eldiariodelarepublica.com
Las Abuelas de Plaza de Mayo identificaron a la nieta 117

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Las Abuelas de Plaza de Mayo identificaron a la nieta 117

La presidenta de Abuelas de  Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, anunció ayer la identificación  de la nieta número 117, hija de desaparecidos durante la última dictadura militar, y celebró que "el derecho a la identidad se recupera una vez más con la colaboración del Estado".
"Bienvenida, nieta número 117. Y por muchos nietos más", celebró la dirigente, en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, ubicada en el barrio porteño de Balvanera, tras contar cómo se  logró la identificación de la nieta, hija de los detenidos  desaparecidos Walter Hernán Domínguez y Gladys Castro.
"Hoy nos acompañan las dos abuelas, María Assof de Domínguez y Angelina Catterino, y el tío paterno Osiris Rodolfo Domínguez, que viajaron desde Guaymallén, Mendoza, para compartir la felicidad de este encuentro", subrayó Carlotto.
"El derecho a la identidad se recupera una vez más en este país con la colaboración del Estado empeñado en promover derechos y de gran parte de la sociedad que no quiere volver a sufrir los atropellos de dictaduras terroristas", dijo la dirigente.
Agregó que "sólo resta que el abrazo esperado 37 años por las familias Domínguez y Castro se materialice en estos días" y le dio la "bienvenida a la verdad", a la nieta recuperada.
Durante la conferencia de prensa, de la que participaron el secretario general de la Presidencia, Eduardo "Wado" De Pedro, y el secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda, Carlotto relató la desaparición del matrimonio Domínguez-Castro, que  esperaba un bebé, en la ciudad mendocina de Godoy Cruz, en marzo de 1978, en plena dictadura.
Tanto Gladys —que estaba embarazada de seis meses cuando fue secuestrada junto a su pareja el 9 de diciembre de 1977— como Walter militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista.
El comunicado detalló que "la joven estudió Diseño y él, Arquitectura", y que se casaron en noviembre de 1976.
El matrimonio fue secuestrado, según el expediente de Abuelas, en el domicilio donde ambos vivían en Godoy Cruz, y "nunca más se supo de ellos ni del hijo o hija que esperaban para marzo de 1978".
En relación al proceso que derivó en la restitución de la identidad de la nieta 117, Estela de Carlotto reveló que en 1994 "el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza envió a las Abuelas una denuncia anónima sobre una joven nacida en marzo de 1978 que apareció en el hogar de una pareja mayor, de un día para otro".
"La joven, a pesar de haber sido inscripta como hija propia, sabía que no era hija biológica de quienes la criaron, pero nunca pensó en acercarse a Abuelas", continuó.
Agregó que "en abril de 2014, por decisión de la Secretaría de Derechos Humanos se crea en Conadi (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad) un equipo de aproximación a posibles  hijos de desaparecidos".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las Abuelas de Plaza de Mayo identificaron a la nieta 117

Ccarlotto junto a las dos abuelas (a la izquierda) de la mujer, hija de desaparecidos.

La presidenta de Abuelas de  Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, anunció ayer la identificación  de la nieta número 117, hija de desaparecidos durante la última dictadura militar, y celebró que "el derecho a la identidad se recupera una vez más con la colaboración del Estado".
"Bienvenida, nieta número 117. Y por muchos nietos más", celebró la dirigente, en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, ubicada en el barrio porteño de Balvanera, tras contar cómo se  logró la identificación de la nieta, hija de los detenidos  desaparecidos Walter Hernán Domínguez y Gladys Castro.
"Hoy nos acompañan las dos abuelas, María Assof de Domínguez y Angelina Catterino, y el tío paterno Osiris Rodolfo Domínguez, que viajaron desde Guaymallén, Mendoza, para compartir la felicidad de este encuentro", subrayó Carlotto.
"El derecho a la identidad se recupera una vez más en este país con la colaboración del Estado empeñado en promover derechos y de gran parte de la sociedad que no quiere volver a sufrir los atropellos de dictaduras terroristas", dijo la dirigente.
Agregó que "sólo resta que el abrazo esperado 37 años por las familias Domínguez y Castro se materialice en estos días" y le dio la "bienvenida a la verdad", a la nieta recuperada.
Durante la conferencia de prensa, de la que participaron el secretario general de la Presidencia, Eduardo "Wado" De Pedro, y el secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda, Carlotto relató la desaparición del matrimonio Domínguez-Castro, que  esperaba un bebé, en la ciudad mendocina de Godoy Cruz, en marzo de 1978, en plena dictadura.
Tanto Gladys —que estaba embarazada de seis meses cuando fue secuestrada junto a su pareja el 9 de diciembre de 1977— como Walter militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista.
El comunicado detalló que "la joven estudió Diseño y él, Arquitectura", y que se casaron en noviembre de 1976.
El matrimonio fue secuestrado, según el expediente de Abuelas, en el domicilio donde ambos vivían en Godoy Cruz, y "nunca más se supo de ellos ni del hijo o hija que esperaban para marzo de 1978".
En relación al proceso que derivó en la restitución de la identidad de la nieta 117, Estela de Carlotto reveló que en 1994 "el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza envió a las Abuelas una denuncia anónima sobre una joven nacida en marzo de 1978 que apareció en el hogar de una pareja mayor, de un día para otro".
"La joven, a pesar de haber sido inscripta como hija propia, sabía que no era hija biológica de quienes la criaron, pero nunca pensó en acercarse a Abuelas", continuó.
Agregó que "en abril de 2014, por decisión de la Secretaría de Derechos Humanos se crea en Conadi (Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad) un equipo de aproximación a posibles  hijos de desaparecidos".

Logín