Escuchá acá la 90.9
X

Lo condenaron a 8 años y medio de prisión por abusar de su hija

El fiscal de Cámara había pedido que lo sentenciaran a 10 años y su defensor había solicitado la absolución.

Ayer F.Z. fue llevado de la Penitenciaría de San Luis a los tribunales de Villa Mercedes. El traslado fue solo para que escuchara el veredicto de la Cámara Penal 2 que lo juzgó en las últimas semanas por abusar de su hija mayor, amenazarla y también amenazar a su expareja, el 24 de febrero de 2016. El hombre seguramente esperaba que el de ayer fuera uno de sus últimos viajes, escoltado por la Policía, como un preso. Pero no fue así. Los jueces lo sentenciaron a ocho años y seis meses de prisión.

"Lo tomó mal", fue lo único que alcanzó a decir Pascual Celdrán sobre el estado de ánimo de su cliente, con quien no pudo hablar de manera distendida tras el fallo.

Sin embargo, el defensor le adelantó a El Diario que no se quedará con lo resuelto por los jueces  Daniela Estrada, María Silvia del Castillo y Aníbal Astudillo, sino que planteará un recurso de casación porque, a su modo de ver, no había pruebas para condenarlo.

"En este tipo de causas, que se producen en la intimidad, generalmente se le cree solamente a la víctima, pero acá hay indicios grandes para creer que ella está mintiendo", dijo el letrado.

Para Celdrán la joven, que ahora  tiene 20 años, denunció a su padre porque estaba muy enojada con él desde que las abandonó a ella y a su madre para irse con otra pareja. "Cuando ellas van a denunciar, en teoría, cuando él la amenaza, ahí se entera la madre, van y hacen la denuncia y no nombran nada del abuso sexual. Evidentemente, ante semejante shock tuviste tiempo de llamar al novio de tu hija y todo, y no vas a ir a la Policía a decirle 'mirá, la abusó, aparte'", razonó.

La semana pasada, durante los alegatos, el fiscal de Cámara Ernesto Lutens había requerido que F.Z. fuera condenado a diez años de prisión. Y no solo eso, también pidió que enviaran copia de las actuaciones al juzgado de turno para que investigara el testimonio de la hija menor del acusado, puesto que, para él, también existe la posibilidad de que haya sido abusada por su padre.

Mientras que Celdrán le solicitó a la Cámara que tuviera en cuenta el principio in dubio pro reo,  aquel que sostiene que en caso de duda o falta de pruebas el acusado sea absuelto.

Pero el tribunal entendió que las pruebas no dejaban lugar a dudas acerca de la existencia del abuso y de la autoría del padre de la víctima.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Lo condenaron a 8 años y medio de prisión por abusar de su hija

El fiscal de Cámara había pedido que lo sentenciaran a 10 años y su defensor había solicitado la absolución.

El tribunal. Estuvo compuesto por los jueces María Silvia del Castillo, Daniela Estrada y Aníbal Atilio Astudillo. Foto: Poder Judicial.

Ayer F.Z. fue llevado de la Penitenciaría de San Luis a los tribunales de Villa Mercedes. El traslado fue solo para que escuchara el veredicto de la Cámara Penal 2 que lo juzgó en las últimas semanas por abusar de su hija mayor, amenazarla y también amenazar a su expareja, el 24 de febrero de 2016. El hombre seguramente esperaba que el de ayer fuera uno de sus últimos viajes, escoltado por la Policía, como un preso. Pero no fue así. Los jueces lo sentenciaron a ocho años y seis meses de prisión.

"Lo tomó mal", fue lo único que alcanzó a decir Pascual Celdrán sobre el estado de ánimo de su cliente, con quien no pudo hablar de manera distendida tras el fallo.

Sin embargo, el defensor le adelantó a El Diario que no se quedará con lo resuelto por los jueces  Daniela Estrada, María Silvia del Castillo y Aníbal Astudillo, sino que planteará un recurso de casación porque, a su modo de ver, no había pruebas para condenarlo.

"En este tipo de causas, que se producen en la intimidad, generalmente se le cree solamente a la víctima, pero acá hay indicios grandes para creer que ella está mintiendo", dijo el letrado.

Para Celdrán la joven, que ahora  tiene 20 años, denunció a su padre porque estaba muy enojada con él desde que las abandonó a ella y a su madre para irse con otra pareja. "Cuando ellas van a denunciar, en teoría, cuando él la amenaza, ahí se entera la madre, van y hacen la denuncia y no nombran nada del abuso sexual. Evidentemente, ante semejante shock tuviste tiempo de llamar al novio de tu hija y todo, y no vas a ir a la Policía a decirle 'mirá, la abusó, aparte'", razonó.

La semana pasada, durante los alegatos, el fiscal de Cámara Ernesto Lutens había requerido que F.Z. fuera condenado a diez años de prisión. Y no solo eso, también pidió que enviaran copia de las actuaciones al juzgado de turno para que investigara el testimonio de la hija menor del acusado, puesto que, para él, también existe la posibilidad de que haya sido abusada por su padre.

Mientras que Celdrán le solicitó a la Cámara que tuviera en cuenta el principio in dubio pro reo,  aquel que sostiene que en caso de duda o falta de pruebas el acusado sea absuelto.

Pero el tribunal entendió que las pruebas no dejaban lugar a dudas acerca de la existencia del abuso y de la autoría del padre de la víctima.

Logín