24°SAN LUIS - Domingo 29 de Enero de 2023

24°SAN LUIS - Domingo 29 de Enero de 2023

EN VIVO

Sueño azul y oro

Por redacción
| 26 de mayo de 2016
Feliz. Boca, la redonda, y el verde césped. Julián vive su sueño.

Un sueño para algunos, tarea imposible para otros. Muchos lo intentan, pero no pasan del partido de prueba. Un puntano llegó. Quizá no a lo más alto, pero vestir la camiseta de Boca Juniors y tener la ilusión de algún día jugar en Primera, es algo muy importante y difícil que Julián Gómez ya consiguió y disfruta.
Con apenas 14 años, hay un sanluiseño persiguiendo su sueño en Buenos Aires con el apoyo de toda su gente a la distancia. Julián recordó cómo fue ese día en que Darío, su padre, le comunicó la invitación de Boca para mudarse: " Yo me quería ir a toda costa. No pensé en nada más. Después cuando llegó el momento de la despedida, me puse muy mal, la verdad. Pero lo tenía súper decidido irme".
Aunque claro, el comienzo fue duro. El cambio rotundo de vida, la soledad, tener que ocupar su mente y cuerpo entre el entrenamiento y el colegio, resultó difícil para el puntano: "El primer año me quería volver sinceramente. No aguantaba la distancia. Después me fui acostumbrando, y ya me cuesta todo menos que antes por suerte. Lo mismo me pasó con el colegio. Al comienzo me costaba mucho, pero le fui agarrando la mano".
Gómez jugó el sábado pasado en el "Coliseo" ante Estudiantes, y en casi todas las categorías se notó una diferencia grande en lo futbolístico y en lo físico. Y la diferencia puede estar en la profesionalización que le impone Boca a sus inferiores. 
"La diferencia de trabajo es muy grande. Boca es muy exigente. En San Luis entrenaba dos días, y en Buenos Aires hasta el año pasado eran 4 días, y ahora es todas las mañanas. Termino siempre muy cansado", reconoció Julián, quien también contó su rutina: "Me levanto a las 6 de la mañana. Desayuno y a las 6:45 salgo para entrenar en San Justo. Almorzamos en La Candela a las 11. De 12:45 a 19 estoy en el colegio. Ceno a las 20, y a las 21:30 ya estoy acostado. Fue muy difícil acostumbrarme a esta rutina. Mi vida cambió mucho respecto a la que hacía en San Luis. Me costó muchísimo".
Respecto a la vertiginosa vida que propone siempre Buenos Aires, Julián se mantiene al margen, enfocado en su objetivo: "En Buenos Aires no salgo mucho, sino es para entrenar, que es lo único que hago".
El sueño de Julián es llegar a la Primera de Boca, y trabaja todos los días para ello. Muy atento a lo que sucede a su alrededor, el caso de Gonzalo Maroni, quien fue pedido por Guillermo Barros Schelotto para el partido ante Estudiantes en "La Bombonera", lo ilusionó: "Había dos chicos en la Séptima que son categoría 2000 y subieron a la reserva. Uno debutó, hizo un gol, y ya lo llevaron al banco de Primera. Así que siento que cada vez falta menos, estoy a dos años nomás. Me veo muy bien.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementeos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...