eldiariodelarepublica.com
Un equipo que contiene y acompaña en la Maternidad

Escuchá acá la 90.9
X

Un equipo que contiene y acompaña en la Maternidad

Las especialistas intervienen en momentos de angustia, ansiedad y miedos que puedan tener los pacientes.

La Maternidad Teresita Baigorria desde el 2013 cuenta con un equipo de cinco psicólogas que acompañan y contienen durante todo el proceso de embarazo, nacimiento, parto y  posparto tanto a las madres como a las familias. Se definen como "perinatales". Además cuenta con un sistema de guardia de 24 horas los 365 días del año y tiene como fin la intervención en crisis ante una urgencia psicológica. En el país son las únicas que trabajan en el sistema público de salud con esta modalidad.

María Teresa Marchioni, licenciada en Psicología e integrante del equipo, señaló que no solo asisten a las embarazadas, sino que también trabajan con diagnósticos adversos, como la detección de cáncer o tumor. "Cuando un paciente es informado sobre su estado de salud se puede desbordar, nosotras nos quedamos con ellos para comenzar con un periodo de contención y entendimiento de lo que está sucediendo", dijo

"El recibir este tipo de noticias tiene un impacto emocional muy fuerte porque al sentirse sanas y al no conocer lo que les está sucediendo, pueden entrar en crisis", explicó la especialista y agregó que es ahí donde ellas intervienen. "Tratamos de interpretar un poco lo que dicen los médicos para que lo puedan entender. Actuamos como psicólogas de enlace, transmitimos la información para que puedan comprender cuál es el proceso que empieza", señaló.

Las psicólogas perinatales no solo se encargan del servicio de maternidad y neonatología, sino que también lo hacen en terapia de intensidad de adultos, guardias y ginecología. "Haciendo un trabajo de hormiga hemos podido entrar en todos los servicios. En el país somos las únicas nombradas en el sistema público de salud que tienen un equipo que cumplen estas funciones y están a disponibilidad. En el 2013 se empezó a registrar la necesidad de conformar este tipo de contención", señaló Marchioni.

Según Carolina Gioria, licenciada en psicología, las guardias que hacen son todo el día, todo el año. Además precisó que intervienen cuando se produce el fallecimiento de un bebé en neonatología, fallecimiento de adultos en Maternidad y Ginecología, descompensación psicoemocional de pacientes -previa o posterior a intervenciones médicas-, situaciones familiares especiales de gravedad que requieran intervención psicológica, posible adopción, solicitud de aborto no punible y episodios que requieran derivación al Hospital Escuela de Salud Mental o al centro de adicciones.

También precisó que acompañan a las pacientes en los momentos de angustia y ansiedad, y que trabajan los miedos no solo de la embarazada, sino de la familia, posibilitando así que su proceso adaptativo ante la situación estresante sea lo más funcional y fortalecedor posible.

"Entrevistamos a la familia porque la mamá tienen la posibilidad de quedarse internada junto a su bebé en  neonatología, pero a su vez afuera queda otra parte importante que necesita también sentirse partícipe", detalló Gioria, quien además aclaró que en la Maternidad solo se atienden embarazos de alto riesgo. "A muchas de las pacientes las acompañamos desde su ingreso, su embarazo,  parto y, después de que nace su hijo, seguimos viéndolos para ver cómo van evolucionando", expresó.

 La especialista resaltó que cuentan con un protocolo de fallecimiento. "Lo elaboramos nosotras, lo primero que hacen cuando fallece un bebé es avisarnos a nosotras, después nos ponemos en contacto con la familia para contenerlos. En ese momento se está con los médicos y, en el caso de que quieran realizarle una despedida, se les brinda la posibilidad de que lo puedan ver en una habitación tranquilos. También les realizamos un seguimiento psicológico en la Maternidad para atravesar ese duro momento", precisó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un equipo que contiene y acompaña en la Maternidad

Las especialistas intervienen en momentos de angustia, ansiedad y miedos que puedan tener los pacientes.

Equipo. María, Analía, Carolina, Luciana y María José trabajan día a día en la Maternidad. Foto: Gentileza.

La Maternidad Teresita Baigorria desde el 2013 cuenta con un equipo de cinco psicólogas que acompañan y contienen durante todo el proceso de embarazo, nacimiento, parto y  posparto tanto a las madres como a las familias. Se definen como "perinatales". Además cuenta con un sistema de guardia de 24 horas los 365 días del año y tiene como fin la intervención en crisis ante una urgencia psicológica. En el país son las únicas que trabajan en el sistema público de salud con esta modalidad.

María Teresa Marchioni, licenciada en Psicología e integrante del equipo, señaló que no solo asisten a las embarazadas, sino que también trabajan con diagnósticos adversos, como la detección de cáncer o tumor. "Cuando un paciente es informado sobre su estado de salud se puede desbordar, nosotras nos quedamos con ellos para comenzar con un periodo de contención y entendimiento de lo que está sucediendo", dijo

"El recibir este tipo de noticias tiene un impacto emocional muy fuerte porque al sentirse sanas y al no conocer lo que les está sucediendo, pueden entrar en crisis", explicó la especialista y agregó que es ahí donde ellas intervienen. "Tratamos de interpretar un poco lo que dicen los médicos para que lo puedan entender. Actuamos como psicólogas de enlace, transmitimos la información para que puedan comprender cuál es el proceso que empieza", señaló.

Las psicólogas perinatales no solo se encargan del servicio de maternidad y neonatología, sino que también lo hacen en terapia de intensidad de adultos, guardias y ginecología. "Haciendo un trabajo de hormiga hemos podido entrar en todos los servicios. En el país somos las únicas nombradas en el sistema público de salud que tienen un equipo que cumplen estas funciones y están a disponibilidad. En el 2013 se empezó a registrar la necesidad de conformar este tipo de contención", señaló Marchioni.

Según Carolina Gioria, licenciada en psicología, las guardias que hacen son todo el día, todo el año. Además precisó que intervienen cuando se produce el fallecimiento de un bebé en neonatología, fallecimiento de adultos en Maternidad y Ginecología, descompensación psicoemocional de pacientes -previa o posterior a intervenciones médicas-, situaciones familiares especiales de gravedad que requieran intervención psicológica, posible adopción, solicitud de aborto no punible y episodios que requieran derivación al Hospital Escuela de Salud Mental o al centro de adicciones.

También precisó que acompañan a las pacientes en los momentos de angustia y ansiedad, y que trabajan los miedos no solo de la embarazada, sino de la familia, posibilitando así que su proceso adaptativo ante la situación estresante sea lo más funcional y fortalecedor posible.

"Entrevistamos a la familia porque la mamá tienen la posibilidad de quedarse internada junto a su bebé en  neonatología, pero a su vez afuera queda otra parte importante que necesita también sentirse partícipe", detalló Gioria, quien además aclaró que en la Maternidad solo se atienden embarazos de alto riesgo. "A muchas de las pacientes las acompañamos desde su ingreso, su embarazo,  parto y, después de que nace su hijo, seguimos viéndolos para ver cómo van evolucionando", expresó.

 La especialista resaltó que cuentan con un protocolo de fallecimiento. "Lo elaboramos nosotras, lo primero que hacen cuando fallece un bebé es avisarnos a nosotras, después nos ponemos en contacto con la familia para contenerlos. En ese momento se está con los médicos y, en el caso de que quieran realizarle una despedida, se les brinda la posibilidad de que lo puedan ver en una habitación tranquilos. También les realizamos un seguimiento psicológico en la Maternidad para atravesar ese duro momento", precisó.

Logín