Escuchá acá la 90.9
X

Gracias a la ayuda de sus compañeros, Enzo puede festejar con su mamá

María Laura Espejo

Realizaron rifas y vendieron empanadas para que pudiera viajar a verla a Buenos Aires, donde se encuentra atravesando un tratamiento médico desde hace dos meses.

 

 

La voluntad y solidaridad de un grupo de jóvenes hizo posible que Enzo, un alumno de la exescuela Industrial “Domingo Faustino Sarmiento”, le diera una sorpresa a su mamá y puedan festejar juntos su día, este domingo.

Todo comenzó en el aula. Más precisamente en la clase de la profesora Eugenia Bianchi, cuando les recordó que se acercaba el Día de Madre. Ese jueves, Enzo Serrano se quebró y contó que su mamá está en Buenos Aires atravesando un tratamiento médico y que no podría abrazarla en esa fecha tan especial.

La familia Serrano está compuesta por otras tres niñas y el papá de Enzo, que tiene un negocio con el que “tiran día a día”, según contó el joven. A pesar de sus esfuerzos no está en condiciones de juntar dinero para viajar a ver a su mamá. 

“Cuando se largó a llorar en el curso, porque es un tema delicado, no quedaron dudas de que algo teníamos que hacer”, explicó Gabriel Venturino.

Con una gaseosa de por medio, y un poco a escondidas, los chicos de la promo "Bonauré" decidieron darle una mano, rápidamente organizaron un par de rifas y venta de empanadas. A la movida solidaria se prendieron otros profesores, padres, preceptores y los directivos de la escuela técnica, que trabajaron durante el fin de semana pasado buscando reunir más fondos. Este martes, después del feriado, esperaron a Enzo para entregarle el dinero que juntaron.

El esfuerzo tuvo su fruto y este jueves, con el alma ancha y en patota los chicos fueron a despedir a su compañero a la Terminal de Ómnibus.

 “No lo podía creer, esto era un sueño para mí, nunca pensé que todos se iban a unir tanto para ayudarme. Me han dicho muchas cosas lindas y estoy muy agradecido con todos”, dijo Enzo antes de viajar, que solo podía pensar en volver a ver a su madre.

Con mucha emoción, el joven dejó atrás a ese grupo cálido de amigos, a sus tres hermanas y a su papá, para ir a darle un fuerte, largo y muy esperado abrazo a su mamá.

 Hay amores que todo lo pueden. ¡Feliz Día de las Madres!

 

 

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Gracias a la ayuda de sus compañeros, Enzo puede festejar con su mamá

Solidaridad y amistad. Enzo y su alegría por ir a reencontrarse con su mamá. Fotos: Gentileza.

Realizaron rifas y vendieron empanadas para que pudiera viajar a verla a Buenos Aires, donde se encuentra atravesando un tratamiento médico desde hace dos meses.

 

 

La voluntad y solidaridad de un grupo de jóvenes hizo posible que Enzo, un alumno de la exescuela Industrial “Domingo Faustino Sarmiento”, le diera una sorpresa a su mamá y puedan festejar juntos su día, este domingo.

Todo comenzó en el aula. Más precisamente en la clase de la profesora Eugenia Bianchi, cuando les recordó que se acercaba el Día de Madre. Ese jueves, Enzo Serrano se quebró y contó que su mamá está en Buenos Aires atravesando un tratamiento médico y que no podría abrazarla en esa fecha tan especial.

La familia Serrano está compuesta por otras tres niñas y el papá de Enzo, que tiene un negocio con el que “tiran día a día”, según contó el joven. A pesar de sus esfuerzos no está en condiciones de juntar dinero para viajar a ver a su mamá. 

“Cuando se largó a llorar en el curso, porque es un tema delicado, no quedaron dudas de que algo teníamos que hacer”, explicó Gabriel Venturino.

Con una gaseosa de por medio, y un poco a escondidas, los chicos de la promo "Bonauré" decidieron darle una mano, rápidamente organizaron un par de rifas y venta de empanadas. A la movida solidaria se prendieron otros profesores, padres, preceptores y los directivos de la escuela técnica, que trabajaron durante el fin de semana pasado buscando reunir más fondos. Este martes, después del feriado, esperaron a Enzo para entregarle el dinero que juntaron.

El esfuerzo tuvo su fruto y este jueves, con el alma ancha y en patota los chicos fueron a despedir a su compañero a la Terminal de Ómnibus.

 “No lo podía creer, esto era un sueño para mí, nunca pensé que todos se iban a unir tanto para ayudarme. Me han dicho muchas cosas lindas y estoy muy agradecido con todos”, dijo Enzo antes de viajar, que solo podía pensar en volver a ver a su madre.

Con mucha emoción, el joven dejó atrás a ese grupo cálido de amigos, a sus tres hermanas y a su papá, para ir a darle un fuerte, largo y muy esperado abrazo a su mamá.

 Hay amores que todo lo pueden. ¡Feliz Día de las Madres!

 

 

 

 

 

Logín