eldiariodelarepublica.com
Tras vencer al cáncer, Lionel volvió a la escuela

Escuchá acá la 90.9
X

Tras vencer al cáncer, Lionel volvió a la escuela

foto
video

Comenzó 4° grado en el barrio Serranías Puntanas. Sus compañeros lo recibieron con mucha alegría y un cálido aplauso de bienvenida.

Lionel Sosa, el pequeño guerrero, volvió a clases ayer al mediodía en la Escuela N° 16 “María Delia Gatica de Montiveros” del barrio Serranías Puntanas de la ciudad. Sus compañeros esperaban ansiosos su regreso. El niño de tan solo 9 años, debió abandonar sus estudios en mayo del año pasado a causa de la detección temprana de un cáncer de mediastino. Tras superar 60 sesiones de quimioterapia en el hospital de Mendoza, comenzó cuarto grado y se reencontró con sus amigos.

En enero, luego de recibir el alta médica regresó a San Luis totalmente recuperado. Ahora sólo realiza un tratamiento preventivo oral que durará entre un año y medio y dos años. Gustavo Sosa, el padre, aseguró que puede hacer una vida normal de cualquier niño, como andar en bicicleta, practicar natación y jugar a la pelota.

Retornó al aula acompañado de sus padres y sus dos hermanos, Bianca de 8 años y Thiago de 5 años. Claudia Quiroga, su docente del año pasado, lo recibió con una sonrisa y muy emocionada. “Es una alegría inmensa, estamos muy felices de poder tenerlo hoy a Lio en el aula de nuevo junto con sus compañeros. El año pasado fue un proceso difícil para todos y ahora estamos aquí junto a su familia acompañándolo en esta reincorporación llena de emoción y alegría”, dijo, con lágrimas en los ojos.

Contó que como actividad integradora el año pasado redactaron cartas y se las enviaron a Mendoza. También prepararon regalos y juntaron libros para que no perdiera el contacto con sus amigos.

En relación a su aprendizaje detalló que trabajaron en conjunto con las maestras del hospital de Mendoza, "para que no perdiera contenidos de tercero, hicimos lo que se llama una asistencia domiciliaria. Nos comunicábamos por mail y le enviábamos las tareas y los trabajos. Las docentes mendocinas avanzaban con él allá y nos enviaban una devolución de sus conocimientos. Teníamos una comunicación permanente. Siempre respetando los tiempos de él y su ritmo”.

Gustavo Sosa, el padre, expresó que “gracias a Dios llegó el día tan esperado. Como dijeron los médicos Lio puede hacer una vida normal. Hoy empezó su primer día de clases. Cuando empezamos a hablar del tema muchas ganas no tenía de volver, pero cuando el día se acercaba las ganas fueron aumentando. Ahora está muy bien anímicamente y muy contento. Tiene ganas de hacer cosas. Por suerte sigue con sus mismos compañeros, que serán de mucha ayuda para él".

El padre reveló que una mamá de un compañero, que se dedica a preparar alumnos en su domicilio, se ofreció voluntariamente a ayudar a Lionel sin cargo para reforzar los contenidos y ayudarlo en todo lo que necesite. "No sé quién es la mamá todavía, pero estamos muy agradecidos por el ofrecimiento", dijo Sosa.

El tratamiento

Mientras tanto, el niño sigue su tratamiento preventivo, que consiste en una dosis diaria de pastillas y otra que toma una vez por semana. También continúa con los controles periódicos, las resonancias y las tomografías.

Y mencionó que “los chequeos ahora son una vez por mes y vienen saliendo muy bien”.

Los médicos indicaron que deberá cuidarse de las infecciones ya que el tratamiento le bajó mucho las defensas. Y deberá mantener una buena higiene de las manos y no estar en contacto con mascotas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Tras vencer al cáncer, Lionel volvió a la escuela

Comenzó 4° grado en el barrio Serranías Puntanas. Sus compañeros lo recibieron con mucha alegría y un cálido aplauso de bienvenida.

Muy atento. El niño, al igual que sus compañeros, tomó nota de lo que decía la maestra en el que fue su primer día de clases. Fotos: Martin Gómez. 

Lionel Sosa, el pequeño guerrero, volvió a clases ayer al mediodía en la Escuela N° 16 “María Delia Gatica de Montiveros” del barrio Serranías Puntanas de la ciudad. Sus compañeros esperaban ansiosos su regreso. El niño de tan solo 9 años, debió abandonar sus estudios en mayo del año pasado a causa de la detección temprana de un cáncer de mediastino. Tras superar 60 sesiones de quimioterapia en el hospital de Mendoza, comenzó cuarto grado y se reencontró con sus amigos.

En enero, luego de recibir el alta médica regresó a San Luis totalmente recuperado. Ahora sólo realiza un tratamiento preventivo oral que durará entre un año y medio y dos años. Gustavo Sosa, el padre, aseguró que puede hacer una vida normal de cualquier niño, como andar en bicicleta, practicar natación y jugar a la pelota.

Retornó al aula acompañado de sus padres y sus dos hermanos, Bianca de 8 años y Thiago de 5 años. Claudia Quiroga, su docente del año pasado, lo recibió con una sonrisa y muy emocionada. “Es una alegría inmensa, estamos muy felices de poder tenerlo hoy a Lio en el aula de nuevo junto con sus compañeros. El año pasado fue un proceso difícil para todos y ahora estamos aquí junto a su familia acompañándolo en esta reincorporación llena de emoción y alegría”, dijo, con lágrimas en los ojos.

Contó que como actividad integradora el año pasado redactaron cartas y se las enviaron a Mendoza. También prepararon regalos y juntaron libros para que no perdiera el contacto con sus amigos.

En relación a su aprendizaje detalló que trabajaron en conjunto con las maestras del hospital de Mendoza, "para que no perdiera contenidos de tercero, hicimos lo que se llama una asistencia domiciliaria. Nos comunicábamos por mail y le enviábamos las tareas y los trabajos. Las docentes mendocinas avanzaban con él allá y nos enviaban una devolución de sus conocimientos. Teníamos una comunicación permanente. Siempre respetando los tiempos de él y su ritmo”.

Gustavo Sosa, el padre, expresó que “gracias a Dios llegó el día tan esperado. Como dijeron los médicos Lio puede hacer una vida normal. Hoy empezó su primer día de clases. Cuando empezamos a hablar del tema muchas ganas no tenía de volver, pero cuando el día se acercaba las ganas fueron aumentando. Ahora está muy bien anímicamente y muy contento. Tiene ganas de hacer cosas. Por suerte sigue con sus mismos compañeros, que serán de mucha ayuda para él".

El padre reveló que una mamá de un compañero, que se dedica a preparar alumnos en su domicilio, se ofreció voluntariamente a ayudar a Lionel sin cargo para reforzar los contenidos y ayudarlo en todo lo que necesite. "No sé quién es la mamá todavía, pero estamos muy agradecidos por el ofrecimiento", dijo Sosa.

El tratamiento

Mientras tanto, el niño sigue su tratamiento preventivo, que consiste en una dosis diaria de pastillas y otra que toma una vez por semana. También continúa con los controles periódicos, las resonancias y las tomografías.

Y mencionó que “los chequeos ahora son una vez por mes y vienen saliendo muy bien”.

Los médicos indicaron que deberá cuidarse de las infecciones ya que el tratamiento le bajó mucho las defensas. Y deberá mantener una buena higiene de las manos y no estar en contacto con mascotas.

Logín