eldiariodelarepublica.com
Desigualdad de género en el fútbol

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Desigualdad de género en el fútbol

Las mujeres de primera deben pagar, a los hombres les pagan.  

Cuando la igualdad de género ya no está en debate, y es casi un derecho adquirido en los distintos ámbitos de la sociedad, este avance parece no haber llegado al mundo del deporte, sobre todo el del fútbol, donde las mujeres pelean desde un lugar muy desigual para tener la misma paridad que los hombres. 
Y no hay que ir muy lejos, ni buscar casos aislados, lo que sucede en los dos principales clubes de San Luis sirve de ejemplo para el resto de las instituciones, donde tanto el equipo de primera femenino, como la reserva tiene que pagar una cuota social para poder “ser parte” del club. A contrapartida, mientras las mujeres pagan, a los hombres le pagan. 
En Juventud, las “chicas” tienen que abonar mensualmente $200, más una inscripción anual de $500. En el “Verde” la situación es similar, con un abono mensual de $300. 
A esto se suma que las jugadoras no cobran sueldos ni viáticos, los hombres sí. Los equipos femeninos tienen que adquirir por sus propios medios, la vestimenta del equipo que representan, el material de entrenamiento y pagarse los viáticos para los viajes, muchas veces ayudadas por rifas y sorteos. 
Otra situación recurrente es que son relegadas a entrenarse en horarios desfavorables, como es en Juventud que lo hacen en el predio del club en Franco Pastore, después que terminan las prácticas todas las categorías inferiores, generalmente de noche y sin luces, con el riesgo que eso significa para su seguridad. Una práctica en la cancha principal es un sueño. 
El panorama es idéntico para las deportistas del Verde: “El club no les da nada. Ellas pagan todos los meses una cuota, se pagan su ropa y entrenan de 19 a 21 en una cancha de fútbol 5. No les prestan la cancha grande ni para entrenar ni para jugar de local”, contó un allegado del club.
Lamentablemente en el año 2018 en San Luis se perpetúa la idea de que el fútbol es una cosa de hombres. El machismo es el dueño de las tribunas, el campo de juego y las dirigencias. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Desigualdad de género en el fútbol

Las mujeres de primera deben pagar, a los hombres les pagan.  

Todo a pulmón: las chicas no gozan de sueldos ni viáticos.

Cuando la igualdad de género ya no está en debate, y es casi un derecho adquirido en los distintos ámbitos de la sociedad, este avance parece no haber llegado al mundo del deporte, sobre todo el del fútbol, donde las mujeres pelean desde un lugar muy desigual para tener la misma paridad que los hombres. 
Y no hay que ir muy lejos, ni buscar casos aislados, lo que sucede en los dos principales clubes de San Luis sirve de ejemplo para el resto de las instituciones, donde tanto el equipo de primera femenino, como la reserva tiene que pagar una cuota social para poder “ser parte” del club. A contrapartida, mientras las mujeres pagan, a los hombres le pagan. 
En Juventud, las “chicas” tienen que abonar mensualmente $200, más una inscripción anual de $500. En el “Verde” la situación es similar, con un abono mensual de $300. 
A esto se suma que las jugadoras no cobran sueldos ni viáticos, los hombres sí. Los equipos femeninos tienen que adquirir por sus propios medios, la vestimenta del equipo que representan, el material de entrenamiento y pagarse los viáticos para los viajes, muchas veces ayudadas por rifas y sorteos. 
Otra situación recurrente es que son relegadas a entrenarse en horarios desfavorables, como es en Juventud que lo hacen en el predio del club en Franco Pastore, después que terminan las prácticas todas las categorías inferiores, generalmente de noche y sin luces, con el riesgo que eso significa para su seguridad. Una práctica en la cancha principal es un sueño. 
El panorama es idéntico para las deportistas del Verde: “El club no les da nada. Ellas pagan todos los meses una cuota, se pagan su ropa y entrenan de 19 a 21 en una cancha de fútbol 5. No les prestan la cancha grande ni para entrenar ni para jugar de local”, contó un allegado del club.
Lamentablemente en el año 2018 en San Luis se perpetúa la idea de que el fútbol es una cosa de hombres. El machismo es el dueño de las tribunas, el campo de juego y las dirigencias. 

Logín