Escuchá acá la 96.3
X

Escalada deportiva: Aguado recarga baterías

Maximiliano Molina

Valentina Aguado descansa en San Luis tras un año inolvidable, con competencias por todo el mundo y que la tuvo como protagonista en los Juegos Olímpicos de la Juventud disputados en Argentina. 

Siempre es bueno hacer una pausa. Para analizar lo que pasó y lo que viene. Y aún es mejor cuando lo que acaba de concluir fue muy bueno y eso te permite mirar el futuro con mayores expectativas. Con la gran ilusión de superarse día a día. Algo de eso le debe estar pasando a Valentina Aguado, la joven escaladora que está descansando en su tierra, San Luis, tras una temporada cargada de emociones, de viajes y de competencias. “Fue un año muy intenso que me implicó muchísimo sacrificio así que estoy feliz de estar de vuelta en casa, disfrutando de mi familia y amigos, y motivada para empezar otro año con muchas más ganas”. 

Se termina un año en el que Valentina se convirtió en olímpica tras participar en los Juegos de la Juventud “Buenos Aires 2018”. Pero no se conforma y va por más: “No es que uno llega a ciertos objetivos y ya está. Se trata de seguir superándose y ser mejor persona y atleta cada día”, sentenció.

Mirará hacia atrás y también recordará las marcas personales que rompió o bien los torneos más importantes en donde compitió en los últimos meses, como la Copa del Mundo de Mayores en Briaçon (Francia) en julio, el Mundial Juvenil Junior en Moscú (Rusia) en agosto o el Panamericano en Guayaquil (Ecuador) en noviembre.

—¿Qué análisis hacés de todo lo que te ocurrió en los últimos tiempos?
—Tuve la oportunidad de estar en diversas competencias alrededor del mundo y viajé muchísimo. Pero vivir los Juegos Olímpicos de la Juventud en mi país, con mi gente, fue algo increíble. El aliento que había ese día en el Parque donde me tocó competir fue tremendo y no me lo voy a olvidar. Una sensación difícil de explicar, pero que me impulsó muchísimo a seguir. Solo tengo palabras de agradecimiento a todos los que estuvieron alentando, no solamente con su presencia, sino también desde la provincia.

—Y dos meses después de los Juegos, ¿Qué balance hacés desde lo deportivo?
—Quedé muy contenta por mi participación en general. Obviamente que siempre hay cosas por mejorar porque se cometen errores. Eso es lo bueno del deporte,  que si hay un error se trabaja para corregirlo, eso lo hace más entretenido. 

—¿Hubo algún otro torneo de 2018 que recuerdes con satisfacción por un resultado o rendimiento?
—Algo que se pueda comparar a los Juegos Olímpicos no existe, pero puedo destacar mi última participación en el Panamericano de Escalada en Ecuador. Iba sin expectativas, después de un año duro, pero pude demostrarme a mí misma que estoy en mi nivel. Solo tengo que seguir trabajando y mejorando algunos aspectos. Y además, me traje tres medallas. 

—¿Te gratifica haber aportado tu granito de arena para que la escalada deportiva crezca?
—Una de las cosas que más me motiva es eso. Saber que el deporte que tanto me apasiona pueda llegar a más gente. El deporte no es conocido, no es que sea un deporte feo o peligroso, sino que la gente no lo conoce, y se pierden de mucho. Y haber aportado desde mi lugar para el crecimiento de esta disciplina me da muchísima satisfacción. Ojalá más gente lo disfrute como lo hago yo. 

—Y en San Luis, el muro en el Parque de las Naciones también fue un paso importante para la disciplina.  
—Sí, estoy agradecida por la inversión que hizo la Provincia. Fue siempre nuestro sueño tener un espacio así para poder trabajar y entrenar. Espero que el muro sea utilizado en diferentes oportunidades, por ejemplo para competencias, encuentros deportivos, recreativos y demás. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Escalada deportiva: Aguado recarga baterías

Valentina Aguado descansa en San Luis tras un año inolvidable, con competencias por todo el mundo y que la tuvo como protagonista en los Juegos Olímpicos de la Juventud disputados en Argentina. 

En Buenos Aires 2018, fue la única deportista oriunda de San Luis. Foto: Clarín.

Siempre es bueno hacer una pausa. Para analizar lo que pasó y lo que viene. Y aún es mejor cuando lo que acaba de concluir fue muy bueno y eso te permite mirar el futuro con mayores expectativas. Con la gran ilusión de superarse día a día. Algo de eso le debe estar pasando a Valentina Aguado, la joven escaladora que está descansando en su tierra, San Luis, tras una temporada cargada de emociones, de viajes y de competencias. “Fue un año muy intenso que me implicó muchísimo sacrificio así que estoy feliz de estar de vuelta en casa, disfrutando de mi familia y amigos, y motivada para empezar otro año con muchas más ganas”. 

Se termina un año en el que Valentina se convirtió en olímpica tras participar en los Juegos de la Juventud “Buenos Aires 2018”. Pero no se conforma y va por más: “No es que uno llega a ciertos objetivos y ya está. Se trata de seguir superándose y ser mejor persona y atleta cada día”, sentenció.

Mirará hacia atrás y también recordará las marcas personales que rompió o bien los torneos más importantes en donde compitió en los últimos meses, como la Copa del Mundo de Mayores en Briaçon (Francia) en julio, el Mundial Juvenil Junior en Moscú (Rusia) en agosto o el Panamericano en Guayaquil (Ecuador) en noviembre.

—¿Qué análisis hacés de todo lo que te ocurrió en los últimos tiempos?
—Tuve la oportunidad de estar en diversas competencias alrededor del mundo y viajé muchísimo. Pero vivir los Juegos Olímpicos de la Juventud en mi país, con mi gente, fue algo increíble. El aliento que había ese día en el Parque donde me tocó competir fue tremendo y no me lo voy a olvidar. Una sensación difícil de explicar, pero que me impulsó muchísimo a seguir. Solo tengo palabras de agradecimiento a todos los que estuvieron alentando, no solamente con su presencia, sino también desde la provincia.

—Y dos meses después de los Juegos, ¿Qué balance hacés desde lo deportivo?
—Quedé muy contenta por mi participación en general. Obviamente que siempre hay cosas por mejorar porque se cometen errores. Eso es lo bueno del deporte,  que si hay un error se trabaja para corregirlo, eso lo hace más entretenido. 

—¿Hubo algún otro torneo de 2018 que recuerdes con satisfacción por un resultado o rendimiento?
—Algo que se pueda comparar a los Juegos Olímpicos no existe, pero puedo destacar mi última participación en el Panamericano de Escalada en Ecuador. Iba sin expectativas, después de un año duro, pero pude demostrarme a mí misma que estoy en mi nivel. Solo tengo que seguir trabajando y mejorando algunos aspectos. Y además, me traje tres medallas. 

—¿Te gratifica haber aportado tu granito de arena para que la escalada deportiva crezca?
—Una de las cosas que más me motiva es eso. Saber que el deporte que tanto me apasiona pueda llegar a más gente. El deporte no es conocido, no es que sea un deporte feo o peligroso, sino que la gente no lo conoce, y se pierden de mucho. Y haber aportado desde mi lugar para el crecimiento de esta disciplina me da muchísima satisfacción. Ojalá más gente lo disfrute como lo hago yo. 

—Y en San Luis, el muro en el Parque de las Naciones también fue un paso importante para la disciplina.  
—Sí, estoy agradecida por la inversión que hizo la Provincia. Fue siempre nuestro sueño tener un espacio así para poder trabajar y entrenar. Espero que el muro sea utilizado en diferentes oportunidades, por ejemplo para competencias, encuentros deportivos, recreativos y demás. 

Logín