10°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

10°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

EN VIVO

Buscan instalar contadores digitales para controlar la capacidad de los boliches

El proyecto se desprende de las quejas de los vecinos que denunciaron locales desbordados de gente. Quieren evitar un segundo Cromañón.

Por redacción
| 05 de octubre de 2018
La medida es para dar más seguridad. los dueños creen que será difícil aplicar el sistema en los locales. Foto: El Diario.

Con la "seguridad" como estandarte, varios concejales del Frente Unidad Justicialista (FUJ), salieron al recinto y pidieron que se inspeccionen los locales bailables y salones de fiestas. Ahora están a la espera de la respuesta del Municipio, pero mientras tanto hay en vista un cambio en la ordenanza 2881 del 2001 -y sus modificaciones- que los regula. La idea es que pongan en sus puertas de ingreso y egreso, unos contadores digitales para evitar que ninguno exceda su capacidad máxima. Del otro lado, los dueños de los boliches, creen que si son ellos los que tienen que afrontar el gasto, será muy difícil poder llevarlo adelante. Aseguraron que la actividad está en un momento crítico.

 

En las últimas sesiones, ya habían enviado varios pedidos de informe al Ejecutivo municipal, para conocer el funcionamiento de algunos establecimientos, como los jardines maternales y los peloteros. Los boliches no fueron la excepción: "Queremos evitar otro Cromañón", dijo la edil por el FUJ, Norma Rosales, en referencia a la tragedia que ocurrió el 30 de diciembre de 2004, en una disco del barrio de Once en Capital Federal. Aseguró que recibió muchas quejas porque "a veces los boliches exceden la cantidad de personas que puede ingresar y en la puerta se arma lío, es lamentable que los jóvenes tengan que pasar esto". 

 

Por eso, Rosales decidió elevar un pedido de informe "para que, de acuerdo a lo que nos notifique el Ejecutivo municipal y viendo las falencias que tiene la ordenanza, podamos modificar algunos artículos, entre ellos la colocación del contador digital que garantizará la capacidad exacta que permite cada local bailable".

 

"Este artefacto posee un sensor infrarrojo que detecta la temperatura del cuerpo y sirve solo para contar personas. Se coloca en la entrada y salida de los boliches. Está protegido de un reseteo y para reiniciarlo se necesita una llave que viene con el dispositivo y deberíamos dejar establecido que el inspector municipal, cuando vaya a controlar, sea el que tenga acceso al aparato. El órgano de aplicación será el Juzgado de Faltas", detalló la concejal y agregó que este año trabajaron mucho en brindar más seguridad a los ciudadanos "porque se está notando esta falencia".

 

El presidente de la Cámara que nuclea a los locales bailables de San Luis, Diego Astudillo, afirmó que "si hoy el costo lo tuviera que absorber el dueño del lugar, es casi imposible de aplicar. La realidad que vive el país no escapa a los locales nocturnos, por una cuestión lógica, la gente sin salir puede vivir, pero sin comer no". 

 

Señaló que el sector está atravesando una gran crisis y que en algunos "va a ser terminal. Hay dos o tres negocios que están trabajando casi al cierre, porque no pueden mantener los alquileres. Subieron mucho los costos y no se los pueden pasar a los clientes, deben resignar ganancias y los alquileres siguen iguales, sube la luz, el gas, no se pueden mantener".

 

"Los comercios, en un 70 por ciento están atrasados por lo menos en un mes de alquiler, sobre todo los ubicados en la avenida Illia. Y el que lo paga, lo hace fuera de tiempo, por ejemplo, hoy capaz terminó de pagar setiembre. Es preocupante la situación del sector", reflexionó y agregó que una panadería saca hasta 400 veces más de ganancia que un boliche. 

 

"Habría que ver bien cómo se va a aplicar, porque teóricamente tenés que tener una puerta de entrada y otra de salida y no es tan fácil hacerlo. Vos sabés la capacidad que tenés, cuando mirás la pista, te das cuenta a ojo cuánta gente hay. A veces pueden haber 30 personas de más, pero no te van a entrar más personas de las que te da, porque no tenés el espacio físico", manifestó.

 

Para Astudillo el ruido y el amontonamiento de gente en las puertas de los boliches es algo "inevitable, es lo mismo que un vecino del shopping se queje porque pasan muchos autos. Es un lugar convocante, tienen que entenderlo. Todos tenemos que resignar algo para poder vivir en sociedad, sino es imposible".

 

Comentá vos tambien...