eldiariodelarepublica.com
Socios de cooperativa denunciaron una estafa con lotes

Escuchá acá la 90.9
X

Socios de cooperativa denunciaron una estafa con lotes

Vendían parcelas en la ruta 147, cerca del camino a Pescadores. Pero al parecer nunca cerraron un acuerdo con el dueño.

La ilusión de todos era tener el terreno donde levantar la casa propia. Algunos redoblaron el esfuerzo que significaba pagar la cuota por la parcela con la idea de empezar a acopiar materiales de construcción, porque los dirigentes de la cooperativa “Río Seco Limitada” les dijeron que a más tardar en un mes ya les iban a entregar el lote. Algunos hace ya cuatro años que empezaron a pagar, otros un poco menos, pero todos están en las mismas condiciones: sin el bien por el que pagaron y con el temor de haber sido estafados.

Este lunes una decena de ahorristas se congregó frente a las oficinas de la cooperativa, en la calle Colón 638, a metros de la fiscalía federal de instrucción, con la intención de exigir que alguno de los directivos le diera alguna explicación concreta. Pero no tuvieron suerte. Los hermanos Francisco y Manuel Valenzuela, que según los socios son los actuales responsables de la comisión, no estaban en las oficinas. Tampoco respondían los teléfonos, pero eso, ayer, ya no era una novedad para los reclamantes, porque, según denunciaron, hace ya meses que no atienden esa vía de comunicación.

El Diario obtuvo el número de celular de Francisco Valenzuela y lo llamó en reiteradas ocasiones. Pero siempre saltó la contestadora. 

“Acá el único que está es el hombre que hace los planos, pero dice que él no tiene nada que ver”, contó Rubén, uno de los ahorristas que se sienten estafados.

La concentración de demandantes frente a las oficinas, media cuadra al sur del cruce con Pringles, motivó la intervención de una patrulla policial, que fue a consultar por qué motivo había personas reunidas frente al edificio. 

“Los policías nos aconsejaron que vayamos a hacer la denuncia a la fiscalía, así es más rápido el trámite”, dijo Rubén. Y los afectados así lo hicieron. Este martes a las 9 se reunieron frente a los tribunales, para presentarse a denunciar en la fiscalía de turno.

No serán los primeros en llevar el caso ante la Justicia, según trascendió. Porque si bien el hecho tomó estado público ayer, los reclamos, las sospechas y el sentimiento de haber sido defraudados ya viene de hace unos meses. Tal es así, que hay al menos dos grupos de Whatsapp creados por los damnificados. Y según trascendió de esos grupos, algunos ya han judicializado la demanda contra la cooperativa.

“Nos hemos encontrado unos pocos socios, porque somos un montón, acá en las oficinas de la cooperativa, porque tenemos el problema que no nos contestan el teléfono, hace un mes que no están”, contó Rubén. 

“‘Río Seco’ vendía terrenos, pero nunca dijeron que no eran terrenos de ellos. Yo vine, compré hace cuatro años y al mes siguiente me lo iban a entregar. Esa fue la propuesta. Y estamos a cuatro años. Después me entero que lo de hacer lotes era una propuesta que ellos le habían hecho al dueño del campo”, explicó.

Es decir, la cooperativa no debería haber ofrecido, mucho menos cobrado, las parcelas, porque todavía el dueño real no había firmado la cesión.

El campo que iban a lotear está ubicado a la vera de la ruta nacional 147, cerca del empalme con la ruta a Pescadores, al noroeste de la ciudad de San Luis. Algunos de los adquirentes lo visitaron y constataron que ya estaba parcelado y con carteles que identificaban el proyecto urbanístico que, según todos los indicios, ha quedado trunco.

Ante la falta de respuestas fiables por parte de los encargados de “Río Seco”, algunos de los compradores fueron a hablar con el propietario. “Según el dueño, la propuesta era que él se dejaba cuarenta o cincuenta lotes y le tenían que dar todo urbanizado. Él decía ‘los han estafado, son mentiras que he firmado’. Veníamos acá y nos decían ‘no, ya está, el dueño ha firmado, los vamos a entregar’. Íbamos a hablar con el dueño y nos decía ‘son todas mentiras, yo no he firmado nada’”, recordó Rubén.

 

Falsas promesas

El terreno que él había elegido costaba cincuenta mil pesos. “Hay gente que lo ha pagado a sesenta mil, a setenta mil, a ochenta mil. Y hay gente que ha pagado muchísimo más dinero”, aseguró.

A su lado estaba Rodolfo Altamirano, que ha pagado ciento cuarenta mil pesos por dos lotes. Y todavía está con las manos vacías. Ha sido cooperativista en Mendoza y conoce el funcionamiento de esas entidades. Tal vez su experiencia aumentó su confianza en que los directivos iban a cumplir con su palabra. “Me dijeron que al mes ya me iban a dar la escritura, pero ya pasaron dos años”, se quejó. Cada vez que reclamó en las oficinas, le contestaron “el lote va a estar”. Pero no está.

Hace dos meses, ante su insistencia, uno de los Valenzuela le ofreció pasarse a un terreno de un emprendimiento inmobiliario similar que los responsables de "Río Seco" aseguran haber iniciado en la localidad de Balde.

Rodolfo no es el único adquirente al que le han propuesto renunciar a su proyecto de tener un terreno en la ruta 147 y aceptar el que le ofrecen a cambio en la localidad ubicada al oeste, a treinta kilómetros de San Luis.

Rubén insiste con los llamados a los Valenzuela, pero “nunca contestan los teléfonos”. “A mí me hicieron un llamado hace como tres días, que me iban a mandar los planos para que eligiera un terreno en Balde. Pero hay gente que ha ido allá y les han dicho que el loteo no existe”, dijo.

El sábado, a Rodolfo le enviaron un correo electrónico con un archivo adjunto: era el plano de los lotes que proyectan en el nuevo emplazamiento. Pero “es ilegible, no se ve nada, no sé cómo quieren que elija si el plano no se entiende”, dijo Altamirano. Por eso realizaron la protesta frente a la sede de la cooperativa. Pero, como los otros, se volvió con las manos vacías, porque los responsables brillan por su ausencia.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Socios de cooperativa denunciaron una estafa con lotes

Vendían parcelas en la ruta 147, cerca del camino a Pescadores. Pero al parecer nunca cerraron un acuerdo con el dueño.

Ayer (lunes), en las oficinas, hoy en tribunales. Los demandantes presentaron el caso en la fiscalía. Foto: Alejandro Lorda.

La ilusión de todos era tener el terreno donde levantar la casa propia. Algunos redoblaron el esfuerzo que significaba pagar la cuota por la parcela con la idea de empezar a acopiar materiales de construcción, porque los dirigentes de la cooperativa “Río Seco Limitada” les dijeron que a más tardar en un mes ya les iban a entregar el lote. Algunos hace ya cuatro años que empezaron a pagar, otros un poco menos, pero todos están en las mismas condiciones: sin el bien por el que pagaron y con el temor de haber sido estafados.

Este lunes una decena de ahorristas se congregó frente a las oficinas de la cooperativa, en la calle Colón 638, a metros de la fiscalía federal de instrucción, con la intención de exigir que alguno de los directivos le diera alguna explicación concreta. Pero no tuvieron suerte. Los hermanos Francisco y Manuel Valenzuela, que según los socios son los actuales responsables de la comisión, no estaban en las oficinas. Tampoco respondían los teléfonos, pero eso, ayer, ya no era una novedad para los reclamantes, porque, según denunciaron, hace ya meses que no atienden esa vía de comunicación.

El Diario obtuvo el número de celular de Francisco Valenzuela y lo llamó en reiteradas ocasiones. Pero siempre saltó la contestadora. 

“Acá el único que está es el hombre que hace los planos, pero dice que él no tiene nada que ver”, contó Rubén, uno de los ahorristas que se sienten estafados.

La concentración de demandantes frente a las oficinas, media cuadra al sur del cruce con Pringles, motivó la intervención de una patrulla policial, que fue a consultar por qué motivo había personas reunidas frente al edificio. 

“Los policías nos aconsejaron que vayamos a hacer la denuncia a la fiscalía, así es más rápido el trámite”, dijo Rubén. Y los afectados así lo hicieron. Este martes a las 9 se reunieron frente a los tribunales, para presentarse a denunciar en la fiscalía de turno.

No serán los primeros en llevar el caso ante la Justicia, según trascendió. Porque si bien el hecho tomó estado público ayer, los reclamos, las sospechas y el sentimiento de haber sido defraudados ya viene de hace unos meses. Tal es así, que hay al menos dos grupos de Whatsapp creados por los damnificados. Y según trascendió de esos grupos, algunos ya han judicializado la demanda contra la cooperativa.

“Nos hemos encontrado unos pocos socios, porque somos un montón, acá en las oficinas de la cooperativa, porque tenemos el problema que no nos contestan el teléfono, hace un mes que no están”, contó Rubén. 

“‘Río Seco’ vendía terrenos, pero nunca dijeron que no eran terrenos de ellos. Yo vine, compré hace cuatro años y al mes siguiente me lo iban a entregar. Esa fue la propuesta. Y estamos a cuatro años. Después me entero que lo de hacer lotes era una propuesta que ellos le habían hecho al dueño del campo”, explicó.

Es decir, la cooperativa no debería haber ofrecido, mucho menos cobrado, las parcelas, porque todavía el dueño real no había firmado la cesión.

El campo que iban a lotear está ubicado a la vera de la ruta nacional 147, cerca del empalme con la ruta a Pescadores, al noroeste de la ciudad de San Luis. Algunos de los adquirentes lo visitaron y constataron que ya estaba parcelado y con carteles que identificaban el proyecto urbanístico que, según todos los indicios, ha quedado trunco.

Ante la falta de respuestas fiables por parte de los encargados de “Río Seco”, algunos de los compradores fueron a hablar con el propietario. “Según el dueño, la propuesta era que él se dejaba cuarenta o cincuenta lotes y le tenían que dar todo urbanizado. Él decía ‘los han estafado, son mentiras que he firmado’. Veníamos acá y nos decían ‘no, ya está, el dueño ha firmado, los vamos a entregar’. Íbamos a hablar con el dueño y nos decía ‘son todas mentiras, yo no he firmado nada’”, recordó Rubén.

 

Falsas promesas

El terreno que él había elegido costaba cincuenta mil pesos. “Hay gente que lo ha pagado a sesenta mil, a setenta mil, a ochenta mil. Y hay gente que ha pagado muchísimo más dinero”, aseguró.

A su lado estaba Rodolfo Altamirano, que ha pagado ciento cuarenta mil pesos por dos lotes. Y todavía está con las manos vacías. Ha sido cooperativista en Mendoza y conoce el funcionamiento de esas entidades. Tal vez su experiencia aumentó su confianza en que los directivos iban a cumplir con su palabra. “Me dijeron que al mes ya me iban a dar la escritura, pero ya pasaron dos años”, se quejó. Cada vez que reclamó en las oficinas, le contestaron “el lote va a estar”. Pero no está.

Hace dos meses, ante su insistencia, uno de los Valenzuela le ofreció pasarse a un terreno de un emprendimiento inmobiliario similar que los responsables de "Río Seco" aseguran haber iniciado en la localidad de Balde.

Rodolfo no es el único adquirente al que le han propuesto renunciar a su proyecto de tener un terreno en la ruta 147 y aceptar el que le ofrecen a cambio en la localidad ubicada al oeste, a treinta kilómetros de San Luis.

Rubén insiste con los llamados a los Valenzuela, pero “nunca contestan los teléfonos”. “A mí me hicieron un llamado hace como tres días, que me iban a mandar los planos para que eligiera un terreno en Balde. Pero hay gente que ha ido allá y les han dicho que el loteo no existe”, dijo.

El sábado, a Rodolfo le enviaron un correo electrónico con un archivo adjunto: era el plano de los lotes que proyectan en el nuevo emplazamiento. Pero “es ilegible, no se ve nada, no sé cómo quieren que elija si el plano no se entiende”, dijo Altamirano. Por eso realizaron la protesta frente a la sede de la cooperativa. Pero, como los otros, se volvió con las manos vacías, porque los responsables brillan por su ausencia.

Logín