eldiariodelarepublica.com
Lionel terminó con la quimioterapia y podrá “hacer una vida normal”

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Lionel terminó con la quimioterapia y podrá “hacer una vida normal”

El niño puntano de 9 años finalizó el tratamiento en Mendoza. Gustavo Sosa, el papá, le dijo a El Diario que ahora resta un tratamiento de mantenimiento con pastillas. 

Lionel Sosa, el pequeño gladiador puntano de 9 años, terminó este jueves con el tratamiento de quimioterapia al que era sometido para vencer un cáncer mediastino. Una foto tomada fuera del Hospital Humberto Notti, en Mendoza, junto a su amigo Laureano inmortalizó la última sesión. Fueron siete meses y más de 70 sesiones que dejaron rastros en su cuerpo: aumento de peso, hinchazón y desgaste muscular.

Pero el niño cuya lucha contra el cáncer conmovió los corazones de miles de sanluiseños, que colaboraron en un festival solidario realizado en noviembre, resistió y ahora podrá disfrutar del día a día.

“Hoy fue la última sesión. Los próximos quince días son claves: es importante que no tenga fiebre. Después va a poder hacer la vida normal de un niño, según nos dijeron los médicos”, contó Gustavo Sosa, el papá de Lionel, en diálogo telefónico con El Diario de La República.

Gustavo espera poder volver a San Luis en unos siete días, junto a Lio y su esposa, Pamela Roldán. En suelo puntano los esperan sus otros tres hijos.

“Nos dijeron que está curado. En 15 días va a poder hacer deporte, con el paso del tiempo ir a la escuela. Los doctores nos pidieron que lo tratemos como un niño normal”, aseguró Sosa. Aunque advirtió que necesitará ciertos cuidados higiénicos especiales: como lavarse las manos, evitar contacto con animales y con la tierra.

Con el paso del tiempo, Lionel podrá jugar a la pelota, caminar, andar en bicicleta y nadar en la pileta. Su papá contó que, con paciencia y el correr de los días, el niño notará cambios en el cuerpo: “Empezará a deshincharse, los músculos se fortalecerán y dejará de sentir lentamente los efectos secundarios de la quimioterapia”.

La buena noticia para Lio y sus padres fue celebrada por Bárbara Agüero, sobrina de la mamá, y Pappo Balagué, organizador de la peña solidaria, en Facebook.

Durante un plazo que irá de 18 meses a dos años Lionel deberá hacer un tratamiento preventivo con drogas orales. También análisis de sangre periódicos. Será una batalla pequeña para el gladiador que enfrentó más de 70 sesiones de quimioterapia lejos de su casa. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Lionel terminó con la quimioterapia y podrá “hacer una vida normal”

Amigos y compañeros de tratamiento. Lionel y Laureano. 

El niño puntano de 9 años finalizó el tratamiento en Mendoza. Gustavo Sosa, el papá, le dijo a El Diario que ahora resta un tratamiento de mantenimiento con pastillas. 

Lionel Sosa, el pequeño gladiador puntano de 9 años, terminó este jueves con el tratamiento de quimioterapia al que era sometido para vencer un cáncer mediastino. Una foto tomada fuera del Hospital Humberto Notti, en Mendoza, junto a su amigo Laureano inmortalizó la última sesión. Fueron siete meses y más de 70 sesiones que dejaron rastros en su cuerpo: aumento de peso, hinchazón y desgaste muscular.

Pero el niño cuya lucha contra el cáncer conmovió los corazones de miles de sanluiseños, que colaboraron en un festival solidario realizado en noviembre, resistió y ahora podrá disfrutar del día a día.

“Hoy fue la última sesión. Los próximos quince días son claves: es importante que no tenga fiebre. Después va a poder hacer la vida normal de un niño, según nos dijeron los médicos”, contó Gustavo Sosa, el papá de Lionel, en diálogo telefónico con El Diario de La República.

Gustavo espera poder volver a San Luis en unos siete días, junto a Lio y su esposa, Pamela Roldán. En suelo puntano los esperan sus otros tres hijos.

“Nos dijeron que está curado. En 15 días va a poder hacer deporte, con el paso del tiempo ir a la escuela. Los doctores nos pidieron que lo tratemos como un niño normal”, aseguró Sosa. Aunque advirtió que necesitará ciertos cuidados higiénicos especiales: como lavarse las manos, evitar contacto con animales y con la tierra.

Con el paso del tiempo, Lionel podrá jugar a la pelota, caminar, andar en bicicleta y nadar en la pileta. Su papá contó que, con paciencia y el correr de los días, el niño notará cambios en el cuerpo: “Empezará a deshincharse, los músculos se fortalecerán y dejará de sentir lentamente los efectos secundarios de la quimioterapia”.

La buena noticia para Lio y sus padres fue celebrada por Bárbara Agüero, sobrina de la mamá, y Pappo Balagué, organizador de la peña solidaria, en Facebook.

Durante un plazo que irá de 18 meses a dos años Lionel deberá hacer un tratamiento preventivo con drogas orales. También análisis de sangre periódicos. Será una batalla pequeña para el gladiador que enfrentó más de 70 sesiones de quimioterapia lejos de su casa. 

Logín