eldiariodelarepublica.com
La pelea del año fue para “Canelo” Álvarez

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

La pelea del año fue para “Canelo” Álvarez

El boxeador mexicano rompió el invicto de  Golovkin y se transformó en Las Vegas en el nuevo rey de los medianos.

México se plantó en Las Vegas y Saúl "Canelo" Álvarez cumplió este sábado con los miles de compatriotas que se presentaron en el T-Mobile Arena al convertirse en el nuevo campeón mundial de los pesos medianos por decisión mayoritaria frente al kazajo Gennady Golovkin.

Álvarez dominó la pelea en los primeros asaltos y logró contener a su oponente en la segunda parte del combate para hacerse con el triunfo a los puntos con tarjetas de 115-113, 115- 113 y 114-114 para llevarse a su país los cinturones del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

"No fue fácil, pero trabajamos para ganar. Queríamos el nocaut y no llegó, pero al menos cumplimos con el objetivo. Tenía un rival muy fuerte enfrente y eso también cuenta. Esta es una victoria importante para mi país. Es increíble para mi historia también", señaló el vencedor sobre el ring ante la prensa.

"Yo no soy cualquier rival, soy un peleador de élite y esta noche lo demostré. Si la gente quiere una tercera pelea, la tendrán", advirtió tras acabar con las 20 defensas de sus títulos de su contrincante, que se quedó con las mismas que la leyenda estadounidense Bernard Hopkins.

Era el combate de la temporada, todos lo sabían y nadie se la quiso perder: ni leyendas del básquetbol como LeBron James o Scottie Pippen; actores consagrados como Will Smith o Denzel Washington, ni ex boxeadores míticos como Mike Tyson, Juan Manuel Márquez y Julio César Chávez.

"Pienso que fue una muy buena pelea para los aficionados, muy emocionante. Creo que peleé yo mejor", comentó Golovkin tras recibir ocho puntos de sutura en una brecha de cinco centímetros en su ojo derecho.

"No puedo quejarme por la decisión pero estuvo suficientemente parejo como para garantizar una tercera pelea. Canelo peleó muy bien, felicidades", señaló por su parte el técnico de Golovkin, Abel Sánchez.

 



Victoria, un año después

En septiembre de 2017, ambos ya se habían visto las caras, firmando un controvertido empate que no contentó a nadie.

Entonces las tarjetas fueron de 118-110 para el mexicano, 115- 113 para el kazajo y 114-114.

La segunda pelea, prevista inicialmente para el 5 de mayo, tuvo que suspenderse por dos positivos por dopaje en febrero de Álvarez, que culpó entonces de los resultados a la ingesta de carne contaminada en su país.

Sin embargo, meses después, el mexicano le rompió el invicto a Golovkin, que se quedó con un récord de 38 victorias (34 por KO), un empate y una derrota mientras el Canelo acabó la velada con 50 (34 por KO), dos igualadas y un tropiezo, ante Floyd Mayweather.

"Sí se pudo", se despidieron emocionados sus compatriotas, exultantes de haber podido presenciar "la pelea del año".

NA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La pelea del año fue para “Canelo” Álvarez

El boxeador mexicano rompió el invicto de  Golovkin y se transformó en Las Vegas en el nuevo rey de los medianos.

México se plantó en Las Vegas y Saúl "Canelo" Álvarez cumplió este sábado con los miles de compatriotas que se presentaron en el T-Mobile Arena al convertirse en el nuevo campeón mundial de los pesos medianos por decisión mayoritaria frente al kazajo Gennady Golovkin.

Álvarez dominó la pelea en los primeros asaltos y logró contener a su oponente en la segunda parte del combate para hacerse con el triunfo a los puntos con tarjetas de 115-113, 115- 113 y 114-114 para llevarse a su país los cinturones del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

"No fue fácil, pero trabajamos para ganar. Queríamos el nocaut y no llegó, pero al menos cumplimos con el objetivo. Tenía un rival muy fuerte enfrente y eso también cuenta. Esta es una victoria importante para mi país. Es increíble para mi historia también", señaló el vencedor sobre el ring ante la prensa.

"Yo no soy cualquier rival, soy un peleador de élite y esta noche lo demostré. Si la gente quiere una tercera pelea, la tendrán", advirtió tras acabar con las 20 defensas de sus títulos de su contrincante, que se quedó con las mismas que la leyenda estadounidense Bernard Hopkins.

Era el combate de la temporada, todos lo sabían y nadie se la quiso perder: ni leyendas del básquetbol como LeBron James o Scottie Pippen; actores consagrados como Will Smith o Denzel Washington, ni ex boxeadores míticos como Mike Tyson, Juan Manuel Márquez y Julio César Chávez.

"Pienso que fue una muy buena pelea para los aficionados, muy emocionante. Creo que peleé yo mejor", comentó Golovkin tras recibir ocho puntos de sutura en una brecha de cinco centímetros en su ojo derecho.

"No puedo quejarme por la decisión pero estuvo suficientemente parejo como para garantizar una tercera pelea. Canelo peleó muy bien, felicidades", señaló por su parte el técnico de Golovkin, Abel Sánchez.

 



Victoria, un año después

En septiembre de 2017, ambos ya se habían visto las caras, firmando un controvertido empate que no contentó a nadie.

Entonces las tarjetas fueron de 118-110 para el mexicano, 115- 113 para el kazajo y 114-114.

La segunda pelea, prevista inicialmente para el 5 de mayo, tuvo que suspenderse por dos positivos por dopaje en febrero de Álvarez, que culpó entonces de los resultados a la ingesta de carne contaminada en su país.

Sin embargo, meses después, el mexicano le rompió el invicto a Golovkin, que se quedó con un récord de 38 victorias (34 por KO), un empate y una derrota mientras el Canelo acabó la velada con 50 (34 por KO), dos igualadas y un tropiezo, ante Floyd Mayweather.

"Sí se pudo", se despidieron emocionados sus compatriotas, exultantes de haber podido presenciar "la pelea del año".

NA

Logín