eldiariodelarepublica.com
Buenas alumnas

Escuchá acá la 90.9
X

Buenas alumnas

Son estudiantes. Adriadna Troncoso y Maive Cayunao forman parte del equipo de mecánicos de Camilo Echeverría en el TC.

Este fin de semana, Camilo Echeverría terminó 28º en la final disputada en el “Rosendo Hernández”, el mejor resultado en lo que va de la temporada. Mucho tuvo que ver su equipo de siete mecánicos, entre los que se destacan Adriadna Troncoso y Maive Cayunao, dos mujeres estudiantes que, a fuerza de sacrificio y trabajo, se ganaron un lugar en “la máxima”.
Adriadna, la más joven pero de mayor experiencia, es una de las alumnas que empezó haciendo pasantías y quedó en el plantel permanente: “Iba al colegio técnico y nos convocaron para hacer unas pasantías en la estructura de Camilo (Echeverría), a quien ya seguía de antes en cada carrera. Al principio éramos como 10 y, por suerte, quedé. Siempre me gustaron los autos, desde muy chica”.
Esta iniciativa surgió de adentro del taller de Camilo. La idea fue innovadora. Realizaron un convenio con la Escuela Provincial de Educación Técnica (EPET) N° 17 de Neuquén. Los  pibes entregan su entusiasmo y los conocimientos a cambio de una experiencia inigualable en la categoría más relevante del país. Una pasión compartida que disfrutan en equipo. 
Pedro Viglietti es el encargado técnico de la escuadra y tiene bajo su supervisión a los estudiantes. "Es increíble lo que se logra, estos chicos saben que están ante una oportunidad única. Pueden desarrollar los conocimientos que han adquirido en la escuela, ni más ni menos que en un auto de carreras”, sintetizó el ingeniero.
Maive es estudiante del último año de ingeniería mecánica en la Universidad Nacional del Comahue y, ante la primera pregunta, se presenta: “Soy la ingeniera de pista de Camilo Echeverría”. 
El neuquino de Chevrolet confía plenamente en el conocimiento de Maive cada vez que se sube a su auto. “Sabía del convenio que tenía el equipo con el colegio y entonces pensé que podía ser una buena oportunidad para mí. El año pasado, un conocido de Camilo me presentó y fui al taller. Arranque de a poco, había mucho por hacer y al principio era esporádico, y con el paso del tiempo se convirtió en algo mucho más continuado. Hasta que me propusieron comenzar a trabajar de forma permanente. Hace 6 meses que estoy con el equipo”.
Con respecto al ambiente que vive a diario, Cayunao fue contundente: “Nunca me sentí incomoda, para mí es un mundo habitual. Por ahí, si te van diciendo las cosas, te das cuenta que está regido por hombres, pero nunca me sentí desplazada, ni que hacían diferencias por ser mujer. Está en la capacidad de cada persona, no es cuestión de género y creo que supimos ganarnos un lugar”.
Adriadna, más abocada de lleno a la parte mecánica, comparte: “Nos hacen sentir como una más, para todos es normal que estemos en este ambiente, nunca nos sentimos discriminadas. Para mí, cada carrera es una fantasía hecha realidad, es lo que amo y tengo la chance de hacerlo en el Turismo Carretera”. 
“Estamos mejorando carrera tras carrera, faltan pulir algunas cositas, pero en el camino disfrutamos de este sueño”, cerró Maive Cayunao. 
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Buenas alumnas

Son estudiantes. Adriadna Troncoso y Maive Cayunao forman parte del equipo de mecánicos de Camilo Echeverría en el TC.

Antes de largar. Adriadna Troncoso da los últimos retoques al motor del Chevrolet de Camilo Echeverría, del TC. 

Este fin de semana, Camilo Echeverría terminó 28º en la final disputada en el “Rosendo Hernández”, el mejor resultado en lo que va de la temporada. Mucho tuvo que ver su equipo de siete mecánicos, entre los que se destacan Adriadna Troncoso y Maive Cayunao, dos mujeres estudiantes que, a fuerza de sacrificio y trabajo, se ganaron un lugar en “la máxima”.
Adriadna, la más joven pero de mayor experiencia, es una de las alumnas que empezó haciendo pasantías y quedó en el plantel permanente: “Iba al colegio técnico y nos convocaron para hacer unas pasantías en la estructura de Camilo (Echeverría), a quien ya seguía de antes en cada carrera. Al principio éramos como 10 y, por suerte, quedé. Siempre me gustaron los autos, desde muy chica”.
Esta iniciativa surgió de adentro del taller de Camilo. La idea fue innovadora. Realizaron un convenio con la Escuela Provincial de Educación Técnica (EPET) N° 17 de Neuquén. Los  pibes entregan su entusiasmo y los conocimientos a cambio de una experiencia inigualable en la categoría más relevante del país. Una pasión compartida que disfrutan en equipo. 
Pedro Viglietti es el encargado técnico de la escuadra y tiene bajo su supervisión a los estudiantes. "Es increíble lo que se logra, estos chicos saben que están ante una oportunidad única. Pueden desarrollar los conocimientos que han adquirido en la escuela, ni más ni menos que en un auto de carreras”, sintetizó el ingeniero.
Maive es estudiante del último año de ingeniería mecánica en la Universidad Nacional del Comahue y, ante la primera pregunta, se presenta: “Soy la ingeniera de pista de Camilo Echeverría”. 
El neuquino de Chevrolet confía plenamente en el conocimiento de Maive cada vez que se sube a su auto. “Sabía del convenio que tenía el equipo con el colegio y entonces pensé que podía ser una buena oportunidad para mí. El año pasado, un conocido de Camilo me presentó y fui al taller. Arranque de a poco, había mucho por hacer y al principio era esporádico, y con el paso del tiempo se convirtió en algo mucho más continuado. Hasta que me propusieron comenzar a trabajar de forma permanente. Hace 6 meses que estoy con el equipo”.
Con respecto al ambiente que vive a diario, Cayunao fue contundente: “Nunca me sentí incomoda, para mí es un mundo habitual. Por ahí, si te van diciendo las cosas, te das cuenta que está regido por hombres, pero nunca me sentí desplazada, ni que hacían diferencias por ser mujer. Está en la capacidad de cada persona, no es cuestión de género y creo que supimos ganarnos un lugar”.
Adriadna, más abocada de lleno a la parte mecánica, comparte: “Nos hacen sentir como una más, para todos es normal que estemos en este ambiente, nunca nos sentimos discriminadas. Para mí, cada carrera es una fantasía hecha realidad, es lo que amo y tengo la chance de hacerlo en el Turismo Carretera”. 
“Estamos mejorando carrera tras carrera, faltan pulir algunas cositas, pero en el camino disfrutamos de este sueño”, cerró Maive Cayunao. 
 

Logín