17.2°SAN LUIS - Miércoles 05 de Agosto de 2020

17.2°SAN LUIS - Miércoles 05 de Agosto de 2020

EN VIVO

Siguen una pista por el robo de más de un millón de pesos

Los ladrones se llevaron el auto en el que iba el dinero y lo abandonaron al oeste de la capital. También dejaron su moto.

Por redacción
| 24 de febrero de 2019
Búsqueda de huellas. Uno de los ladrones perdió el casco en el lugar donde consumaron el robo. Foto: Policía de San Luis.

Este sábado, un día después del asalto a los empleados de una constructora que iban a pagar los sueldos y fueron despojados de un millón cuatrocientos mil pesos, la Policía manejaba ya una línea de investigación que podría desembocar en la ubicación de los autores del atraco, aunque todavía le quedaba realizar mucho trabajo consistente en verificar datos y recolectar pruebas.

 

“Estamos ahí, no tenemos cien por ciento la certeza, pero hay una línea”, fue todo lo que admitió el jefe de la Comisaría 4ª, subcomisario Luis Martínez, cuando El Diario le consultó sobre la marcha de la pesquisa.

 

Las averiguaciones iban en distintas direcciones, en relación con cada una de las piezas del rompecabezas. Una de ellas es la moto Zanella 150 negra en la que andaban los delincuentes. La Policía buscó el número de identificación del vehículo para tratar de dar, a partir de ese dato, con el titular.

 

Los asaltantes la dejaron abandonada en la calle Río Gallegos, a metros del cruce con Intendente Aguirre Celi (la continuación hacia el oeste de la avenida Juan Gilberto Funes), donde consumaron el atraco.

 

Fue el viernes, diez minutos antes de la una de la tarde, en la zona oeste de la capital. Daniel Merlo y Darío Fet, empleados de la constructora “La Esperanza”, salieron de las oficinas de la empresa, en 25 de Mayo 2439. Llevaban cajas con los sobres en los que estaban repartidos los sueldos de la quincena del personal que trabaja en la construcción de viviendas, en cercanías del barrio Estrella del Sur. Totalizaban un millón 400 mil pesos.

 

Ese día, el dueño de “La Esperanza”, Hugo Chavero, subcontratista de obra pública, no contrató el servicio de custodia de un policía, como suele hacer en otras ocasiones, según declaró ante los investigadores.

 

En esta oportunidad, Fet salió en su Chevrolet Aveo gris, patente KWX 693, llevando el dinero. Merlo lo seguía en un Ford Ka negro de la empresa, matrícula MSS 738, a modo de custodia.

 

Salieron por 25 de Mayo hacia el oeste y doblaron al sur por Río Gallegos. Avanzaron unas cinco cuadras y cuando estaban a unos cuarenta metros de la esquina de Intendente Aguirre Celi, Merlo vio que dos hombres en una moto se le pusieron a la par a su compañero.

 

Sospechar que iban a asaltarlo y ver que el que iba de acompañante en la moto le apuntaba a Fet con un arma fue casi simultáneo. Entonces Merlo aceleró y embistió a los motochorros, que golpearon contra el costado izquierdo del Aveo y rodaron por el suelo, mientras le indicaba a su compañero que siguiera.

 

Fet frenó a un costado, mientras Merlo, en el Ka, iba hasta la esquina de Aguirre Celi y giraba en “U” para volver hacia donde estaban los delincuentes y su compañero. Volvió a encarar con el auto la moto de los ladrones, pero uno ya le estaba apuntando a Fet y le indicaba que se bajara del auto.

 

Merlo intentó agarrarle el arma, pero el asaltante lo redujo con un culatazo en la cabeza. Le causó una lesión por la que perdió bastante sangre.

 

Los delincuentes hicieron un tiro al aire y les ordenaron tirarse al piso, boca abajo. Se subieron al Aveo y escaparon hacia el oeste, en dirección al parque industrial norte.

 

“Donde ocurrió el hecho no hay cámaras de seguridad. En la zona oeste hay algunas cámaras de Seguridad Pública, además estuvimos haciendo un rastrillaje para ver si hay cámaras privadas, de casas o fábricas, pero no hay ninguna por los lugares por donde posiblemente escaparon”, indicó el jefe de la seccional 4ª.

 

“Hay dos posibles caminos que pueden haber tomado. Salen por Río Gallegos, hasta Aguirre Celi, que está a metros, giran a la derecha hacia el oeste; por ahí pueden haber llegado hasta  la calle 1 del parque industrial, haber tomado Santos Ortiz, por ahí hasta la ruta a Pescadores, y por ese camino, hasta donde dejaron el auto”, indicó Martínez.

 

La otra ruta posible es que hayan ido por Aguirre Celi al oeste, haber tomado la calle 1 y haber entrado al parque industrial, para pasar por la canera municipal y llegar al barrio 1º de Mayo o el barrio La República por un paso de tierra que conecta con la avenida Quinto Centenario. Pasando por esos barrios pueden haber de-sembocado en el lugar donde se desprendieron del auto.

 

Al Aveo, con las llaves puestas, lo dejaron en el viejo camino de tierra a San Jerónimo (una prolongación de la avenida España hacia el oeste), a cien metros del camino a Pescadores en dirección al centro de la ciudad. Lo único que los delincuentes sacaron del vehículo fue el dinero.

 

En el lugar del asalto, uno de los ladrones había perdido el casco, por las embestidas del automovilista. Eso permitió que las víctimas pudieran verle el rostro, pero no pudieron dar una descripción precisa de su fisonomía.

 

El otro siempre mantuvo la cabeza cubierta con el casco.

 

Los investigadores esperan que el elemento protector que perdió el ladrón, la moto y otros objetos que los peritos de Criminalística recogieron en la escena del robo les aporten indicios o pruebas para llegar hasta los autores del atraco. Mientras trabajan con la convicción de que los ladrones contaron con información interna de la empresa que les permitió planificar y dar el golpe.

 

Comentá vos tambien...