eldiariodelarepublica.com
Brasil creó una clínica para el “detox digital”

Escuchanos EN VIVO!
X

Brasil creó una clínica para el “detox digital”

Se trata del Instituto Delete, y funciona en la Universidad de Río de Janeiro. Ayuda a quienes presentan una dependencia de sus celulares, videojuegos o computadoras.

El Instituto Delete, se especializa en el "detox digital". Está Instalado en el Instituto de Psiquiatría de la Universidad Federal de Rio de Janeiro. Desde que nació en 2013 ha logrado ayudar a unas 800 personas que padecían algún tipo de dependencia tecnológica.

El perfil de los pacientes es variado, va desde los adolescentes que pasan horas en juegos online de PC, hasta adultos que perdieron a su pareja o que fueron despedidos de sus trabajos por estar demasiado tiempo en Facebook o WhatsApp.

Cuando llegan al Instituto, los pacientes pasan por la evaluación de un equipo multidisciplinario y son sometidos a un cuestionario para identificar el origen de su dependencia. En una entrevista posterior, un psiquiatra evalúa si hay algún tipo de trastorno como ansiedad, pánico, obsesión compulsiva o fobia social.

Después, los pacientes son clasificados en tres grupos: conscientes, abusivos y dependientes. Y se les ofrece un tratamiento personalizado, en función de la gravedad del caso.

El objetivo del tratamiento no es demonizar las tecnologías, sino hacer que los dependientes aprendan a usarlas de forma saludable.

Realizan terapias de grupo semanales, ejercicios como intentar leer un libro o ver una película sin mirar el celular, se busca alcanzar metas y buenas prácticas que ayuden a transformar el uso abusivo a un uso consciente.

Además de los problemas emocionales, la adicción a la tecnología también puede causar daños físicos, ya que el uso prolongado de smartphones  y otros dispositivos requiere tener la cabeza inclinada gran parte del día, y eso causa tanta presión en el cuello que produce lesiones.

 

Un problema mundial

Brasil, el cuarto país más conectado del mundo en número de usuarios en Internet. En 2015 tenía más de la mitad de la población (120 millones de personas) conectada, sólo por detrás de China (705 millones), India (333 millones) y Estados Unidos (242 millones), según un informe de la ONU sobre economía de la información, publicado en octubre.

En Corea del Sur, Japón o China ya consideran esta dependencia como un problema de salud pública, y la tratan en centros de rehabilitación.

 

Fuente: AFP

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Brasil creó una clínica para el “detox digital”

Se trata del Instituto Delete, y funciona en la Universidad de Río de Janeiro. Ayuda a quienes presentan una dependencia de sus celulares, videojuegos o computadoras.

Fotos: Internet.

El Instituto Delete, se especializa en el "detox digital". Está Instalado en el Instituto de Psiquiatría de la Universidad Federal de Rio de Janeiro. Desde que nació en 2013 ha logrado ayudar a unas 800 personas que padecían algún tipo de dependencia tecnológica.

El perfil de los pacientes es variado, va desde los adolescentes que pasan horas en juegos online de PC, hasta adultos que perdieron a su pareja o que fueron despedidos de sus trabajos por estar demasiado tiempo en Facebook o WhatsApp.

Cuando llegan al Instituto, los pacientes pasan por la evaluación de un equipo multidisciplinario y son sometidos a un cuestionario para identificar el origen de su dependencia. En una entrevista posterior, un psiquiatra evalúa si hay algún tipo de trastorno como ansiedad, pánico, obsesión compulsiva o fobia social.

Después, los pacientes son clasificados en tres grupos: conscientes, abusivos y dependientes. Y se les ofrece un tratamiento personalizado, en función de la gravedad del caso.

El objetivo del tratamiento no es demonizar las tecnologías, sino hacer que los dependientes aprendan a usarlas de forma saludable.

Realizan terapias de grupo semanales, ejercicios como intentar leer un libro o ver una película sin mirar el celular, se busca alcanzar metas y buenas prácticas que ayuden a transformar el uso abusivo a un uso consciente.

Además de los problemas emocionales, la adicción a la tecnología también puede causar daños físicos, ya que el uso prolongado de smartphones  y otros dispositivos requiere tener la cabeza inclinada gran parte del día, y eso causa tanta presión en el cuello que produce lesiones.

 

Un problema mundial

Brasil, el cuarto país más conectado del mundo en número de usuarios en Internet. En 2015 tenía más de la mitad de la población (120 millones de personas) conectada, sólo por detrás de China (705 millones), India (333 millones) y Estados Unidos (242 millones), según un informe de la ONU sobre economía de la información, publicado en octubre.

En Corea del Sur, Japón o China ya consideran esta dependencia como un problema de salud pública, y la tratan en centros de rehabilitación.

 

Fuente: AFP

Logín