eldiariodelarepublica.com
Confusión y desconfianza para estacionar en el microcentro

Escuchá acá la 90.9
X

Confusión y desconfianza para estacionar en el microcentro

El Municipio dice que trabaja para subsanar el error. Aclaró que para esos casos no aplicarán sanciones.

La demarcación de las ochavas en la ciudad generaron confusiones en los conductores. El cordón amarillo, de prohibido estacionar, se superpone a la línea blanca habilitada por el Sistema de Estacionamiento Medido (SEMI) y no saben qué hacer a la hora de dejar el vehículo. Algunos, por miedo, prefieren evitar colocarlo en el espacio, otros lo dejan igual, sin embargo todos piden que lo corrijan para no generar dudas. El Municipio reconoció el problema y explicó que trabajan para acomodar los límites de las sendas, y aclaró que a los que estacionen en los sectores que todavía están superpuestas las señales no les harán ninguna sanción.

“No sabemos qué hacer, hoy encontramos otro lugar, pero cuando no hay espacio y vemos que está ese solo libre, preferimos evitarlo por las dudas, acá no te podés confiar porque los controles dejan mucho que desear”, comentó Roberto Gómez, mientras bajaba de su vehículo junto a su familia.

El hombre contó que desde el primer momento en que vio las nuevas ochavas pensó que iba a generar un inconveniente. “Me parece que primero tendrían que haber modificado las líneas blancas y después pintar los cordones. De esta forma no hubiese habido ninguna duda”, manifestó.

El proyecto de pintado de los cordones se inició en octubre del año pasado. El plan fue establecido para que los conductores puedan ver con mayor nitidez si viene otro vehículo por la calle contraria, y solo cubre la esquina de la mano que tiene el paso. En total son seis metros y medio de amarillo resaltante, casi fluorescente, y ocupa casi un metro y medio más que el marco anterior.

Roxana Cabrera, que tenía su camioneta al borde de la línea blanca, pero ocupaba casi dos metros de franja amarilla, reaccionó con enojo y pidió que modifiquen la señalización lo antes posible. “Hacen lo que se les da la gana y no dan el ejemplo que deberían. Cómo pueden estar jugando de esta forma con una regla de tránsito, es una locura”, descargó la mujer, que entre tanto fastidio aseguró: “Me llegan a hacer una multa por esto que está mal hecho y los denuncio por estafadores”.

Para los conductores, el Municipio no tuvo en cuenta este problema antes de realizar las pintadas en los cordones. “La Municipalidad tomó esta iniciativa para prevenir accidentes, pero tampoco quiere dejar de lado el negocio del SEMI, que cada vez está más caro”, señaló Diego Di Paolo, otro conductor que estacionó a mitad de cuadra, sobre Rafael Cortez. A su vez, el hombre remarcó que la ochava es demasiado extensa. “No era necesario tanto espacio, el problema es la imprudencia. Deberían controlar todo el tiempo y van a ver la cantidad de vehículos que estacionan en las esquinas”, afirmó.

El secretario de Control Urbano, Jorge Rodríguez, admitió el problema que genera confusión y comentó que están corrigiendo todos los tramos que quedan superpuestos. “No son muchos los espacios del SEMI que nos quedan por desmarcar. Mientras tanto la gente puede estacionar tranquila, siempre y cuando respete la línea blanca de la calle, que en esos lugares que todavía restan modificar no vamos a colocar ningún tipo de sanción”, explicó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Confusión y desconfianza para estacionar en el microcentro

El Municipio dice que trabaja para subsanar el error. Aclaró que para esos casos no aplicarán sanciones.

Vacante. Mientras haya otros lugares en la cuadra, evitan dejar el rodado sobre la ochava. Fotos: Juan Andrés Galli.

La demarcación de las ochavas en la ciudad generaron confusiones en los conductores. El cordón amarillo, de prohibido estacionar, se superpone a la línea blanca habilitada por el Sistema de Estacionamiento Medido (SEMI) y no saben qué hacer a la hora de dejar el vehículo. Algunos, por miedo, prefieren evitar colocarlo en el espacio, otros lo dejan igual, sin embargo todos piden que lo corrijan para no generar dudas. El Municipio reconoció el problema y explicó que trabajan para acomodar los límites de las sendas, y aclaró que a los que estacionen en los sectores que todavía están superpuestas las señales no les harán ninguna sanción.

“No sabemos qué hacer, hoy encontramos otro lugar, pero cuando no hay espacio y vemos que está ese solo libre, preferimos evitarlo por las dudas, acá no te podés confiar porque los controles dejan mucho que desear”, comentó Roberto Gómez, mientras bajaba de su vehículo junto a su familia.

El hombre contó que desde el primer momento en que vio las nuevas ochavas pensó que iba a generar un inconveniente. “Me parece que primero tendrían que haber modificado las líneas blancas y después pintar los cordones. De esta forma no hubiese habido ninguna duda”, manifestó.

El proyecto de pintado de los cordones se inició en octubre del año pasado. El plan fue establecido para que los conductores puedan ver con mayor nitidez si viene otro vehículo por la calle contraria, y solo cubre la esquina de la mano que tiene el paso. En total son seis metros y medio de amarillo resaltante, casi fluorescente, y ocupa casi un metro y medio más que el marco anterior.

Roxana Cabrera, que tenía su camioneta al borde de la línea blanca, pero ocupaba casi dos metros de franja amarilla, reaccionó con enojo y pidió que modifiquen la señalización lo antes posible. “Hacen lo que se les da la gana y no dan el ejemplo que deberían. Cómo pueden estar jugando de esta forma con una regla de tránsito, es una locura”, descargó la mujer, que entre tanto fastidio aseguró: “Me llegan a hacer una multa por esto que está mal hecho y los denuncio por estafadores”.

Para los conductores, el Municipio no tuvo en cuenta este problema antes de realizar las pintadas en los cordones. “La Municipalidad tomó esta iniciativa para prevenir accidentes, pero tampoco quiere dejar de lado el negocio del SEMI, que cada vez está más caro”, señaló Diego Di Paolo, otro conductor que estacionó a mitad de cuadra, sobre Rafael Cortez. A su vez, el hombre remarcó que la ochava es demasiado extensa. “No era necesario tanto espacio, el problema es la imprudencia. Deberían controlar todo el tiempo y van a ver la cantidad de vehículos que estacionan en las esquinas”, afirmó.

El secretario de Control Urbano, Jorge Rodríguez, admitió el problema que genera confusión y comentó que están corrigiendo todos los tramos que quedan superpuestos. “No son muchos los espacios del SEMI que nos quedan por desmarcar. Mientras tanto la gente puede estacionar tranquila, siempre y cuando respete la línea blanca de la calle, que en esos lugares que todavía restan modificar no vamos a colocar ningún tipo de sanción”, explicó.

Logín