18°SAN LUIS - Sabado 04 de Diciembre de 2021

18°SAN LUIS - Sabado 04 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Refuerzan la seguridad en el murallón del dique Luján

San Luis Agua debió colocar un portón para prohibir el acceso a uno de los sectores del paredón.

Por redacción
| 29 de octubre de 2019
El dique se encuentra en medio de las Sierras de San Luis y está rodeado por paredes escarpadas. Foto:

En uno de los extremos del murallón del dique Luján, en la zona donde se encuentran las bombas y válvulas que controlan el flujo del embalse, San Luis Agua instaló un portón de rejas para impedir el acceso de la gente que llega a visitar el lugar y que no respeta la cartelería de “prohibido el paso”, arriesgando así su vida para acceder a lugares que no están habilitados para el turismo. 

 

 

 

Alejandro Catapano, subgerente de Planificación de la institución, comentó que tuvieron que llegar a esta medida, por la gran cantidad de personas que visitan el dique, en especial los fines de semana, atraídos por su bello paisaje o cuando está abierta la temporada de pesca. 

 

“No solo en el dique Luján, sino en todos los embalses de la provincia, hay sectores en los que la gente no puede ingresar y que hemos ido reforzando para garantizar la seguridad. En este caso, lo que hicimos fue la colocación de un portón de doble hoja hecho en rejas, que se instaló en el extremo opuesto al del ingreso del murallón. No se cerró en su totalidad porque tenemos que dejar el acceso a los operarios autorizados encargados de hacer el mantenimiento en la zona operativa del paredón donde funcionan las bombas y válvulas”, explicó Catapano. 

 

El funcionario indicó que ahora evaluarán si el portón es un impedimento suficiente para restringir el acceso de la gente: “Si vemos que no es así, tendremos que recurrir a otros métodos o barreras para mayor seguridad”, y agregó:

 

“Desafortunadamente, nos pasa que muchas veces un portón, una puerta o los candados no son   barreras suficientes para que las personas no ingresen. Pero lo que no saben es que al cruzar estos sitios prohibidos se encuentran en zonas que son tremendamente peligrosas”.

 

 

 

En el dique  Luján los imprudentes se topan con dos panoramas: de un lado una caída casi libre de 40 metros donde en la base hay rocas y una pared de hormigón; del otro lado, el agua donde hay grandes rocas, por lo que está prohibido nadar y realizar clavados. Si el embalse tiene su cota baja, se encuentran con la vegetación con la que se pueden enredar y quedar atrapados. 

 

“Nadar es muy peligroso, se forman remolinos cuando funcionan las turbinas, lo que provoca la succión inmediata”, dijo Catapano. 

 

En los embalses de la provincia en 2017 se ahogaron cuatro personas. En 2018, el número subió a diez y, en lo que va de 2019, solo se registró un fallecido por esta causa. 

 

Comentá vos tambien...