36°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

36°SAN LUIS - Martes 07 de Febrero de 2023

EN VIVO

Buena Esperanza recolectó 300 kilos de tapitas para el Garrahan

Por redacción
| 28 de mayo de 2015
Colaboradores. Sofía contó con la ayuda de su abuela, amigos y la comunidad que se sumó.

Buena Esperanza aportó su granito de arena para ayudar a los chicos del Hospital Garrahan. Con mucho esfuerzo y solidaridad, el pueblo logró juntar 300 kilos de tapitas plásticas, que fueron enviadas el lunes a Villa Mercedes, y de allí serán trasladadas al centro de salud de Buenos Aires. La idea de ayudar la tuvo hace cinco años Sofía Larroudé, una chica de la localidad que asegura que “cumplió su meta” pero seguirá adelante con la recolección.

 


En ese entonces Sofía era una adolescente que todavía no terminaba la secundaria. Al leer sobre el hospital y conocer que gracias al aporte de tapitas pueden adquirir insumos y equipamiento, pensó en que sería una buena idea colaborar desde su pueblo. Además, según contó, mataría dos pájaros de un tiro, ya que también serviría para concientizar a los vecinos. “Me pareció algo muy bueno porque en el pueblo no había conciencia y tiraban las tapitas, o botellas, en cualquier lado. Se me ocurrió y la gente colaboró muchísimo”, explicó. Repartió cajas en la Municipalidad, el hospital, la escuela y la radio, para que allí pudieran depositarlas. Cada tanto las recolectaba y almacenaba en un galpón que hay en la casa de su abuela. “En los eventos que organizaba el Municipio o festivales  también coloqué stands para que la gente deje ahí las tapitas. Colaboraron otros pueblos, como Fortín el Patria o Batavia. Muchos nenes que vienen a la escuela de acá las traían desde sus casas”, explicó.

 


Hoy Sofía vive en Río Cuarto, porque estudia allí la carrera de Ingeniería Química, pero no descuidó su gran movimiento solidario. “La gente las deja en una química que tiene mi papá, y cuando yo viajo las saco y ordeno. No me puedo dejar estar porque se acumula muchísimo”, relató. Sesenta y seis cajas ya eran mucho, por eso decidió enviarlas. “Me dijeron que las mande a Villa Mercedes y de ahí la empresa Oca las envía gratuitamente a Buenos Aires. Por suerte un transporte del pueblo las llevó sin cobrarme nada”, explicó. Los trescientos kilos ya van camino al Garrahan, pero la recolección sigue. “No me puse ninguna cantidad específica, yo quería juntar bastante y trescientos kilos es un buen número, puedo decir que cumplí mi objetivo, pero voy a seguir por más. Hace tiempo salió una noticia de que San Luis había juntado esa misma cantidad, y que Buena Esperanza siendo tan pequeño también lo haga, es increíble”, expresó.

 


Y su gran orgullo es que figure su pueblo en la causa solidaria. “No juntamos las tapitas recolectadas con las de San Luis, porque allá siempre recolectan, para que realmente se vea que Buena Esperanza lo hizo. Es importante para nosotros porque si no, parece que el interior no participa”, destacó. Y contó que, si bien investigó mucho sobre el hospital, no lo conoce, pero le encantaría viajar algún día para ver a los nenes y conocer cómo trabajan los médicos allí.

 


LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...