Valle. Dijo que, al parecer, el proyectil sólo había dejado orificio de entrada. Y agregó que esperaban que los médicos pudieran extraer el plomo, un elemento que podría ser útil para pericias posteriores.
Precisó que a las 17:30 ingresó un llamado al Centro de Operaciones Policiales, en el que “se informaba que había un problema entre dos personas, en la manzana 1 y la 2” del mencionado barrio. En la misma franja horaria “hubo otra comunicación, en la que se indicaba que una persona efectuaba disparos en el barrio José Hernández, lo que exigió que las patrullas fueran de modo inmediato”, agregó. Luego concluyeron que ambos llamados tenían vinculación. 
Una mujer –sería hermana del mayor de los demorados– denunció a la tarde que le habían baleado un camión que, al parecer, estaba estacionado en inmediaciones a su casa. Cuando ella hacía la presentación en la seccional, ingresó el aviso de que había un lesionado con arma de fuego. Era Aguilar, quien reside en el monoblock 19 de la manzana 2. Según la Policía, hay acusaciones cruzadas entre las partes. 
Los agentes hallaron a Aguilar en el suelo, herido pero consciente. Lo acompañaba un familiar. Pidieron una ambulancia, que lo llevó al Hospital San Luis. “Empezamos con las diligencias para averiguar qué había pasado, es decir, preservar la escena para hacer la inspección. Además de levantar muestras de sangre, se pudo recuperar algún resto de proyectil”, contó el policía. 
Por la textura, estiman que podrían ser calibre 22. Las averiguaciones les marcan, además, que hubo por lo menos seis disparos, dijo.  
Orozco refirió que el antagonismo de grupos es un problema que marca la  vida cotidiana en el barrio. Al ser consultado sobre la posibilidad de que la balacera de ayer tenga vinculación con otras que dejaron como saldo un muerto y heridos, el oficial principal respondió que no pueden aseverar que haya conexión. “Hay diferentes conflictos entre diferentes familias. No podemos decir en este momento que esto se relacione con otros casos ocurridos días atrás, es algo que se investiga”, refirió. 
Aclaró también que padre e hijo no estaban en la comisaría en calidad de detenidos y que no les hallaron armas de fuego al momento de ser trasladados a la dependencia. “Se los ha traído para preservarlos, recabar información y saber qué ha sucedido”, manifestó. 


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un baleado en el barrio José Hernández: hay 2 demorados

Quirófano. Los médicos le sacaban a Aguilar una bala del abdomen.

Las balas se han convertido en el código bajo el que algunos vecinos del barrio José Hernández de San Luis eligen dirimir sus diferencias. Y ayer a la tarde, uno de ellos terminó con un proyectil en el abdomen. Se sospecha que un hombre de apellido Altamirano y su hijo pueden tener algo que ver con el disparo. Anoche, ambos habían sido llevados a la Comisaría 6ª, que tiene la tarea de desenmarañar el móvil del tiroteo. 
Al cierre de la edición, Félix Abel Aguilar, de 32 años, era operado en el Hospital de San Luis, informó el oficial principal Edgar Cristian Orozco, de la seccional ubicada en la calle Aristóbulo del Valle. Dijo que, al parecer, el proyectil sólo había dejado orificio de entrada. Y agregó que esperaban que los médicos pudieran extraer el plomo, un elemento que podría ser útil para pericias posteriores.
Precisó que a las 17:30 ingresó un llamado al Centro de Operaciones Policiales, en el que “se informaba que había un problema entre dos personas, en la manzana 1 y la 2” del mencionado barrio. En la misma franja horaria “hubo otra comunicación, en la que se indicaba que una persona efectuaba disparos en el barrio José Hernández, lo que exigió que las patrullas fueran de modo inmediato”, agregó. Luego concluyeron que ambos llamados tenían vinculación. 
Una mujer –sería hermana del mayor de los demorados– denunció a la tarde que le habían baleado un camión que, al parecer, estaba estacionado en inmediaciones a su casa. Cuando ella hacía la presentación en la seccional, ingresó el aviso de que había un lesionado con arma de fuego. Era Aguilar, quien reside en el monoblock 19 de la manzana 2. Según la Policía, hay acusaciones cruzadas entre las partes. 
Los agentes hallaron a Aguilar en el suelo, herido pero consciente. Lo acompañaba un familiar. Pidieron una ambulancia, que lo llevó al Hospital San Luis. “Empezamos con las diligencias para averiguar qué había pasado, es decir, preservar la escena para hacer la inspección. Además de levantar muestras de sangre, se pudo recuperar algún resto de proyectil”, contó el policía. 
Por la textura, estiman que podrían ser calibre 22. Las averiguaciones les marcan, además, que hubo por lo menos seis disparos, dijo.  
Orozco refirió que el antagonismo de grupos es un problema que marca la  vida cotidiana en el barrio. Al ser consultado sobre la posibilidad de que la balacera de ayer tenga vinculación con otras que dejaron como saldo un muerto y heridos, el oficial principal respondió que no pueden aseverar que haya conexión. “Hay diferentes conflictos entre diferentes familias. No podemos decir en este momento que esto se relacione con otros casos ocurridos días atrás, es algo que se investiga”, refirió. 
Aclaró también que padre e hijo no estaban en la comisaría en calidad de detenidos y que no les hallaron armas de fuego al momento de ser trasladados a la dependencia. “Se los ha traído para preservarlos, recabar información y saber qué ha sucedido”, manifestó. 


Logín