Escuchá acá la 96.3
X

Los chicos de la "Agraria" mostraron todos sus talentos

Presentaron seis proyectos escolares. Algunas de las temáticas que escogieron fueron: Medio Ambiente, Salud y Producción Agropecuaria.

El hall de entrada de la Escuela Técnica Nº 14 "Luis Luco" se convirtió en una gran convención de talentos. Los chicos presentaron seis proyectos de investigación que eligieron para presentar en la instancia regional de la Feria de Ciencias, que será a mediados de setiembre.

La producción propia de alimentos, herramientas agropecuarias y el cuidado del medio ambiente fueron los temas más fuertes, ya que la orientación del colegio está relacionada al campo.

Rocío López y Diego Alfonzo, dos alumnos de segundo año, encabezaron una propuesta que apunta a la alimentación saludable a través de la creación de huertas en las escuelas. "La idea es plantar hortalizas porque nos brindan muchos nutrientes. Nosotros cursamos doble jornada y a veces no podemos comer verduras o platos que nos aporten vitaminas", contó Rocío.

Hace algunas semanas, pudieron llevar a la práctica su proyecto. Coordinaron con el Programa Municipal Huertas de la Ciudad y se acercaron a dos escuelas públicas para enseñarles, a los más pequeños, cómo hacer surcos y plantar semillas. "Nos parece muy importante que puedan hacerlo todos los niños y adolescentes que pasan mucho tiempo en la escuela, además te sirve para la vida real. Sabemos que a muchos no les gustan las verduras y creamos un menú con platos fáciles y atractivos para hacerlo más accesible", añadió Diego.

En otro de los puestos, los estudiantes del último año le enseñaron a sus compañeros cómo diseñaron y construyeron un sistema de riego pequeño. "Es una bomba que funciona a través de energías limpias", explicó Aldana Vara, una de las expositoras. "Esto funciona con un tanque que debe estar de 10 a 45 grados de altura para que el agua caiga con presión y llegue a una válvula esférica. Luego pasa por un caño y llega hasta otra válvula que está invertida, ésta tiene un resorte y una varilla. Cuando llega el líquido, da un golpe y sube, eso permite el riego", indicó la jovencita.

La segunda división de sexto presentó "Genes puntanos", una iniciativa que apunta a preservar uno de los montes que está cerca del colegio porque reúne a varias especies autóctonas de la provincia como: caldén, chañar, algarrobo. Para ello, visitaron el espacio verde, crearon un sendero para que nadie lo pise y armaron un banco de semillas.

El ingenio caracterizó todas las propuestas: los adolescentes se destacaron por pensar ideas prácticas que pueden ser utilizadas en las aulas o en el hogar. Por ejemplo, Valentín Domínguez y Andrés Quiroga crearon tintas para teñir telas o elementos, hechas con verduras y frutos secos. "Hacerlo es muy fácil, no lleva mucho tiempo y, por sobre todo, no contamina el medio ambiente", resaltó Andrés.

Para hacer el producto, los alumnos de segundo año picaron los alimentos, los echaron a una olla con agua muy caliente, los dejaron reposar, revolvieron cada diez minutos y, después de una hora, tenían listo un lote de seis tinturas. "Usamos un kilo y medio de cada cosa, depende de lo que quieras colorear", indicó Valentín.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los chicos de la "Agraria" mostraron todos sus talentos

Presentaron seis proyectos escolares. Algunas de las temáticas que escogieron fueron: Medio Ambiente, Salud y Producción Agropecuaria.

Tintas naturales. Valentín y Andrés, orgullos de sus productos. Foto: Héctor Portela.

El hall de entrada de la Escuela Técnica Nº 14 "Luis Luco" se convirtió en una gran convención de talentos. Los chicos presentaron seis proyectos de investigación que eligieron para presentar en la instancia regional de la Feria de Ciencias, que será a mediados de setiembre.

La producción propia de alimentos, herramientas agropecuarias y el cuidado del medio ambiente fueron los temas más fuertes, ya que la orientación del colegio está relacionada al campo.

Rocío López y Diego Alfonzo, dos alumnos de segundo año, encabezaron una propuesta que apunta a la alimentación saludable a través de la creación de huertas en las escuelas. "La idea es plantar hortalizas porque nos brindan muchos nutrientes. Nosotros cursamos doble jornada y a veces no podemos comer verduras o platos que nos aporten vitaminas", contó Rocío.

Hace algunas semanas, pudieron llevar a la práctica su proyecto. Coordinaron con el Programa Municipal Huertas de la Ciudad y se acercaron a dos escuelas públicas para enseñarles, a los más pequeños, cómo hacer surcos y plantar semillas. "Nos parece muy importante que puedan hacerlo todos los niños y adolescentes que pasan mucho tiempo en la escuela, además te sirve para la vida real. Sabemos que a muchos no les gustan las verduras y creamos un menú con platos fáciles y atractivos para hacerlo más accesible", añadió Diego.

En otro de los puestos, los estudiantes del último año le enseñaron a sus compañeros cómo diseñaron y construyeron un sistema de riego pequeño. "Es una bomba que funciona a través de energías limpias", explicó Aldana Vara, una de las expositoras. "Esto funciona con un tanque que debe estar de 10 a 45 grados de altura para que el agua caiga con presión y llegue a una válvula esférica. Luego pasa por un caño y llega hasta otra válvula que está invertida, ésta tiene un resorte y una varilla. Cuando llega el líquido, da un golpe y sube, eso permite el riego", indicó la jovencita.

La segunda división de sexto presentó "Genes puntanos", una iniciativa que apunta a preservar uno de los montes que está cerca del colegio porque reúne a varias especies autóctonas de la provincia como: caldén, chañar, algarrobo. Para ello, visitaron el espacio verde, crearon un sendero para que nadie lo pise y armaron un banco de semillas.

El ingenio caracterizó todas las propuestas: los adolescentes se destacaron por pensar ideas prácticas que pueden ser utilizadas en las aulas o en el hogar. Por ejemplo, Valentín Domínguez y Andrés Quiroga crearon tintas para teñir telas o elementos, hechas con verduras y frutos secos. "Hacerlo es muy fácil, no lleva mucho tiempo y, por sobre todo, no contamina el medio ambiente", resaltó Andrés.

Para hacer el producto, los alumnos de segundo año picaron los alimentos, los echaron a una olla con agua muy caliente, los dejaron reposar, revolvieron cada diez minutos y, después de una hora, tenían listo un lote de seis tinturas. "Usamos un kilo y medio de cada cosa, depende de lo que quieras colorear", indicó Valentín.

Logín