Escuchá acá la 90.9
X

Marilina Bertoldi desplegó todo su talento y feminismo en San Luis

En un show impecable, de una hora y media, la cantante brindó todo su poder compositivo, primero con la guitarra y luego con el sampleo de instrumentos.

Las luchas que mantienen las mujeres músicas por ocupar más espacios en los escenarios encuentran en Marilina Bertoldi a una escudera que ya ganó algunas batallas. La primera, posiblemente la más difícil, fue inmiscuirse en una escena que siempre miró a las mujeres con cierto desdén.

El hecho de ganar el premio Gardel de Oro por su excelente disco "Prender un fuego" fue la puntada final de un reconocimiento que demoró demasiado. Desde hace por lo menos una década que la joven nacida en Sunchales merece una atención especial, primero como cantante de "Connor questa", la banda que desarmó para emprender el después, su carrera solista que ya tiene cuatro discos.

 

 

El debut en San Luis de la cantante del año fue escuchado (y disfrutado) por unas 250 personas, en su mayoría mujeres de menos de 30 años, que sintieron el empoderamiento en primera persona, una sensación que las acompaña hace algún tiempo.

Chicas con hijas solas, pañuelos verdes en busca del objetivo, chicas que bailaron con chicas y chicos que asistieron en silencio al festín femenino conformaron un público que sorprendió a Marilina -según lo dijo directamente sobre el escenario- no sólo con el fervor sino también con una serie de gestos concretos, como el regalo de un retrato dibujado a lápiz y la respuesta en cada canción.

 

 

Pero el asombro mayor en Bertoldi recayó cuando un grupo de chicas hizo un cántico futbolero que bien podría ser considerado un estreno en la parafernalia feminista: "Olé, olé, olé olá/las tortilleras cada día somos más". La cantante saludó la ocurrencia con los dedos en V.

El inicio fue también sorpresivo, pero para el público. Sin previo aviso, ni siquiera a las productoras locales, Marilina subió al escenario tomó la guitarra y empezó su recital. Eran las 23:35 y una hora y media después se bajó rodeada de personal de seguridad y de chicas que querían sacarse una foto con la estrella.

En el plano musical, el show fue impecable, de lo mejor que se vio en el año en la provincia. La cantante desplegó su poder compositivo en la soledad del escenario primero con la guitarra y luego con el sampleo de instrumentos. Con esa modalidad, hizo "Fumar de día" y "O no?", los dos temas más difundidos del disco.

 

 

"Este formato demuestra que se puede hacer una carrera sola, a veces no hace falta una banda. Es cuestión de hacer canciones y salir a tocarlas como sea", dijo la solista ante su público en el que, según anunció, fue el último show del año con ese método.

Como ya es un clásico en sus recitales, Marilina hizo una versión de "Whats up?", el clásico de Linda Perry -a quien reivindicó como compositora y lesbiana- y relacionó el momento en que la líder de "4 Non blondes" escribió la canción con el que se está viviendo en la actualidad. A pedido del público, y para no irse con la sensación amarga que produce un tema tan fuerte como ese, Marilina regresó para hacer "Cosas dulces" y demostrar que también la ternura es parte de su ser artístico. 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Marilina Bertoldi desplegó todo su talento y feminismo en San Luis

En un show impecable, de una hora y media, la cantante brindó todo su poder compositivo, primero con la guitarra y luego con el sampleo de instrumentos.

Fotos: Marianela Sánchez 

Las luchas que mantienen las mujeres músicas por ocupar más espacios en los escenarios encuentran en Marilina Bertoldi a una escudera que ya ganó algunas batallas. La primera, posiblemente la más difícil, fue inmiscuirse en una escena que siempre miró a las mujeres con cierto desdén.

El hecho de ganar el premio Gardel de Oro por su excelente disco "Prender un fuego" fue la puntada final de un reconocimiento que demoró demasiado. Desde hace por lo menos una década que la joven nacida en Sunchales merece una atención especial, primero como cantante de "Connor questa", la banda que desarmó para emprender el después, su carrera solista que ya tiene cuatro discos.

 

 

El debut en San Luis de la cantante del año fue escuchado (y disfrutado) por unas 250 personas, en su mayoría mujeres de menos de 30 años, que sintieron el empoderamiento en primera persona, una sensación que las acompaña hace algún tiempo.

Chicas con hijas solas, pañuelos verdes en busca del objetivo, chicas que bailaron con chicas y chicos que asistieron en silencio al festín femenino conformaron un público que sorprendió a Marilina -según lo dijo directamente sobre el escenario- no sólo con el fervor sino también con una serie de gestos concretos, como el regalo de un retrato dibujado a lápiz y la respuesta en cada canción.

 

 

Pero el asombro mayor en Bertoldi recayó cuando un grupo de chicas hizo un cántico futbolero que bien podría ser considerado un estreno en la parafernalia feminista: "Olé, olé, olé olá/las tortilleras cada día somos más". La cantante saludó la ocurrencia con los dedos en V.

El inicio fue también sorpresivo, pero para el público. Sin previo aviso, ni siquiera a las productoras locales, Marilina subió al escenario tomó la guitarra y empezó su recital. Eran las 23:35 y una hora y media después se bajó rodeada de personal de seguridad y de chicas que querían sacarse una foto con la estrella.

En el plano musical, el show fue impecable, de lo mejor que se vio en el año en la provincia. La cantante desplegó su poder compositivo en la soledad del escenario primero con la guitarra y luego con el sampleo de instrumentos. Con esa modalidad, hizo "Fumar de día" y "O no?", los dos temas más difundidos del disco.

 

 

"Este formato demuestra que se puede hacer una carrera sola, a veces no hace falta una banda. Es cuestión de hacer canciones y salir a tocarlas como sea", dijo la solista ante su público en el que, según anunció, fue el último show del año con ese método.

Como ya es un clásico en sus recitales, Marilina hizo una versión de "Whats up?", el clásico de Linda Perry -a quien reivindicó como compositora y lesbiana- y relacionó el momento en que la líder de "4 Non blondes" escribió la canción con el que se está viviendo en la actualidad. A pedido del público, y para no irse con la sensación amarga que produce un tema tan fuerte como ese, Marilina regresó para hacer "Cosas dulces" y demostrar que también la ternura es parte de su ser artístico. 

 

Logín