eldiariodelarepublica.com
Las particularidades de un incierto momento electoral

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Las particularidades de un incierto momento electoral

Si bien el verdadero desvelo de los dirigentes debiera ser cómo resolver favorablemente su real o potencial responsabilidad de gobernar en el futuro, toda la atención y la energía ya están puestas en la carrera electoral. A las dificultades habituales que debieron sortear todos los ex presidentes en sus mandatos, cabe agregarle un endeudamiento enorme, con un calendario de pagos asfixiante para la economía nacional. Esto condiciona absolutamente cualquier plan racional de desarrollo y crecimiento del país, y de sus castigados ciudadanos. Sobre todo, y como siempre, los más castigados son y serán los más humildes. 

Las figuras salientes de la actualidad política argentina parecen ser las encuestas. Las últimas conocidas acercan algunas certezas, que hace algunos días eran solamente serias sospechas: Roberto Lavagna existe; Cristina Fernández de Kirchner perforó su techo; la caída en la intención de voto a Mauricio Macri no encuentra piso. Y está claro que falta mucho, pero no tanto. Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) no parecen, por el momento, destinadas a definir ninguna cuestión demasiado relevante. Por el momento, habrá que esperar con mucha atención y especial cuidado. 

Existen algunas situaciones que si bien resultan obvias, en muchos casos vale la pena recordar su trascendencia a la hora de tomar decisiones. Las campañas electorales son muy onerosas, y requieren mucho despliegue económico y humano. Para estos menesteres, para cubrir tanto despliegue, los “voluntarios” cada vez son menos. Las PASO son particularmente muy dolorosas para los bolsillos de los contendientes, sobre todo de los derrotados. Sobran ejemplos al respecto. Por otro lado las fuentes de financiación de campañas cada vez son menos, más escuálidas, y prometen estar rigurosamente vigiladas. Aunque la ley de financiamiento de los partidos políticos siga siendo una quimera, y navegue errante por los pasillos del Congreso. Otro detalle de interés tiene que ver con que si bien la segunda vuelta electoral de Noviembre puede terminar definiendo quién ocupe la primera magistratura, los cargos legislativos se definen en la primera vuelta del mes de Octubre.  Y, otra vez, si de gobernar se trata y si las dificultades serán múltiples, un Poder Legislativo absolutamente adverso plantearía una seria dificultad para cualquiera. Sobre todo para quienes no se muestren demasiado afectos a conciliación o consenso alguno.

Para recurrir a algunas definiciones más concretas vale revisar los resultados electorales que dejaron las elecciones realizadas en distintas provincias en los que va del año. Tanto primarias como generales. Una conclusión que parece sintetizar lo sucedido, es que ganaron los oficialismos. Otra es que se privilegiaron las realidades de cada espacio electoral. Que tanto la Alianza Cambiemos, como los candidatos específicos del actual presidente han fracasado estrepitosamente. Para muchos esto preanuncia los resultados a nivel nacional, para otros no hay tanta relación entre una cosa y otra.  De cualquier modo, y poniendo la mirada en San Luis, parecería aconsejable  que los candidatos locales de Mauricio Macri y cuya campaña se financia con fondos que les provee la Nación, prestarán especial atención a lo que viene sucediendo. Quienes gobiernan provincias en la actualidad sabían de este fenómeno, y no casualmente propios y extraños despegaron su suerte de la del proyecto nacional que desesperadamente busca su reelección. Por las dudas y a cualquier efecto el propio Macri ha declarado que el cordobés Claudio Poggi, y el ex Kolina Enrique Ponce son sus hombres en San Luis. 

En tanto, la realidad concreta e impiadosa es la económica, y sus números surgen de mediciones oficiales.  Hace rato que los responsables de hacerlo no saben cómo enderezar el rumbo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las particularidades de un incierto momento electoral

Si bien el verdadero desvelo de los dirigentes debiera ser cómo resolver favorablemente su real o potencial responsabilidad de gobernar en el futuro, toda la atención y la energía ya están puestas en la carrera electoral. A las dificultades habituales que debieron sortear todos los ex presidentes en sus mandatos, cabe agregarle un endeudamiento enorme, con un calendario de pagos asfixiante para la economía nacional. Esto condiciona absolutamente cualquier plan racional de desarrollo y crecimiento del país, y de sus castigados ciudadanos. Sobre todo, y como siempre, los más castigados son y serán los más humildes. 

Las figuras salientes de la actualidad política argentina parecen ser las encuestas. Las últimas conocidas acercan algunas certezas, que hace algunos días eran solamente serias sospechas: Roberto Lavagna existe; Cristina Fernández de Kirchner perforó su techo; la caída en la intención de voto a Mauricio Macri no encuentra piso. Y está claro que falta mucho, pero no tanto. Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) no parecen, por el momento, destinadas a definir ninguna cuestión demasiado relevante. Por el momento, habrá que esperar con mucha atención y especial cuidado. 

Existen algunas situaciones que si bien resultan obvias, en muchos casos vale la pena recordar su trascendencia a la hora de tomar decisiones. Las campañas electorales son muy onerosas, y requieren mucho despliegue económico y humano. Para estos menesteres, para cubrir tanto despliegue, los “voluntarios” cada vez son menos. Las PASO son particularmente muy dolorosas para los bolsillos de los contendientes, sobre todo de los derrotados. Sobran ejemplos al respecto. Por otro lado las fuentes de financiación de campañas cada vez son menos, más escuálidas, y prometen estar rigurosamente vigiladas. Aunque la ley de financiamiento de los partidos políticos siga siendo una quimera, y navegue errante por los pasillos del Congreso. Otro detalle de interés tiene que ver con que si bien la segunda vuelta electoral de Noviembre puede terminar definiendo quién ocupe la primera magistratura, los cargos legislativos se definen en la primera vuelta del mes de Octubre.  Y, otra vez, si de gobernar se trata y si las dificultades serán múltiples, un Poder Legislativo absolutamente adverso plantearía una seria dificultad para cualquiera. Sobre todo para quienes no se muestren demasiado afectos a conciliación o consenso alguno.

Para recurrir a algunas definiciones más concretas vale revisar los resultados electorales que dejaron las elecciones realizadas en distintas provincias en los que va del año. Tanto primarias como generales. Una conclusión que parece sintetizar lo sucedido, es que ganaron los oficialismos. Otra es que se privilegiaron las realidades de cada espacio electoral. Que tanto la Alianza Cambiemos, como los candidatos específicos del actual presidente han fracasado estrepitosamente. Para muchos esto preanuncia los resultados a nivel nacional, para otros no hay tanta relación entre una cosa y otra.  De cualquier modo, y poniendo la mirada en San Luis, parecería aconsejable  que los candidatos locales de Mauricio Macri y cuya campaña se financia con fondos que les provee la Nación, prestarán especial atención a lo que viene sucediendo. Quienes gobiernan provincias en la actualidad sabían de este fenómeno, y no casualmente propios y extraños despegaron su suerte de la del proyecto nacional que desesperadamente busca su reelección. Por las dudas y a cualquier efecto el propio Macri ha declarado que el cordobés Claudio Poggi, y el ex Kolina Enrique Ponce son sus hombres en San Luis. 

En tanto, la realidad concreta e impiadosa es la económica, y sus números surgen de mediciones oficiales.  Hace rato que los responsables de hacerlo no saben cómo enderezar el rumbo.

Logín