Escuchá acá la 96.3
X

Una trasplantada denunció a la Nación por abandono de persona

Luciana Delgado, que tiene un trasplante de riñón, se presentó a la Justicia por las constantes interrupciones en la página online de habilitación de pasajes para seguir su tratamiento.

Luciana Delgado, quien recibió un trasplante de riñón hace 8 años, denunció por abandono de persona a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, (CNRT) por las dificultades que tiene para sacar pasajes, y así viajar y hacerse los chequeos médicos que requiere para mantener su salud. La página web oficial del organismo deja de funcionar constantemente y no les permite obtener los códigos de habilitación para comprar los boletos, lo que le impide viajar en los turnos asignados, aseguró. La mujer dijo que es un problema que no sólo la afectaría a ella, sino que también se replicaría en otros pacientes del país.

Delgado solicitó el 17 de abril un código para viajar a una clínica de nefrología en Santa Fe. El 19 quiso sacar la clave de regreso, pero se encontró con un problema. Un cartel rojo con la inscripción "unknown", desconocido en inglés, aparecía en la pantalla y se mantuvo así hasta este jueves a la medianoche, una semana después. La paciente entonces llamó a la sede del Incucai, donde le indicaron que no era la única que tenía problemas con la página. Luego se contactó con el CNRT, que le aseguró que fuera directamente a la boletería de la terminal y allí conseguiría el ticket. Este martes los vendedores le negaron el boleto y el miércoles no aguantó más la situación y presentó una denuncia por abandono de persona.

Casualmente el jueves a la medianoche la página comenzó a funcionar. Pero Delgado aseguró que mantendrá la denuncia, porque no tiene certezas de que la página no vuelva a fallarle. "Yo llamé a las 8 de la noche a la guardia del Incucai. Nos dejaron a la buena de Dios. Sufrimos mucho para llegar al trasplante. Estuve 6 años y medio con diálisis, tengo el corazón al límite de la caja torácica de tanto tratamiento. Vengo 8 años manteniendo bien el órgano y que me lo hagan perder ellos, por burocracia barata y vulgar, la verdad es una injusticia", recordó con enojo.

La paciente dijo que no es la primera vez que le sucede. "Anteriormente había solicitado los pasajes pero no tengo impresora, así que quedaron ahí guardados. Voy a un quiosquito de la terminal, donde podía imprimirlos. Cuando llegué estaba caída la página y no me podían imprimir la solicitudes, así que no pude sacar los pasajes.", recordó.

Delgado remarcó la importancia que tiene el sistema de turnos para los trasplantados. "Uno necesita la seguridad de que ese día tiene turno y que va a llegar al control, porque se programan con mucho tiempo de anticipación y si uno lo cambia, es muy difícil conseguirlo ese mismo mes", apuntó. Además de pedir ese turno, previamente requieren de un "módulo": un paquete de solicitudes médicas como análisis, radiografías y biopsias y que también lleva un mes de autorización, para que lo cubra la obra social. A su vez, una vez que se realizan los chequeos en la clínica, se determina qué medicamentos requieren y si necesitan alguna modificación en la prescripción. El retraso en el pasaje, es un retraso en el viaje, que afecta todo el tratamiento.

"Tengo un solo cargo docente, por tarea diferente definitiva. Es imposible para mí comprar los pasajes. Si no consigo los pasajes yo tengo que sentarme a esperar la muerte", dijo con preocupación.

Delgado dijo que está a la espera de que la justicia le habilite la orden judicial para sacar los pasajes, sin necesidad de valerse de la página.

No es la primera vez que El Diario recibe reclamos por las dificultades para sacar pasajes por parte de trasplantados y personas con discapacidad. En enero, el segundo grupo se refirió a las dificultades de la página web. Y en agosto de 2017, las trabas fueron directas con los pacientes del Cucai San Luis: el sistema no los reconocía como beneficiarios. A ello deben sumarle el maltrato de las empresas de transporte, que hacen caso omiso de la obligatoriedad de ceder asientos por viaje  para al afectado y un acompañante. "Siempre le encuentran el pelo al huevo", coincidió la denunciante.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una trasplantada denunció a la Nación por abandono de persona

Luciana Delgado, que tiene un trasplante de riñón, se presentó a la Justicia por las constantes interrupciones en la página online de habilitación de pasajes para seguir su tratamiento.

Denuncia. El miércoles 25 presentó la denuncia por abandono de persona y solicita los pasajes sin necesidad de valerse de la página.Foto:Leandro Cruciani

Luciana Delgado, quien recibió un trasplante de riñón hace 8 años, denunció por abandono de persona a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, (CNRT) por las dificultades que tiene para sacar pasajes, y así viajar y hacerse los chequeos médicos que requiere para mantener su salud. La página web oficial del organismo deja de funcionar constantemente y no les permite obtener los códigos de habilitación para comprar los boletos, lo que le impide viajar en los turnos asignados, aseguró. La mujer dijo que es un problema que no sólo la afectaría a ella, sino que también se replicaría en otros pacientes del país.

Delgado solicitó el 17 de abril un código para viajar a una clínica de nefrología en Santa Fe. El 19 quiso sacar la clave de regreso, pero se encontró con un problema. Un cartel rojo con la inscripción "unknown", desconocido en inglés, aparecía en la pantalla y se mantuvo así hasta este jueves a la medianoche, una semana después. La paciente entonces llamó a la sede del Incucai, donde le indicaron que no era la única que tenía problemas con la página. Luego se contactó con el CNRT, que le aseguró que fuera directamente a la boletería de la terminal y allí conseguiría el ticket. Este martes los vendedores le negaron el boleto y el miércoles no aguantó más la situación y presentó una denuncia por abandono de persona.

Casualmente el jueves a la medianoche la página comenzó a funcionar. Pero Delgado aseguró que mantendrá la denuncia, porque no tiene certezas de que la página no vuelva a fallarle. "Yo llamé a las 8 de la noche a la guardia del Incucai. Nos dejaron a la buena de Dios. Sufrimos mucho para llegar al trasplante. Estuve 6 años y medio con diálisis, tengo el corazón al límite de la caja torácica de tanto tratamiento. Vengo 8 años manteniendo bien el órgano y que me lo hagan perder ellos, por burocracia barata y vulgar, la verdad es una injusticia", recordó con enojo.

La paciente dijo que no es la primera vez que le sucede. "Anteriormente había solicitado los pasajes pero no tengo impresora, así que quedaron ahí guardados. Voy a un quiosquito de la terminal, donde podía imprimirlos. Cuando llegué estaba caída la página y no me podían imprimir la solicitudes, así que no pude sacar los pasajes.", recordó.

Delgado remarcó la importancia que tiene el sistema de turnos para los trasplantados. "Uno necesita la seguridad de que ese día tiene turno y que va a llegar al control, porque se programan con mucho tiempo de anticipación y si uno lo cambia, es muy difícil conseguirlo ese mismo mes", apuntó. Además de pedir ese turno, previamente requieren de un "módulo": un paquete de solicitudes médicas como análisis, radiografías y biopsias y que también lleva un mes de autorización, para que lo cubra la obra social. A su vez, una vez que se realizan los chequeos en la clínica, se determina qué medicamentos requieren y si necesitan alguna modificación en la prescripción. El retraso en el pasaje, es un retraso en el viaje, que afecta todo el tratamiento.

"Tengo un solo cargo docente, por tarea diferente definitiva. Es imposible para mí comprar los pasajes. Si no consigo los pasajes yo tengo que sentarme a esperar la muerte", dijo con preocupación.

Delgado dijo que está a la espera de que la justicia le habilite la orden judicial para sacar los pasajes, sin necesidad de valerse de la página.

No es la primera vez que El Diario recibe reclamos por las dificultades para sacar pasajes por parte de trasplantados y personas con discapacidad. En enero, el segundo grupo se refirió a las dificultades de la página web. Y en agosto de 2017, las trabas fueron directas con los pacientes del Cucai San Luis: el sistema no los reconocía como beneficiarios. A ello deben sumarle el maltrato de las empresas de transporte, que hacen caso omiso de la obligatoriedad de ceder asientos por viaje  para al afectado y un acompañante. "Siempre le encuentran el pelo al huevo", coincidió la denunciante.

Logín