Escuchá acá la 90.9
X

En dos días, entraron a robar dos veces en la sede del ICReD

Rompieron la ventana de la dirección para llevarse una computadora, una impresora y otros elementos.

El Instituto Cultural y Recreativo del Discapacitado (ICReD) arrancó la semana con una mala noticia. Durante la madrugada del lunes y la del martes entraron a robar en el edificio, ubicado en Almafuerte 471. Los ladrones rompieron la ventana de madera que da a la calle, y que es de la dirección, para poder llevarse una computadora, una impresora y otros elementos.

Del primer episodio se dieron cuenta el lunes a la mañana, cuando el personal llegó para abrir las puertas del lugar. “Nos robaron un CPU y la pantalla, donde teníamos todos los datos de nuestros alumnos con su historia clínica. Era lo más importante que había”, lamentó Alejandro Maranghello, el presidente de ICReD.

El hombre contó que el martes a las 6 recibió un llamado del casero del edificio, que vive en la parte de atrás, y le dio la lamentable noticia de que habían vuelto a robar en el establecimiento. “Me dijo que escuchó ladrar a la perra, cuando salió vio que los ladrones se escapaban y que una camioneta los esperaba en marcha a la mitad de la otra cuadra. Esta vez, nos llevaron la impresora, un aparato del sistema de la Autopista de la Información que le brinda internet a la escuela y creemos que no alcanzaron a llevarse el televisor del SUM. Además rompieron las puertas del armario, unos cajones del fichero y el escritorio”, detalló.

Maranghello cree que por cómo se dieron los episodios, los autores serían los mismos que ingresaron el lunes. “Nos llamó la atención la impunidad de esta gente, para venir nuevamente al otro día y encima con un vehículo para llevarse todo lo que pudieran. Según nos contó el casero, eran dos muchachos jóvenes, flacos y altos, y la camioneta tenía marcas de óxido”, manifestó.

Actualmente ICReD tiene una matrícula de 45 chicos con discapacidades mentales y motrices severas, de diferentes edades. De lunes a viernes, de 10 a 17, les brindan el desayuno, el almuerzo y la merienda, y realizan distintos talleres culturales y educativos.

“Venir a robar a una escuela como esta no tiene explicación. Estamos muy tristes, sentimos un bajón muy grande. Si bien no eran cosas de mucho valor para nosotros eran importantes, sobre todo la máquina que tenía toda la información”, expresó el presidente, con impotencia y dolor.

Maranghello comentó que la organización hace un "sacrificio muy grande" para cubrir todos los gastos de los alumnos, del personal y la infraestructura. “Todo lo que hacemos y compramos nos cuesta mucho. Hace poco juntamos dinero entre los docentes y autoridades para pintar el salón multiuso. Ahora tenemos que pensar en adquirir una computadora y una impresora nueva, pero se nos hace imposible”, afirmó.

Por eso, apelo a la solidaridad de la comunidad: “Si alguien nos quiere dar una mano o donar una computadora que no utilice, la vamos a recibir encantados”.

Ayer a la mañana, después de haber ocurrido el segundo robo, el directivo del instituto acudió a la Comisaría 8ª, frente a plaza Pedernera, para denunciar ambos hechos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En dos días, entraron a robar dos veces en la sede del ICReD

Rompieron la ventana de la dirección para llevarse una computadora, una impresora y otros elementos.

Otros daños. Maranghello comentó que rompieron las puertas del armario, los cajones del fichero y el escritorio. Fotos: Héctor Portela.

El Instituto Cultural y Recreativo del Discapacitado (ICReD) arrancó la semana con una mala noticia. Durante la madrugada del lunes y la del martes entraron a robar en el edificio, ubicado en Almafuerte 471. Los ladrones rompieron la ventana de madera que da a la calle, y que es de la dirección, para poder llevarse una computadora, una impresora y otros elementos.

Del primer episodio se dieron cuenta el lunes a la mañana, cuando el personal llegó para abrir las puertas del lugar. “Nos robaron un CPU y la pantalla, donde teníamos todos los datos de nuestros alumnos con su historia clínica. Era lo más importante que había”, lamentó Alejandro Maranghello, el presidente de ICReD.

El hombre contó que el martes a las 6 recibió un llamado del casero del edificio, que vive en la parte de atrás, y le dio la lamentable noticia de que habían vuelto a robar en el establecimiento. “Me dijo que escuchó ladrar a la perra, cuando salió vio que los ladrones se escapaban y que una camioneta los esperaba en marcha a la mitad de la otra cuadra. Esta vez, nos llevaron la impresora, un aparato del sistema de la Autopista de la Información que le brinda internet a la escuela y creemos que no alcanzaron a llevarse el televisor del SUM. Además rompieron las puertas del armario, unos cajones del fichero y el escritorio”, detalló.

Maranghello cree que por cómo se dieron los episodios, los autores serían los mismos que ingresaron el lunes. “Nos llamó la atención la impunidad de esta gente, para venir nuevamente al otro día y encima con un vehículo para llevarse todo lo que pudieran. Según nos contó el casero, eran dos muchachos jóvenes, flacos y altos, y la camioneta tenía marcas de óxido”, manifestó.

Actualmente ICReD tiene una matrícula de 45 chicos con discapacidades mentales y motrices severas, de diferentes edades. De lunes a viernes, de 10 a 17, les brindan el desayuno, el almuerzo y la merienda, y realizan distintos talleres culturales y educativos.

“Venir a robar a una escuela como esta no tiene explicación. Estamos muy tristes, sentimos un bajón muy grande. Si bien no eran cosas de mucho valor para nosotros eran importantes, sobre todo la máquina que tenía toda la información”, expresó el presidente, con impotencia y dolor.

Maranghello comentó que la organización hace un "sacrificio muy grande" para cubrir todos los gastos de los alumnos, del personal y la infraestructura. “Todo lo que hacemos y compramos nos cuesta mucho. Hace poco juntamos dinero entre los docentes y autoridades para pintar el salón multiuso. Ahora tenemos que pensar en adquirir una computadora y una impresora nueva, pero se nos hace imposible”, afirmó.

Por eso, apelo a la solidaridad de la comunidad: “Si alguien nos quiere dar una mano o donar una computadora que no utilice, la vamos a recibir encantados”.

Ayer a la mañana, después de haber ocurrido el segundo robo, el directivo del instituto acudió a la Comisaría 8ª, frente a plaza Pedernera, para denunciar ambos hechos.

Logín