eldiariodelarepublica.com
Lo acusan de un asalto y le echó la culpa a un menor

Escuchá acá la 90.9
X

Lo acusan de un asalto y le echó la culpa a un menor

El sospechoso tiene 23 años y le habría robado a una mujer en el el barrio Aviador Origone de Villa Mercedes. 

Jonathan Leguizamón está sospechado de haberle robado a una mujer, en el barrio Aviador Origone de Villa Mercedes. Lo que empeora esa imputación es el hecho de que, además, habría cometido el asalto junto a un adolescente. Pero el jueves, cuando fue indagado por el juez que ordenó su detención, se desligó totalmente del delito. Admitió haber acompañado al menor en la moto, aclaró que el que asaltó a la víctima fue el chico. 

El joven de 23 años comenzó contando que el martes, a la noche, cuando iba camino a lo de un amigo en moto, se cruzó con el menor de 16 años. El adolescente le pidió, según él, si lo podía acercar hasta su casa. Le pareció notar que "andaba empastillado". Aun así aceptó llevarlo en su Honda.

Relató que cuando estaban por llegar vio a una mujer que bajaba de una camioneta. "Entonces, R. se tira de la moto y la agarra a la señora", aseguró. Cuando vio eso, Leguizamón se quiso ir. Dejó la moto tirada, se fue corriendo, dio vuelta la manzana y regresó a donde estaba su Honda. Dijo que le daba miedo volver porque no sabía si los vecinos que estaban en la calle iban a golpearlo.

Ahí, de acuerdo a su versión, intentó hablar con la víctima, para explicarle que él no tenía nada que ver con lo que había hecho el otro joven. Declaró que ya carga con antecedentes penales, pero que desde hace un tiempo se alejó de esa clase de vida. Ahora trabaja.

Pero eso no fue lo que denunció Roxana. La víctima contó que el martes, como a las 23:20, mientras esperaba que su hija le abriera la puerta de rejas de su casa, de calle Brasil, escuchó la llegada de una moto. A bordo iban dos jóvenes, en "mal estado".

Declaró que el acompañante se bajó y se fue directo hacia donde estaba ella. Supo de inmediato que quería robarle. Entonces, lanzó su mochila al patio delantero de su vivienda.

El delincuente, de acuerdo a lo que percibió, dudó un momento sobre qué hacer y, finalmente, fue en busca de la mochila. Trepó las rejas. En eso salió la hija de Roxana. Vio que un extraño revisaba el bolso de su madre y advirtió, al instante, lo que pasaba.

La chica comenzó a llamar a gritos a los vecinos. El ladrón escaló otra vez las rejas y le lanzó la mochila al de la moto. El bolso quedó en la vereda. Cuando el conductor se acercó para levantarlo Roxana se le tiró encima y comenzaron a forcejear. Entre los manotones el "motochorro" consiguió aventarle el celular I phone de la mujer a su cómplice.

Cuando el teléfono estuvo en sus manos, el ladrón se dio a la fuga por Brasil. Lo mismo hizo el otro, pero la libertad le duró poco.

La Policía "hizo un operativo cerrojo en la zona y lo aprehendió a los pocos minutos, con su moto", informó el oficial principal Mauricio Rúa. Era Leguizamón. El menor fue ubicado después, en un allanamiento. En su casa hallaron el celular de la víctima.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Lo acusan de un asalto y le echó la culpa a un menor

El sospechoso tiene 23 años y le habría robado a una mujer en el el barrio Aviador Origone de Villa Mercedes. 

Honda 110. En la que se habrían conducido los delincuentes. Foto: Relaciones Policiales. 

Jonathan Leguizamón está sospechado de haberle robado a una mujer, en el barrio Aviador Origone de Villa Mercedes. Lo que empeora esa imputación es el hecho de que, además, habría cometido el asalto junto a un adolescente. Pero el jueves, cuando fue indagado por el juez que ordenó su detención, se desligó totalmente del delito. Admitió haber acompañado al menor en la moto, aclaró que el que asaltó a la víctima fue el chico. 

El joven de 23 años comenzó contando que el martes, a la noche, cuando iba camino a lo de un amigo en moto, se cruzó con el menor de 16 años. El adolescente le pidió, según él, si lo podía acercar hasta su casa. Le pareció notar que "andaba empastillado". Aun así aceptó llevarlo en su Honda.

Relató que cuando estaban por llegar vio a una mujer que bajaba de una camioneta. "Entonces, R. se tira de la moto y la agarra a la señora", aseguró. Cuando vio eso, Leguizamón se quiso ir. Dejó la moto tirada, se fue corriendo, dio vuelta la manzana y regresó a donde estaba su Honda. Dijo que le daba miedo volver porque no sabía si los vecinos que estaban en la calle iban a golpearlo.

Ahí, de acuerdo a su versión, intentó hablar con la víctima, para explicarle que él no tenía nada que ver con lo que había hecho el otro joven. Declaró que ya carga con antecedentes penales, pero que desde hace un tiempo se alejó de esa clase de vida. Ahora trabaja.

Pero eso no fue lo que denunció Roxana. La víctima contó que el martes, como a las 23:20, mientras esperaba que su hija le abriera la puerta de rejas de su casa, de calle Brasil, escuchó la llegada de una moto. A bordo iban dos jóvenes, en "mal estado".

Declaró que el acompañante se bajó y se fue directo hacia donde estaba ella. Supo de inmediato que quería robarle. Entonces, lanzó su mochila al patio delantero de su vivienda.

El delincuente, de acuerdo a lo que percibió, dudó un momento sobre qué hacer y, finalmente, fue en busca de la mochila. Trepó las rejas. En eso salió la hija de Roxana. Vio que un extraño revisaba el bolso de su madre y advirtió, al instante, lo que pasaba.

La chica comenzó a llamar a gritos a los vecinos. El ladrón escaló otra vez las rejas y le lanzó la mochila al de la moto. El bolso quedó en la vereda. Cuando el conductor se acercó para levantarlo Roxana se le tiró encima y comenzaron a forcejear. Entre los manotones el "motochorro" consiguió aventarle el celular I phone de la mujer a su cómplice.

Cuando el teléfono estuvo en sus manos, el ladrón se dio a la fuga por Brasil. Lo mismo hizo el otro, pero la libertad le duró poco.

La Policía "hizo un operativo cerrojo en la zona y lo aprehendió a los pocos minutos, con su moto", informó el oficial principal Mauricio Rúa. Era Leguizamón. El menor fue ubicado después, en un allanamiento. En su casa hallaron el celular de la víctima.

Logín