Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Acusan al Municipio de San Luis de frenar el desarrollo de una urbanización

En la Asociación Boliviana Urkupiña  dicen que la Comuna aprobó planos que no eran los acordados. 

Una vez más, 122 familias de la Asociación Boliviana Urkupiña fueron decepcionadas por el accionar del Municipio y deberán seguir esperando y luchando para poder urbanizar sus lotes en el sur de la ciudad, donde afirman que ya hay gente viviendo sin los servicios básicos. En una movida que consideran "electoralista", la Comuna los llamó esta semana para comunicarles la "preaprobación" de los planos, que no eran los convenidos por los damnificados. Además, aseguraron que una aprobación previa no tiene validez legal. El representante legal de estos propietarios, Guillermo Strazza, aseguró que "Picco y Ponce estafan a la gente".

"Hace tres días se comunicaron con ellos desde la Municipalidad, de parte del candidato a intendente Enrique Picco. Una vez más hicieron la trampa que vienen haciéndole a esta gente hace ya 14 años. De la noche a la mañana sacaron una aprobación provisoria de planos que no existe y, además, por unos planos que no son los convenidos. Esto fue algo para que digamos que cumplieron pero, cuando miramos el plano, vemos que invadieron un terreno privado de Urkupiña con loteos para la Municipalidad. Serba se ha metido con caños que no corresponden, haciendo uso de la propiedad privada sin autorización. Hay un abuso de autoridad feroz", sentenció Strazza.

Alejandro Sino —titular de la empresa del mismo nombre, que trabaja junto a Urkupiña por la validez de los planos y es quien prestará los servicios— afirmó: "La gente está muy enojada porque se le ha prometido una aprobación definitiva, la que le va a permitir tener su escritura. Ellos no piden nada gratis, lo único que quieren es el plano aprobado. Hemos agachado la cabeza durante mucho tiempo, cumpliendo con todo lo que nos pidieron, pero ya vemos que no hay voluntad de solución. Esa previa aprobación que nos dieron no existe y no nos sirve porque hoy hay familias viviendo en una situación espantosa".

La Asociación Urkupiña que nuclea a muchas familias, la mayoría  de origen boliviano, lanzó un plan de viviendas para su gente hace 14 años. Encontraron un predio de ocho hectáreas cerca de la Autopista de las Serranías Puntanas en su intersección con la ruta 3, que pagaron en cuotas y empezaron a lotear. Lo que les falta desde ese entonces es la urbanización, es decir, las obras necesarias para llevar los servicios básicos a esos hogares (los trabajos también correrían por cuenta de ellos), para lo cual es necesario que la Comuna apruebe los planos, algo que las repetidas trabas burocráticas impuestas por la intendencia de Ponce hacen que sea una verdadera quimera.

"Hay 122 lotes vendidos y hoy hay 22 propietarios que están dentro viviendo, sin agua ni luz. Por ejemplo, cuando uno va a Edesal, exigen tener los planos aprobados. El Municipio no lo hace y eso genera que estas personas que están viviendo, que han comprado el lote y han pagado, no puedan tener los servicios básicos a través de las empresas", manifestó el representante legal.

Luego agregó: "No sé si es por discriminación, porque esto se originó con el pueblo boliviano. Veo que a Ponce y a Picco les gustan los bolivianos para pedirles el voto, pero no para aprobarles los planos".

Ponce recibió a Sino ayer alrededor del mediodía, reunión de la que también participó Picco vía teléfono, según manifestó Strazza. Informó que en el encuentro no hubo soluciones concretas por parte de las autoridades municipales, sino la repetida promesa de aprobar los planos que anhela Urkupiña.

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Acusan al Municipio de San Luis de frenar el desarrollo de una urbanización

En la Asociación Boliviana Urkupiña  dicen que la Comuna aprobó planos que no eran los acordados. 

Espera. Los vecinos dicen que ya hay gente que vive sin servicios en el loteo que tiene aprobación provisoria.

Una vez más, 122 familias de la Asociación Boliviana Urkupiña fueron decepcionadas por el accionar del Municipio y deberán seguir esperando y luchando para poder urbanizar sus lotes en el sur de la ciudad, donde afirman que ya hay gente viviendo sin los servicios básicos. En una movida que consideran "electoralista", la Comuna los llamó esta semana para comunicarles la "preaprobación" de los planos, que no eran los convenidos por los damnificados. Además, aseguraron que una aprobación previa no tiene validez legal. El representante legal de estos propietarios, Guillermo Strazza, aseguró que "Picco y Ponce estafan a la gente".

"Hace tres días se comunicaron con ellos desde la Municipalidad, de parte del candidato a intendente Enrique Picco. Una vez más hicieron la trampa que vienen haciéndole a esta gente hace ya 14 años. De la noche a la mañana sacaron una aprobación provisoria de planos que no existe y, además, por unos planos que no son los convenidos. Esto fue algo para que digamos que cumplieron pero, cuando miramos el plano, vemos que invadieron un terreno privado de Urkupiña con loteos para la Municipalidad. Serba se ha metido con caños que no corresponden, haciendo uso de la propiedad privada sin autorización. Hay un abuso de autoridad feroz", sentenció Strazza.

Alejandro Sino —titular de la empresa del mismo nombre, que trabaja junto a Urkupiña por la validez de los planos y es quien prestará los servicios— afirmó: "La gente está muy enojada porque se le ha prometido una aprobación definitiva, la que le va a permitir tener su escritura. Ellos no piden nada gratis, lo único que quieren es el plano aprobado. Hemos agachado la cabeza durante mucho tiempo, cumpliendo con todo lo que nos pidieron, pero ya vemos que no hay voluntad de solución. Esa previa aprobación que nos dieron no existe y no nos sirve porque hoy hay familias viviendo en una situación espantosa".

La Asociación Urkupiña que nuclea a muchas familias, la mayoría  de origen boliviano, lanzó un plan de viviendas para su gente hace 14 años. Encontraron un predio de ocho hectáreas cerca de la Autopista de las Serranías Puntanas en su intersección con la ruta 3, que pagaron en cuotas y empezaron a lotear. Lo que les falta desde ese entonces es la urbanización, es decir, las obras necesarias para llevar los servicios básicos a esos hogares (los trabajos también correrían por cuenta de ellos), para lo cual es necesario que la Comuna apruebe los planos, algo que las repetidas trabas burocráticas impuestas por la intendencia de Ponce hacen que sea una verdadera quimera.

"Hay 122 lotes vendidos y hoy hay 22 propietarios que están dentro viviendo, sin agua ni luz. Por ejemplo, cuando uno va a Edesal, exigen tener los planos aprobados. El Municipio no lo hace y eso genera que estas personas que están viviendo, que han comprado el lote y han pagado, no puedan tener los servicios básicos a través de las empresas", manifestó el representante legal.

Luego agregó: "No sé si es por discriminación, porque esto se originó con el pueblo boliviano. Veo que a Ponce y a Picco les gustan los bolivianos para pedirles el voto, pero no para aprobarles los planos".

Ponce recibió a Sino ayer alrededor del mediodía, reunión de la que también participó Picco vía teléfono, según manifestó Strazza. Informó que en el encuentro no hubo soluciones concretas por parte de las autoridades municipales, sino la repetida promesa de aprobar los planos que anhela Urkupiña.

 

 

Logín