eldiariodelarepublica.com
"Tardeagua" presenta su segundo disco en San Luis

Escuchá acá la 90.9
X

"Tardeagua" presenta su segundo disco en San Luis

Con un disco recién editado, una entrerriana y un mendocino comparten techo, composiciones y canciones.

Ella litoraleña, de Paraná. Él cuyano, de Mendoza. Los orígenes de los dos integrantes de “Tardeagua”, el grupo que se presenta este jueves por segunda vez en la provincia, también demarcan el sonido que se mezcla en las canciones. La voz acuática de Melisa Budini y la guitarra talentosa de Sebastián Narváez conforman la identidad del grupo.

Son matrimonio casi desde el momento en que se decidieron a ser un grupo musical y cuando le preguntan si tienen hijos dicen que “todavía no”, aunque consideran que "Intención" y “Verena”, sus dos discos, son algo parecido a eso. De ser así, deben estar todavía en período de lactancia pues el segundo álbum nació en noviembre pasado.

“Lo bautizamos con ese nombre por la concha de mar, que tiene dibujos que nos significan caminos que empiezan a abrirse, que salen de un punto determinado y se expanden, se van alejando”, dijo Melisa, quien encontró una metáfora entre esas líneas acuáticas y las búsquedas del grupo.

De hecho, en “Verena” la pareja siente que ya no está tan atada a los géneros folclóricos argentinos como lo estuvo en su disco debut. Y cree que cada vez que encara una canción es “como empezar de cero” para que sea la obra la que tome, por cuenta propia, sus rumbos.

Esos caminos, como las marcas en la concha de mar, son “medio indefinibles”, dijo la cantante, quien prefirió mencionar bajo el término canción a todos los tracks del álbum, con sus matices, por supuesto. “Hay una que es medio una rumba, otra que nació como chacarera, hay otra de un ritmo medio irregular que conocimos en España y que tocamos con instrumentos de esa zona. En todos los casos, sentimos que la canción nos va enseñando el camino que quiere tomar”, definió Budini.

El álbum tiene 11 canciones y fue grabado en Mendoza con la participación de varios colegas amigos como Carlos Aguirre, Quique Oesch, Leandro Pares, Gala Celi, Emanuel Riffel, Paula Neder, Gabriela Fernández y Julieta Laparra, entre otros.

El show de presentación en San Luis será este jueves en Minga, el restó de la Avenida del Fundador, y conformará la cuarta vez que lo tocan en vivo, luego de los conciertos en Paraná, Santa Fe y Córdoba. Luego de San Luis, Meli y Sebastián irán a los pagos del guitarrista y más tarde cruzarán a Chile.

La pareja está hace dos años radicada en Paraná luego de vivir un tiempo en Mendoza. “Nos vinimos para equilibrar un poco las cosas”, bromeó la mujer, quien consideró que la combinación de su voz litoraleña y el trabajo de guitarras de Narváez hacen a la esencia de “Tardeagua”.

“La gente dice que mi voz es bastante particular, que suena como el agua, como si saliera de un río, yo no alcanzo a darme cuenta, pero seguramente está relacionado a que nací a orillas del Paraná. Y Sebastián aporta todo el bagaje cuyano, de guitarras, pero también de otros ritmos que estudió, como el jazz”, sostuvo la cantante.

La presentación será la segunda del dúo en la provincia. La primera fue en 2016, cuando se presentaron en Casa de las Culturas y se llevaron una buena sensación del público puntano. “Fue muy hermoso porque se generó un ambiente muy agradable, nos encontramos con gente muy receptiva, algo que siempre nos lleva a la duda porque como tenemos nuestras propias canciones, no sabemos cómo van a ser recibidas”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"Tardeagua" presenta su segundo disco en San Luis

Con un disco recién editado, una entrerriana y un mendocino comparten techo, composiciones y canciones.

De distintos lugares. Dos zonas argentinas se unen detrás de la canción. Foto; Gentileza.

Ella litoraleña, de Paraná. Él cuyano, de Mendoza. Los orígenes de los dos integrantes de “Tardeagua”, el grupo que se presenta este jueves por segunda vez en la provincia, también demarcan el sonido que se mezcla en las canciones. La voz acuática de Melisa Budini y la guitarra talentosa de Sebastián Narváez conforman la identidad del grupo.

Son matrimonio casi desde el momento en que se decidieron a ser un grupo musical y cuando le preguntan si tienen hijos dicen que “todavía no”, aunque consideran que "Intención" y “Verena”, sus dos discos, son algo parecido a eso. De ser así, deben estar todavía en período de lactancia pues el segundo álbum nació en noviembre pasado.

“Lo bautizamos con ese nombre por la concha de mar, que tiene dibujos que nos significan caminos que empiezan a abrirse, que salen de un punto determinado y se expanden, se van alejando”, dijo Melisa, quien encontró una metáfora entre esas líneas acuáticas y las búsquedas del grupo.

De hecho, en “Verena” la pareja siente que ya no está tan atada a los géneros folclóricos argentinos como lo estuvo en su disco debut. Y cree que cada vez que encara una canción es “como empezar de cero” para que sea la obra la que tome, por cuenta propia, sus rumbos.

Esos caminos, como las marcas en la concha de mar, son “medio indefinibles”, dijo la cantante, quien prefirió mencionar bajo el término canción a todos los tracks del álbum, con sus matices, por supuesto. “Hay una que es medio una rumba, otra que nació como chacarera, hay otra de un ritmo medio irregular que conocimos en España y que tocamos con instrumentos de esa zona. En todos los casos, sentimos que la canción nos va enseñando el camino que quiere tomar”, definió Budini.

El álbum tiene 11 canciones y fue grabado en Mendoza con la participación de varios colegas amigos como Carlos Aguirre, Quique Oesch, Leandro Pares, Gala Celi, Emanuel Riffel, Paula Neder, Gabriela Fernández y Julieta Laparra, entre otros.

El show de presentación en San Luis será este jueves en Minga, el restó de la Avenida del Fundador, y conformará la cuarta vez que lo tocan en vivo, luego de los conciertos en Paraná, Santa Fe y Córdoba. Luego de San Luis, Meli y Sebastián irán a los pagos del guitarrista y más tarde cruzarán a Chile.

La pareja está hace dos años radicada en Paraná luego de vivir un tiempo en Mendoza. “Nos vinimos para equilibrar un poco las cosas”, bromeó la mujer, quien consideró que la combinación de su voz litoraleña y el trabajo de guitarras de Narváez hacen a la esencia de “Tardeagua”.

“La gente dice que mi voz es bastante particular, que suena como el agua, como si saliera de un río, yo no alcanzo a darme cuenta, pero seguramente está relacionado a que nací a orillas del Paraná. Y Sebastián aporta todo el bagaje cuyano, de guitarras, pero también de otros ritmos que estudió, como el jazz”, sostuvo la cantante.

La presentación será la segunda del dúo en la provincia. La primera fue en 2016, cuando se presentaron en Casa de las Culturas y se llevaron una buena sensación del público puntano. “Fue muy hermoso porque se generó un ambiente muy agradable, nos encontramos con gente muy receptiva, algo que siempre nos lleva a la duda porque como tenemos nuestras propias canciones, no sabemos cómo van a ser recibidas”.

Logín