eldiariodelarepublica.com
Armarán un mapa fenológico de frutales

Escuchá acá la 90.9
X

Armarán un mapa fenológico de frutales

Magdalena Strongoli

La herramienta tiene dos objetivos: hacer más eficiente los recursos con los que cuenta el plan y conocer los momentos más susceptibles de las plantas a la enfermedad. Con estos datos en la mano podrán hacer un trabajo más efectivo para combatir la plaga.

El Programa Mosca de los Frutos se caracteriza por estar siempre en la búsqueda de nuevas y mejores formas de hacer el trabajo de prevención de enfermedades en árboles frutales. Por ese motivo, la última iniciativa de los técnicos fue la de crear un mapa provincial fenológico que oriente de manera específica y eficiente las tareas que deben realizar las cuadrillas que están por toda la provincia.

Así como en su momento analizaron cuál era el químico más efectivo y menos contaminante que se usaba a nivel mundial para pulverizar las plantas y evitar que se instalen las plagas, ahora llegaron a la cristalización del proyecto de realizar un análisis que en estos momentos se encuentra en etapa de recolección de datos.

Lo primero que hicieron fue capacitar a los operarios que tienen contacto directo con los beneficiarios. Desde hace unos meses, cada árbol con el que tienen contacto es observado y de esa manera conocen en qué estado sanitario se encuentra.

El ingeniero agrónomo, Héctor Barriento, está encargado del laboratorio donde se crean las herramientas que luego se aplican a las tareas que realiza el programa. Él contó de primera mano a la revista El Campo que es allí donde se intercalan, renuevan y modifican las estrategias, según los avances tecnológicos y las necesidades locales.

La confección de un mapa fenológico responde al último argumento. "En San Luis no existe información sobre cómo se comportan los frutales en su crecimiento. Aquí realizamos labores todo el año por la cantidad de variedades que existen en el territorio. Con el mapa podremos saber específicamente qué zonas necesitan labores puntuales", explicó Barriento, quien estuvo acompañado durante la charla por el jefe de Programa Forestal y Frutihortícola, Juan Lavandeira, y por el asesor técnico Carlos Guinle, quien participó de un intenso relevamiento de especies frutales por todo San Luis junto con el ingeniero agrónomo Ramiro Goncalvez. Ambos confeccionaron un mapa frutícola que todavía no se dio a conocer y que está en manos de la FISAL, donde ultiman los últimos detalles antes del lanzamiento.      

 

La idea de hacer un mapa fenológico la trajeron del último encuentro regional realizado en Mendoza contra la mosca de los Frutos.

 

Lavandeira explicó que la idea la trajeron del encuentro de programas vinculados a la sanidad de los frutales que se realizó en Mendoza, a mediados de año. Allí fueron destacados por la labores culturales que realizan, pero además pudieron encontrar en la experiencia de las otras provincias qué era lo que le faltaba a San Luis. "Un mapa fenológico es una guía para identificar, en las diferentes localidades, en que etapa del desarrollo se encuentra cada planta relevada. Ahora nos sucede que trabajamos un calendario de hospederos general. Con la nueva implementación podremos conocer en pocos kilómetros cómo cambia la necesidad de la planta, si es que así sucede debido al clima o a las condiciones ambientales", explicó Barriento.

El variado clima que existe en la provincia es otra de las variantes que determina el crecimiento y la floración de los frutales. "Ese es uno de los factores que tendremos en cuenta para cumplir principalmente dos objetivos. Uno es el de aumentar la productividad, el otro es optimizar los recursos, tanto los materiales como los humanos. Inclusive podemos anticiparnos en las tareas preventivas", explicó el ingeniero.

El análisis comenzó en agosto y se extenderá hasta el 31 de julio de 2019, tiempo en el que tendrán los datos necesarios en tiempo real, es decir pasando por todas las estaciones en todas las localidades y con todas las variedades. Lavandeira explicó que cuando las cuadrillas salen, llevan consigo el líquido para pulverizar, el pulverizador, con fertilizante, las tijeras de podar, etc. "A partir de la creación del mapa, nuestras cuadrillas no serán como médicos de urgencia, sino que irán por una tarea puntual", contó Lavandeira sobre uno de los beneficios que también los ayudará a seguir calificando para las normas ISO 9001 de calidad.

El ingeniero agregó: "Una vez que mejoremos el uso de los materiales disponibles, como un efecto cascada, los rendimientos productivos mejorarán considerablemente". Sabe de qué habla: trabaja en el programa desde sus comienzos, por lo que ha visto y tratado todos los procesos.

"A partir del uso de la nueva herramienta podremos generar otras mejoras. Por el momento sabemos que nos vamos a poder adelantar a la 'mosca' y así diagramar los trabajos de las cuadrillas según la época del año en San Luis", recalcó el técnico.

Lavandeira indicó que a finales de 2019 estarán listos para empezar a usar la guía. Además agregó que otro punto importante dentro de las decisiones que han tomado dentro del programa es generar materia prima, es decir frutales, en el predio de la ex Colonia Hogar. El responsable e ideólogo de esa tarea fue el ingeniero Guinle. "El próximo año tendremos los pies para realizar los injertos. Calculamos que en alrededor de dos años los árboles tendrán un tamaño considerable para comenzar a ser plantados", explicó el experto en frutales, un hombre que conoce la historia frutícola de la provincia. "Realizamos muchas pruebas, aunque sabemos que en San Luis todo prende", añadió dando cuenta de los beneficios por la diversidad de suelos y climas.

Ley Frutícola, mapa frutícola y fenológico son algunas de las herramientas con las que trabajan y las cuales le permitirán a San Luis crecer en materia de producción. Por eso Lavandeira explicó que buscan un cambio en el pensamiento de quienes tienen frutales para poder sumar cada vez más productores a los beneficios que otorga la ley.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Armarán un mapa fenológico de frutales

La herramienta tiene dos objetivos: hacer más eficiente los recursos con los que cuenta el plan y conocer los momentos más susceptibles de las plantas a la enfermedad. Con estos datos en la mano podrán hacer un trabajo más efectivo para combatir la plaga.

El Programa Mosca de los Frutos se caracteriza por estar siempre en la búsqueda de nuevas y mejores formas de hacer el trabajo de prevención de enfermedades en árboles frutales. Por ese motivo, la última iniciativa de los técnicos fue la de crear un mapa provincial fenológico que oriente de manera específica y eficiente las tareas que deben realizar las cuadrillas que están por toda la provincia.

Así como en su momento analizaron cuál era el químico más efectivo y menos contaminante que se usaba a nivel mundial para pulverizar las plantas y evitar que se instalen las plagas, ahora llegaron a la cristalización del proyecto de realizar un análisis que en estos momentos se encuentra en etapa de recolección de datos.

Lo primero que hicieron fue capacitar a los operarios que tienen contacto directo con los beneficiarios. Desde hace unos meses, cada árbol con el que tienen contacto es observado y de esa manera conocen en qué estado sanitario se encuentra.

El ingeniero agrónomo, Héctor Barriento, está encargado del laboratorio donde se crean las herramientas que luego se aplican a las tareas que realiza el programa. Él contó de primera mano a la revista El Campo que es allí donde se intercalan, renuevan y modifican las estrategias, según los avances tecnológicos y las necesidades locales.

La confección de un mapa fenológico responde al último argumento. "En San Luis no existe información sobre cómo se comportan los frutales en su crecimiento. Aquí realizamos labores todo el año por la cantidad de variedades que existen en el territorio. Con el mapa podremos saber específicamente qué zonas necesitan labores puntuales", explicó Barriento, quien estuvo acompañado durante la charla por el jefe de Programa Forestal y Frutihortícola, Juan Lavandeira, y por el asesor técnico Carlos Guinle, quien participó de un intenso relevamiento de especies frutales por todo San Luis junto con el ingeniero agrónomo Ramiro Goncalvez. Ambos confeccionaron un mapa frutícola que todavía no se dio a conocer y que está en manos de la FISAL, donde ultiman los últimos detalles antes del lanzamiento.      

 

La idea de hacer un mapa fenológico la trajeron del último encuentro regional realizado en Mendoza contra la mosca de los Frutos.

 

Lavandeira explicó que la idea la trajeron del encuentro de programas vinculados a la sanidad de los frutales que se realizó en Mendoza, a mediados de año. Allí fueron destacados por la labores culturales que realizan, pero además pudieron encontrar en la experiencia de las otras provincias qué era lo que le faltaba a San Luis. "Un mapa fenológico es una guía para identificar, en las diferentes localidades, en que etapa del desarrollo se encuentra cada planta relevada. Ahora nos sucede que trabajamos un calendario de hospederos general. Con la nueva implementación podremos conocer en pocos kilómetros cómo cambia la necesidad de la planta, si es que así sucede debido al clima o a las condiciones ambientales", explicó Barriento.

El variado clima que existe en la provincia es otra de las variantes que determina el crecimiento y la floración de los frutales. "Ese es uno de los factores que tendremos en cuenta para cumplir principalmente dos objetivos. Uno es el de aumentar la productividad, el otro es optimizar los recursos, tanto los materiales como los humanos. Inclusive podemos anticiparnos en las tareas preventivas", explicó el ingeniero.

El análisis comenzó en agosto y se extenderá hasta el 31 de julio de 2019, tiempo en el que tendrán los datos necesarios en tiempo real, es decir pasando por todas las estaciones en todas las localidades y con todas las variedades. Lavandeira explicó que cuando las cuadrillas salen, llevan consigo el líquido para pulverizar, el pulverizador, con fertilizante, las tijeras de podar, etc. "A partir de la creación del mapa, nuestras cuadrillas no serán como médicos de urgencia, sino que irán por una tarea puntual", contó Lavandeira sobre uno de los beneficios que también los ayudará a seguir calificando para las normas ISO 9001 de calidad.

El ingeniero agregó: "Una vez que mejoremos el uso de los materiales disponibles, como un efecto cascada, los rendimientos productivos mejorarán considerablemente". Sabe de qué habla: trabaja en el programa desde sus comienzos, por lo que ha visto y tratado todos los procesos.

"A partir del uso de la nueva herramienta podremos generar otras mejoras. Por el momento sabemos que nos vamos a poder adelantar a la 'mosca' y así diagramar los trabajos de las cuadrillas según la época del año en San Luis", recalcó el técnico.

Lavandeira indicó que a finales de 2019 estarán listos para empezar a usar la guía. Además agregó que otro punto importante dentro de las decisiones que han tomado dentro del programa es generar materia prima, es decir frutales, en el predio de la ex Colonia Hogar. El responsable e ideólogo de esa tarea fue el ingeniero Guinle. "El próximo año tendremos los pies para realizar los injertos. Calculamos que en alrededor de dos años los árboles tendrán un tamaño considerable para comenzar a ser plantados", explicó el experto en frutales, un hombre que conoce la historia frutícola de la provincia. "Realizamos muchas pruebas, aunque sabemos que en San Luis todo prende", añadió dando cuenta de los beneficios por la diversidad de suelos y climas.

Ley Frutícola, mapa frutícola y fenológico son algunas de las herramientas con las que trabajan y las cuales le permitirán a San Luis crecer en materia de producción. Por eso Lavandeira explicó que buscan un cambio en el pensamiento de quienes tienen frutales para poder sumar cada vez más productores a los beneficios que otorga la ley.

Logín