15°SAN LUIS - Viernes 20 de Mayo de 2022

15°SAN LUIS - Viernes 20 de Mayo de 2022

EN VIVO

La familia de Abel Ortiz pide que acusen a los otros involucrados

Por redacción
| 28 de marzo de 2016
Acompañados. "Nos conmueve la solidaridad de la gente, quiere que se haga justicia", dijo Carolina.

Para la familia de Abel Ortiz no es suficiente que la Justicia haya detenido y acusado a su ex pareja, la peluquera Alejandra Espinosa, y a una amiga de ella, María Vázquez, por el asesinato del joven desaparecido el 16 de setiembre de 2014. Quiere que determinen la responsabilidad de los policías y demás civiles que habrían estado involucrados y cuál fue el destino de “Pochi”.

 


Por eso, el sábado hicieron una nueva marcha por las calles de Villa Mercedes, para mantener vivo la memoria y el reclamo de que el brazo de la Justicia llegue hasta todos los involucrados. Se congregaron en la Plaza del Mercado.

 


“Marchamos porque falta que esclarezcan cuál fue la participación de los policías que tuvieron algo que ver con lo que le pasó a mi hermano. Cuando hizo un año de la desaparición, el fiscal Néstor Lucero los acusó por asociación ilícita”, recordó Carolina Ortiz.

 


Afirma que “si ella hubiera matado a Abel y a los tres días hubieran esclarecido el hecho, otra hubiera sido la historia”. “Pero tenemos un doble dolor, porque los policías que nos tienen que cuidar actuaron a favor de ella”, dijo.

 


“Tenemos la necesidad de que cada culpable, no importa el grado de participación que haya tenido, tenga su castigo. No sabemos si los policías la encubrieron a Espinosa, si la ayudaron o si fueron ellos los que mataron”, sostuvo.

 


“Y necesitamos –agregó– saber qué pasó realmente con Abel”. Pese a que el 28 de diciembre del año pasado el juez de instrucción Penal Nº 2, Leandro Estrada, dispuso la detención de Espinosa y Vázquez y, unos días después, las procesó por homicidio, la investigación policial y judicial no ha logrado desentrañar el misterio sobre el paradero del cuerpo de Ortiz.

 


Marcela, otra hermana de “Pochi”, acotó: “En el expediente hay muchas pruebas, para nosotros y para la Justicia, de que los responsables de la desaparición de Abel fueron Espinosa y el comisario Marcelo Acevedo”.

 


“Si la Justicia es justa, tienen que estar detenidos ellos dos en primer lugar, y después, los que ayudaron o taparon”, afirmó.

 


“Fuimos a la Policía, cuando Abel desapareció, y nos dijeron cualquier cosa, que se había ido de viaje, que seguramente era gay, cualquier cosa”, se queja.

 


Para Marcela, hay otro hecho que demuestra la influencia de Acevedo sobre otros policías y la protección de la que gozaba la peluquera. Fue antes de que el joven de 30 años desapareciera. “Mi mamá –recordó– fue a la comisaría del barrio Viva San Luis a denunciar que Espinosa la había amenazado de muerte”.

 


Abel había dejado a Espinosa, cansado de que lo maltratara, ya que lo golpeaba y lo solía encerrar en su casa sin permitirle salir, dice la familia del desaparecido. Y hasta es posible, sospechan los Ortiz, que a veces lo drogara con somníferos.

 


“Pochi” se fue a vivir a lo de su madre. Y cuando Espinosa llamaba preguntando por él, la madre le contestaba que no estaba, que se había ido de viaje. Como suponía que su ex suegra no le decía la verdad, la peluquera la amenazó con matarla y con quemarle la casa, según denunció la madre de Abel.

 


“Pero la denuncia no estaba hecha, no se la habían tomado. Después, cuando pasó todo, recién fueron a la casa de mis padres y le hicieron firmar algo a mi mamá, era la denuncia”, aseguró Marcela.

 


El sábado, una gran cantidad de personas, que Marcela y Carolina estimaron en quinientas, acompañó a la familia Ortiz en su nuevo reclamo, que las hermanas de Abel esperan que sea el último. Aunque eso pensaban de las anteriores marchas.

 


Entre la primera y la de ayer, la causa avanzó hasta la detención de Espinosa y Vázquez. Pero la familia siente que todavía tiene motivos para mantenerse en alerta y movilización.

 


Comentá vos tambien...