Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Mario y "Chula", una dupla que plasma su arte en las paredes de la provincia

Hace quince años crea murales inspirado en la obra de Molina Campos, siempre acompañado de su perra.

M ario García tiene 62 y hace unos 15 años decidió cambiar el rumbo de su vida y profesión. De ser maestro yesero, optó por un trabajo más creativo, donde los colores se resaltan y cobran vida a través de los dibujos que plasma en las paredes creando murales en relieve o 3D, como él los llama.

Es un hombre que no pasa desapercibido, siempre viaja en su moto acompañado de su mascota “Chula”, una perrita de color negro, que con un simpático casco hecho a la medida hace que más de uno gire la cabeza para ver cómo este par transita las calles de San Luis. Por mucho tiempo también se los vio por El Trapiche, lugar donde por casi un año desplegó su trabajo en las paredes de los puentes y refugios de las paradas de colectivo de la localidad.

Ahora, hombre y perra circulan las calles de la capital puntana. Se los puede encontrar en alguna esquina, uno subido a una escalera, el otro recostado a la sombra de árbol o poste de luz. Es que Mario, desde hace unas semanas se dedica a embellecer algunas de las paredes de la ciudad con los dibujos de Molina Campos.

Así lo encontró El Diario de la República en la esquina de Chacabuco y Lavalle durante una tarde primaveral cuando el sol todavía estaba en lo alto y le permitía tener la luz suficiente para pintar. Tomándose unos minutos de su tarea, se bajó de la escalera para contar su historia.

Mario llegó a la Argentina cuando tenía 11 años, vivió hasta los 29 en La Quiaca, Jujuy. “A esa edad, más o menos, me vine directamente a Villa Mercedes para trabajar en la construcción, era maestro yesero. Pero hace unos 15 años decidí dejarlo y dedicarme al arte, a pintar y lo logré plasmando en las paredes los dibujos de Molina Campos”, comentó.

En su voz se nota el acento de su ciudad de origen, por más que han pasado más de 50 años que vive en Argentina. “En Villa Mercedes habré pintado unos 50 murales, pero donde más trabajo tuve fue en El Trapiche, ahí realicé como 120. Me contrató la Municipalidad para que embelleciera las paredes de los puentes y los refugios de colectivo”, indicó. Pero además ha pintado murales en Villa de la Quebrada, Nueva Galia, San Juan y Chaco.

La técnica que utiliza la describe como pintura en relieve o 3D. “No importa el estado en que esté la pared, yo me acomodo a ella. Primero trazo las líneas que darán vida al dibujo para luego rellenarlas con cemento. El último paso es la pintura, que con ella se realza todo”, dijo.

Sus murales tienen un costo que va de los 8 mil a los 10 mil pesos. “Hace 4 meses que comencé a pintar en San Luis. Esta es una pared cedida gratuitamente para que dé a conocer mi arte”, dijo y agregó: “También estoy por realizar uno en la zona del Paseo del Padre, ahí me contrataron al igual a los que hice para la comunidad boliviana en el predio que tienen en el Parque Industrial Norte”, finalizó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Mario y "Chula", una dupla que plasma su arte en las paredes de la provincia

Hace quince años crea murales inspirado en la obra de Molina Campos, siempre acompañado de su perra.

Siempre juntos. Mario y "Chula" viajan por las distintas localidades de San Luis para practicar su arte. Solo en El Trapiche pintaron más de cien murales. 

M ario García tiene 62 y hace unos 15 años decidió cambiar el rumbo de su vida y profesión. De ser maestro yesero, optó por un trabajo más creativo, donde los colores se resaltan y cobran vida a través de los dibujos que plasma en las paredes creando murales en relieve o 3D, como él los llama.

Es un hombre que no pasa desapercibido, siempre viaja en su moto acompañado de su mascota “Chula”, una perrita de color negro, que con un simpático casco hecho a la medida hace que más de uno gire la cabeza para ver cómo este par transita las calles de San Luis. Por mucho tiempo también se los vio por El Trapiche, lugar donde por casi un año desplegó su trabajo en las paredes de los puentes y refugios de las paradas de colectivo de la localidad.

Ahora, hombre y perra circulan las calles de la capital puntana. Se los puede encontrar en alguna esquina, uno subido a una escalera, el otro recostado a la sombra de árbol o poste de luz. Es que Mario, desde hace unas semanas se dedica a embellecer algunas de las paredes de la ciudad con los dibujos de Molina Campos.

Así lo encontró El Diario de la República en la esquina de Chacabuco y Lavalle durante una tarde primaveral cuando el sol todavía estaba en lo alto y le permitía tener la luz suficiente para pintar. Tomándose unos minutos de su tarea, se bajó de la escalera para contar su historia.

Mario llegó a la Argentina cuando tenía 11 años, vivió hasta los 29 en La Quiaca, Jujuy. “A esa edad, más o menos, me vine directamente a Villa Mercedes para trabajar en la construcción, era maestro yesero. Pero hace unos 15 años decidí dejarlo y dedicarme al arte, a pintar y lo logré plasmando en las paredes los dibujos de Molina Campos”, comentó.

En su voz se nota el acento de su ciudad de origen, por más que han pasado más de 50 años que vive en Argentina. “En Villa Mercedes habré pintado unos 50 murales, pero donde más trabajo tuve fue en El Trapiche, ahí realicé como 120. Me contrató la Municipalidad para que embelleciera las paredes de los puentes y los refugios de colectivo”, indicó. Pero además ha pintado murales en Villa de la Quebrada, Nueva Galia, San Juan y Chaco.

La técnica que utiliza la describe como pintura en relieve o 3D. “No importa el estado en que esté la pared, yo me acomodo a ella. Primero trazo las líneas que darán vida al dibujo para luego rellenarlas con cemento. El último paso es la pintura, que con ella se realza todo”, dijo.

Sus murales tienen un costo que va de los 8 mil a los 10 mil pesos. “Hace 4 meses que comencé a pintar en San Luis. Esta es una pared cedida gratuitamente para que dé a conocer mi arte”, dijo y agregó: “También estoy por realizar uno en la zona del Paseo del Padre, ahí me contrataron al igual a los que hice para la comunidad boliviana en el predio que tienen en el Parque Industrial Norte”, finalizó.

Logín