Escuchá acá la 90.9
X

Desagües de Lafinur: una obra municipal que se queda a mitad de camino

Aún resta más de un kilómetro de extensión para finalizarla. En las últimas semanas bajó  el ritmo de los trabajos.

El 15 de marzo de 2019, Dios mediante, tendremos desagües que beneficiarán a 40 mil personas del oeste de la ciudad", había asegurado un año antes Ramón Zarrabeitía, por aquel entonces secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de San Luis. Hoy, casi nueve meses después de aquella fecha prometida para la inauguración de los desagües pluviales de la avenida Lafinur, la obra no está ni cerca de finalizar (los plazos empezaron a correr en marzo del año pasado). Con el cambio de gestión que será el 10 de diciembre, la actual administración de Enrique Ponce dejará un gran proyecto inconcluso. La extensión llegó hasta la 9 de Julio y todavía queda más de un kilómetro de trabajos para culminar en el río San Luis. La ejecución del proyecto también quedó caracterizada por un sinfín de desprolijidades, que despertó las quejas de comerciantes y vecinos de la zona, quienes afirmaron que bajó el ritmo de las tareas en las últimas semanas.

Actualmente los trabajos se llevan adelante en distintos frentes. La extensión del conducto principal se hace de norte a sur, llegó hasta la 9 de Julio y las tareas se realizan entre esta arteria y 25 de Mayo. También hay empleadores de la constructora Premoldeados San Luis SA en el cruce de Lafinur e Illia ejecutando un "empalme" con el caño principal. Se esperaba que esta parte estuviera lista para fines de noviembre, por lo que ya presenta demoras.

Además se construyen los sumideros en las calles que cruzan a Lafinur. Junín y Belgrano son las arterias que hoy lucen con los cordones picados por la obra. Hay huecos en el pavimento que son tapados con barriles como medida de seguridad. Como símbolo de la desprolijidad, frente al Instituto de Ciencia y Tecnología está uno de los módulos de hormigón usados para el conducto, que yace todo pintado a un costado de la avenida, a varias cuadras de donde hoy se construye el desagüe.

Ricardo Gutiérrez, empleado de una estación de servicio, afirmó: "A la empresa la ha perjudicado mucho esta obra por los distintos tramos que han cortado, aparte de las grandes demoras que están teniendo. Rompieron dos o tres veces en los mismos lugares. La gente que va en vehículo está confundida, porque un día está cortado, al día siguiente no. Ha sido todo muy caótico. Sentimos bajas a nivel comercial".

Mariano Rodríguez, vecino de la Lafinur, agregó: "Estamos enojados porque esta obra está demorando muchos más meses de lo que prometieron. No veo que trabajen muchas horas y por eso es el atraso. En horas pico hay caos de tránsito y los comerciantes también tienen pérdidas. Además está el problema de la suciedad, porque se levanta un montón de polvo que entra a las casas y negocios".

La obra la ejecuta la empresa, la Municipalidad se encarga de las inspecciones y los fondos por casi 80 millones de pesos están a cargo de Nación. En representación del Gobierno Central vino en repetidas oportunidades para constatar de cerca el desarrollo de los trabajos Rogelio Frigerio, ministro del Interior. 

En la Comuna aseguraron que las demoras se debieron a complejidades que encontraron en el subsuelo de las zonas que rompieron.

El Diario trató de comunicarse con autoridades municipales para que detallen sobre el avance actual del proyecto, pero no contestaron a los requerimientos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Desagües de Lafinur: una obra municipal que se queda a mitad de camino

Aún resta más de un kilómetro de extensión para finalizarla. En las últimas semanas bajó  el ritmo de los trabajos.

No termina. A pesar de las promesas, Ponce se irá sin finalizar el proyecto. Foto: El Diario.

El 15 de marzo de 2019, Dios mediante, tendremos desagües que beneficiarán a 40 mil personas del oeste de la ciudad", había asegurado un año antes Ramón Zarrabeitía, por aquel entonces secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de San Luis. Hoy, casi nueve meses después de aquella fecha prometida para la inauguración de los desagües pluviales de la avenida Lafinur, la obra no está ni cerca de finalizar (los plazos empezaron a correr en marzo del año pasado). Con el cambio de gestión que será el 10 de diciembre, la actual administración de Enrique Ponce dejará un gran proyecto inconcluso. La extensión llegó hasta la 9 de Julio y todavía queda más de un kilómetro de trabajos para culminar en el río San Luis. La ejecución del proyecto también quedó caracterizada por un sinfín de desprolijidades, que despertó las quejas de comerciantes y vecinos de la zona, quienes afirmaron que bajó el ritmo de las tareas en las últimas semanas.

Actualmente los trabajos se llevan adelante en distintos frentes. La extensión del conducto principal se hace de norte a sur, llegó hasta la 9 de Julio y las tareas se realizan entre esta arteria y 25 de Mayo. También hay empleadores de la constructora Premoldeados San Luis SA en el cruce de Lafinur e Illia ejecutando un "empalme" con el caño principal. Se esperaba que esta parte estuviera lista para fines de noviembre, por lo que ya presenta demoras.

Además se construyen los sumideros en las calles que cruzan a Lafinur. Junín y Belgrano son las arterias que hoy lucen con los cordones picados por la obra. Hay huecos en el pavimento que son tapados con barriles como medida de seguridad. Como símbolo de la desprolijidad, frente al Instituto de Ciencia y Tecnología está uno de los módulos de hormigón usados para el conducto, que yace todo pintado a un costado de la avenida, a varias cuadras de donde hoy se construye el desagüe.

Ricardo Gutiérrez, empleado de una estación de servicio, afirmó: "A la empresa la ha perjudicado mucho esta obra por los distintos tramos que han cortado, aparte de las grandes demoras que están teniendo. Rompieron dos o tres veces en los mismos lugares. La gente que va en vehículo está confundida, porque un día está cortado, al día siguiente no. Ha sido todo muy caótico. Sentimos bajas a nivel comercial".

Mariano Rodríguez, vecino de la Lafinur, agregó: "Estamos enojados porque esta obra está demorando muchos más meses de lo que prometieron. No veo que trabajen muchas horas y por eso es el atraso. En horas pico hay caos de tránsito y los comerciantes también tienen pérdidas. Además está el problema de la suciedad, porque se levanta un montón de polvo que entra a las casas y negocios".

La obra la ejecuta la empresa, la Municipalidad se encarga de las inspecciones y los fondos por casi 80 millones de pesos están a cargo de Nación. En representación del Gobierno Central vino en repetidas oportunidades para constatar de cerca el desarrollo de los trabajos Rogelio Frigerio, ministro del Interior. 

En la Comuna aseguraron que las demoras se debieron a complejidades que encontraron en el subsuelo de las zonas que rompieron.

El Diario trató de comunicarse con autoridades municipales para que detallen sobre el avance actual del proyecto, pero no contestaron a los requerimientos.

Logín