eldiariodelarepublica.com
A la cárcel por gastar $610 mil que le depositaron por error

Escuchá acá la 90.9
X

A la cárcel por gastar $610 mil que le depositaron por error

El hombre dijo que cuando vio el dinero en su cuenta pensó que le habían pagado un juicio laboral.

Marcos Gastón Castellini fue un día a un cajero y vio cargados en su cuenta poco más de 600 mil pesos. El hombre le dijo al juez instructor, que lo detuvo por estafa, que cuando advirtió esa suma pensó que le había ganado una pulseada judicial a su antiguo empleador. Entonces la extrajo y la usó. Pero para el magistrado eso no es creíble. Puesto que, para empezar, lo del juicio no es excusa porque los abogados del acusado ya le habían aclarado que esa puja estaba perdida. Lo cierto es que esa plata le fue depositada por error por el personal del juzgado laboral, donde había denunciado a su ex patrón. Y, a sabiendas de que no le correspondía, lo utilizó, consideró el juez Leandro Estrada. Por eso lo procesó y ordenó su prisión preventiva.

Uno de los motivos que impulsó al juez a dictar el encarcelamiento fue el hecho de que el hombre de 45 años "no tiene arraigo" en Villa Mercedes, pues es de Capital Federal. Todo lo que le hace presumir que podría intentar "evadir el accionar de la Justicia y obstaculizar las investigaciones", subrayaba Estrada en su resolución.

El magistrado entiende que el 19 de junio pasado a Castellini le depositaron 610.132 pesos en una de sus cuentas. La transferencia se la habían hecho desde otro banco. La operación había sido ordenada por el Juzgado Laboral 2. En realidad, ese dinero estaba destinado a otro hombre, de apellido Santichia, que al igual que el acusado había tramitado una denuncia por daños y perjuicios en ese juzgado.

Los datos del destinatario de la transferencia, a saber nombre y DNI, eran correctos, pero no así el número de CBU y la entidad bancaria. Esos últimos datos coincidían con los de Castellini. Entonces "el importe referido fue depositado en la cuenta del encartado, sin tener el derecho a la acreditación del mismo", indica.

Una vez que el acusado se percató de ese error hizo numerosas extracciones. El 21 de junio retiró 100 mil, al día siguiente transfirió 50 mil a otra cuenta propia y ese mismo día sustrajo 150 mil.

La extracción superior a los 150 mil pesos, además, hubiera significado "la carga del imputado de someterse a la fiscalización del origen de los fondos" y eso explica, a la manera de ver del magistrado, el porqué el hombre hizo una sustracción igual o inferior a 150 mil, para evitar realizar la declaración ante la entidad bancaria.

Todo eso deja más que claro que "el encartado tenía absoluto y total conocimiento de que los fondos acreditados en su cuenta no eran de su propiedad, y con ello su clara intención defraudadora de disponerlo para sí mismo" lo más pronto posible.

Cuando el hombre fue indagado dijo que cuando descubrió la plata no la usó de inmediato, sino que esperó un mes. "Recién ahora me entero que esa plata que me habían girado no me correspondía", le dijo al magistrado en su momento.

Contó que el efectivo lo utilizó para pagar unas deudas, pero se comprometió en devolverlo porque económicamente "le va bien".

Castelli fue detenido por los policías de Investigaciones el 31 de octubre en Caseros y trasladado a Villa Mercedes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

A la cárcel por gastar $610 mil que le depositaron por error

El hombre dijo que cuando vio el dinero en su cuenta pensó que le habían pagado un juicio laboral.

Camino al penal. Castellini luego de ser notificado del procesamiento por estafa. Foto: Policía de San Luis.

Marcos Gastón Castellini fue un día a un cajero y vio cargados en su cuenta poco más de 600 mil pesos. El hombre le dijo al juez instructor, que lo detuvo por estafa, que cuando advirtió esa suma pensó que le había ganado una pulseada judicial a su antiguo empleador. Entonces la extrajo y la usó. Pero para el magistrado eso no es creíble. Puesto que, para empezar, lo del juicio no es excusa porque los abogados del acusado ya le habían aclarado que esa puja estaba perdida. Lo cierto es que esa plata le fue depositada por error por el personal del juzgado laboral, donde había denunciado a su ex patrón. Y, a sabiendas de que no le correspondía, lo utilizó, consideró el juez Leandro Estrada. Por eso lo procesó y ordenó su prisión preventiva.

Uno de los motivos que impulsó al juez a dictar el encarcelamiento fue el hecho de que el hombre de 45 años "no tiene arraigo" en Villa Mercedes, pues es de Capital Federal. Todo lo que le hace presumir que podría intentar "evadir el accionar de la Justicia y obstaculizar las investigaciones", subrayaba Estrada en su resolución.

El magistrado entiende que el 19 de junio pasado a Castellini le depositaron 610.132 pesos en una de sus cuentas. La transferencia se la habían hecho desde otro banco. La operación había sido ordenada por el Juzgado Laboral 2. En realidad, ese dinero estaba destinado a otro hombre, de apellido Santichia, que al igual que el acusado había tramitado una denuncia por daños y perjuicios en ese juzgado.

Los datos del destinatario de la transferencia, a saber nombre y DNI, eran correctos, pero no así el número de CBU y la entidad bancaria. Esos últimos datos coincidían con los de Castellini. Entonces "el importe referido fue depositado en la cuenta del encartado, sin tener el derecho a la acreditación del mismo", indica.

Una vez que el acusado se percató de ese error hizo numerosas extracciones. El 21 de junio retiró 100 mil, al día siguiente transfirió 50 mil a otra cuenta propia y ese mismo día sustrajo 150 mil.

La extracción superior a los 150 mil pesos, además, hubiera significado "la carga del imputado de someterse a la fiscalización del origen de los fondos" y eso explica, a la manera de ver del magistrado, el porqué el hombre hizo una sustracción igual o inferior a 150 mil, para evitar realizar la declaración ante la entidad bancaria.

Todo eso deja más que claro que "el encartado tenía absoluto y total conocimiento de que los fondos acreditados en su cuenta no eran de su propiedad, y con ello su clara intención defraudadora de disponerlo para sí mismo" lo más pronto posible.

Cuando el hombre fue indagado dijo que cuando descubrió la plata no la usó de inmediato, sino que esperó un mes. "Recién ahora me entero que esa plata que me habían girado no me correspondía", le dijo al magistrado en su momento.

Contó que el efectivo lo utilizó para pagar unas deudas, pero se comprometió en devolverlo porque económicamente "le va bien".

Castelli fue detenido por los policías de Investigaciones el 31 de octubre en Caseros y trasladado a Villa Mercedes.

Logín