21.3°SAN LUIS - Martes 22 de Septiembre de 2020

21.3°SAN LUIS - Martes 22 de Septiembre de 2020

EN VIVO

En lo que va del año las naftas en San Luis aumentaron un 34,5%

En diez meses la súper de YPF pegó un salto de $14 y la premium de $16. Solo este mes sufrieron un incremento del 10%. En las estaciones anticipan más ajustes en diciembre.

Por redacción
| 15 de noviembre de 2019
La diferencia de precios entre las provincias y Buenos Aires alcanza el 11 por ciento. Foto: El Diario.

 

Igual que en marzo de este año, en noviembre el valor de los combustibles sufrió un doble aumento (un 5% el viernes  y otro 5% ayer) y totaliza el 10%. En el año ya hubo nueve ajustes, lo que provocó que el alza en San Luis en diez meses sea del 34,5 por ciento. Este último movimiento de precios generó que en YPF la nafta súper desde febrero haya pegado un salto de $14 (de $33,99 a $54,24)  y la premium de $16 (de $45,99 a $62,04).

 

Los sufridos automovilistas puntanos intentaron “ahorrar” algo el miércoles por la noche haciendo largas filas para poder llenar el tanque antes de la fuerte suba que se produjo ayer. En las estaciones de la petrolera estatal YPF la súper sigue siendo la más barata frente a sus competidoras Shell y Axion: el litro de súper cuesta $54,24. La Premium saltó a $62,04 mientras que el gasoil se ubica en los $50,69 y $60,44, para el caso del Euro Diésel.

 

La refinadora holandesa también actualizó su pizarra y vende la súper a $54,89; la V-Power a $61,92 y los diésel a $52,22 y $61,09, respectivamente. Mientras que en las estaciones de servicio Axion la nafta se vende a $54,76 y la Quantum a $61,95.

 

En los surtidores de gasoil ahora se debe pagar $51,98 y $61,09 por cada litro, según el octanaje.

 

A partir de ahora llenar el tanque de un auto mediano, que en promedio carga 50 litros, le insumirá a los automovilistas más de $2.700, en caso de que lo haga con súper, y poco más de $3.100, si en cambio, requiere del combustible Premium. 

 

Muy atrás quedó en el recuerdo de los consumidores que este año empezó con un leve descenso en los precios el pasado 9 de enero: en aquel momento fue del 1 por ciento promedio y el litro de súper quedó en $39,99 y la premium en $45,99. Pero a partir de febrero comenzaron los sacudones: subió 2 por ciento. El 1º de marzo aumentó 2,5 por ciento; el 30 del mismo mes pegó otro estirón hasta el 4,5 por ciento y un mes después (el 30 de abril) se incrementó otro 4 por ciento; para cerrar el 1º de junio con otro 1,5 y redondear un 14,8 por ciento de aumento en el primer semestre.

 

 

 

El 2 de julio se produjo el primer incremento del segundo semestre del 2,5 y hasta septiembre no hubo cambios, porque recién el jueves 19 el gobierno nacional autorizó la segunda actualización que fue del 4 por ciento. Durante esos tres meses, previo y posterior a la PASO, el gobierno nacional había decidido no aumentarlos mediante un acuerdo con las petroleras ya que desde octubre de 2017 el precio había sido liberado. El valor del combustible a nivel local estaba atado a un acuerdo entre la industria y las provincias, con supervisión de la Nación. En ese esquema, el sector pactaba importes con revisiones con base en la variación del peso frente al dólar y al valor del barril que se obtenía en el país.

 

Pero el resultado adverso en las PASO para Mauricio Macri provocó que el lunes 12 de agosto se disparara el dólar hasta los 50 pesos y con él todos los precios. Eso obligó al presidente a tener que tomar medidas que él mismo calificó de “alivio”, que incluyeron el congelamiento del precio de las naftas por noventa días hasta el 13 de noviembre. Aunque esta medida se quebró el 19 de septiembre cuando se autorizó una actualización del 4 por ciento y el pasado viernes 1 de noviembre, otra vez, estableció un incremento del 5 por ciento como lo venían reclamando las petroleras. Era porque el valor del dólar superó la barrera de los $60 y eso provocó el desabastecimiento en varias ciudades del país.

 

Finalmente, el miércoles terminó el “congelamiento” y otra vez se reacomodaron los precios un 5 por ciento más, y ya hay anuncios de por lo menos otro incremento antes del 10 de diciembre cuando asuma el mandatario electo, Alberto Fernández. El presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), Gabriel Bornoroni, le anticipó al diario Ámbito Financiero que "las petroleras están informando que todavía tienen un atraso del 15 por ciento”, mientras que Raúl Castellanos, secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, consideró que "es probable que el 10 de diciembre el precio de la súper esté en torno a los $60”.

 

 

En Buenos Aires, más barato

 

La brecha entre los precios de los combustibles en la Capital Federal y el resto del país volvió a quedar en evidencia luego de este nuevo incremento debido a que ya alcanza el 11 por ciento, lo que significa más de cinco pesos de diferencia.

 

Con este aumento del 5 por ciento aplicado el jueves, el litro de súper en los surtidores de YPF pasó de $47,79 a $50,19 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mientras que en Córdoba, por ejemplo, tocó los $55,59. Y en la provincia de Corrientes el valor del mismo producto trepó hasta los $55,04. La brecha es aún más alarmante con las estaciones de servicio de bandera blanca de esa provincia: en Sauce y Chavarría el litro de nafta súper escaló por encima de los $58, mientras que la premium supera los $63. En los surtidores de YPF de la Capital Federal, el litro de premium pasó de $55,14 a $57,94. En Mendoza la súper subió a $51,54 y $55 en Rosario.

 

 

Comentá vos tambien...