eldiariodelarepublica.com
Finalizaron los arreglos en las 33 viviendas bioclimáticas

Escuchá acá la 90.9
X

Finalizaron los arreglos en las 33 viviendas bioclimáticas

Afirmaron que sólo resta que lleguen del exterior los inversores, que hacen funcionar los paneles solares.

Las famosas 33 viviendas bioclimáticas (que ocuparon las portadas nacionales cuando se anunciaron con bombos y platillos a mediados de 2015), están muy cerca de ser realidad. El gobierno provincial finalizó los arreglos que demandaron una inversión de $3.669.633,73 para solucionar los graves problemas de construcción que tenían las casas entregadas de forma inconclusa por la gestión anterior.

"En cuanto a los arreglos que necesitaban las viviendas, está concluida la obra. Entre otras cosas, reparamos cubiertas, hicimos trabajos de carpintería por puertas que no cerraban, pisos saltados o rotos, revoques, problemas de humedad. Todo eso está solucionado", confirmó Silvia Pisoni, jefa del Subprograma Proyectos y Diseños.

Sin embargo, para que todo esté al 100% resta hacer funcionar 25 paneles fotovoltáicos, para lo cual se necesitan instalar esa misma cantidad de inversores (convertidores que transforman la corriente continua que reciben, en alterna). En el Ministerio de Obras Públicas afirmaron que contaban con 8 de esos aparatos, que ya fueron instalados. El resto lo tuvieron que importar y llegarán a San Luis a fin de mes. Según explicaron, la instalación de los inversores, no demorará más de tres días.

Con esto, por fin el barrio bioclimático será bien llamado de esa manera, porque según afirmaron los propios vecinos, nunca tuvo nada de bioclimático, al no haber funcionado los paneles.

Una peculiaridad que tuvo esta obra fue que los trabajos se realizaron en el interior de las casas, con los vecinos viviendo día a día ahí. Al respecto, Pisoni manifestó: "En estos casos, el personal de la empresa y los vecinos tienen que llevarse bien, y lo mismo con nosotros que hacemos de mediadores entre las dos partes, para que todo esté en armonía" y agregó: "También al estar la vivienda con gente, hay que hacer mucho hincapié en la coordinación de los horarios de trabajo".

En el área de Infraestructura aseguraron que cumplieron los plazos establecidos en la licitación. "Fue el tiempo esperado. Eso también teniendo en cuenta que en medio de los trabajos, pasaron las fechas de fiestas, la época de vacaciones, y con la gente dentro de las viviendas fue más difícil tener la libertad de hacer la obra", indicó la arquitecta.

Las ventajas de los paneles

Como se desprende de su nombre, los paneles solares usan la energía natural que provee el sol para abastecer las viviendas. Gracias a los inversores pueden convertir la energía solar a 220 voltios para inyectarla a la red.

El ingeniero que llevó adelante la obra, Victorio Barloa, explicó: "La ventaja de estas casas era que la energía solar que se recibe a través de los paneles, pueda ser consumida por los vecinos, y a la vez, el excedente sea enviado a la red pública. Para eso llevan unos medidores especiales, los cuales permiten medir la electricidad que consumen ellos y cuando sobra, se entrega a la distribuidora. Eso va a depender del consumo de cada vivienda, pero es una colaboración a la economía".

Nunca funcionaron

El problema es que estas ventajas nunca las pudieron ver los vecinos. En un recorrido que hizo El Diario de la República por las viviendas, afirmaron que desde que ingresaron a su casa a fines de 2015, los paneles solares nunca funcionaron. De la misma forma que desde un comienzo empezaron a notar los problemas en la construcción, a medida que la humedad avanzaba poco a poco por las paredes y los techos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Finalizaron los arreglos en las 33 viviendas bioclimáticas

Afirmaron que sólo resta que lleguen del exterior los inversores, que hacen funcionar los paneles solares.

Es otra cosa. Los vecinos del barrio bioclimático ahora pueden vivir mejor y disfrutar de sus viviendas que fueron arregladas. Foto: El Diario.

Las famosas 33 viviendas bioclimáticas (que ocuparon las portadas nacionales cuando se anunciaron con bombos y platillos a mediados de 2015), están muy cerca de ser realidad. El gobierno provincial finalizó los arreglos que demandaron una inversión de $3.669.633,73 para solucionar los graves problemas de construcción que tenían las casas entregadas de forma inconclusa por la gestión anterior.

"En cuanto a los arreglos que necesitaban las viviendas, está concluida la obra. Entre otras cosas, reparamos cubiertas, hicimos trabajos de carpintería por puertas que no cerraban, pisos saltados o rotos, revoques, problemas de humedad. Todo eso está solucionado", confirmó Silvia Pisoni, jefa del Subprograma Proyectos y Diseños.

Sin embargo, para que todo esté al 100% resta hacer funcionar 25 paneles fotovoltáicos, para lo cual se necesitan instalar esa misma cantidad de inversores (convertidores que transforman la corriente continua que reciben, en alterna). En el Ministerio de Obras Públicas afirmaron que contaban con 8 de esos aparatos, que ya fueron instalados. El resto lo tuvieron que importar y llegarán a San Luis a fin de mes. Según explicaron, la instalación de los inversores, no demorará más de tres días.

Con esto, por fin el barrio bioclimático será bien llamado de esa manera, porque según afirmaron los propios vecinos, nunca tuvo nada de bioclimático, al no haber funcionado los paneles.

Una peculiaridad que tuvo esta obra fue que los trabajos se realizaron en el interior de las casas, con los vecinos viviendo día a día ahí. Al respecto, Pisoni manifestó: "En estos casos, el personal de la empresa y los vecinos tienen que llevarse bien, y lo mismo con nosotros que hacemos de mediadores entre las dos partes, para que todo esté en armonía" y agregó: "También al estar la vivienda con gente, hay que hacer mucho hincapié en la coordinación de los horarios de trabajo".

En el área de Infraestructura aseguraron que cumplieron los plazos establecidos en la licitación. "Fue el tiempo esperado. Eso también teniendo en cuenta que en medio de los trabajos, pasaron las fechas de fiestas, la época de vacaciones, y con la gente dentro de las viviendas fue más difícil tener la libertad de hacer la obra", indicó la arquitecta.

Las ventajas de los paneles

Como se desprende de su nombre, los paneles solares usan la energía natural que provee el sol para abastecer las viviendas. Gracias a los inversores pueden convertir la energía solar a 220 voltios para inyectarla a la red.

El ingeniero que llevó adelante la obra, Victorio Barloa, explicó: "La ventaja de estas casas era que la energía solar que se recibe a través de los paneles, pueda ser consumida por los vecinos, y a la vez, el excedente sea enviado a la red pública. Para eso llevan unos medidores especiales, los cuales permiten medir la electricidad que consumen ellos y cuando sobra, se entrega a la distribuidora. Eso va a depender del consumo de cada vivienda, pero es una colaboración a la economía".

Nunca funcionaron

El problema es que estas ventajas nunca las pudieron ver los vecinos. En un recorrido que hizo El Diario de la República por las viviendas, afirmaron que desde que ingresaron a su casa a fines de 2015, los paneles solares nunca funcionaron. De la misma forma que desde un comienzo empezaron a notar los problemas en la construcción, a medida que la humedad avanzaba poco a poco por las paredes y los techos.

Logín