eldiariodelarepublica.com
Amenazó a su ex, golpeó a un policía con un palo y a otro lo quemó con agua caliente

Escuchá acá la 90.9
X

Amenazó a su ex, golpeó a un policía con un palo y a otro lo quemó con agua caliente

Ocurrió este miércoles en una vivienda de La Ribera, a la que el agresor tenía prohibido acercarse. El hombre, que quedó detenido, utilizó a tres hijos menores como escudo.

Efectivos de la División de Respuesta Inmediata Motorizada (DRIM) y de la Comisaría 29ª de Villa Mercedes detuvieron este miércoles a un hombre que amenazó a su ex pareja con un cuchillo, utilizó a sus hijos menores como escudo para no ser detenido y en el intento lesionó a dos policías: a uno lo golpeó con un palo y al otro lo quemó con agua caliente.

El procedimiento ocurrió pasado el mediodía y comenzó luego de que la víctima activara un botón antipánico que la Justicia le proveyó luego de denunciar a su ex, Luis Eduardo Torres, por violencia de género.

Torres, que por orden judicial tenía prohibido acercarse a la casa de la mujer, ubicada en la manzana 7108 del barrio La Ribera, insistía en quedarse y la amenazaba con un arma blanca, le comentó la víctima a la Policía.

Tras un alerta del Centro de Operaciones, dos motoristas acudieron a la vivienda y fueron recibidos por la mujer, de apellido López, que los condujo al interior de la morada, donde Torres se escudaba detrás de sus hijos de 10, 12 y 15 años.

El primero en encararlo fue un oficial principal de apellido Heredia, que recibió un palazo en el casco protector y fue quemado con agua caliente en la pierna derecha luego de que le arrojaran un termo. Desestabilizado, el efectivo cayó al suelo y uno de los niños, incentivado por su padre o confundido por el episodio, intentó lesionarlo en la espalda con un cuchillo.

Fue allí que intervino el otro policía, un alférez de apellido Ortubia, a quien golpearon en el brazo derecho con un palo de madera mientras trataba de impedir que apuñalaran a su compañero.

Finalmente, Torres, de 35 años, fue reducido y trasladado a la Comisaría 29ª. Santiago Ortiz, juez Contravencional de Villa Mercedes, ordenó que quedara detenido bajo una pesada acusación: “Desobediencia de una orden judicial, resistencia a la autoridad, lesiones leves doblemente agravadas (por atacar a personal policial y por utilización de menores) y daños”.

El médico policial determinó que Heredia sufrió quemaduras de 2º grado y estará fuera de servicio por 15 días, mientras que Ortubia fue diagnosticado con contusión muscular en brazo derecho.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Amenazó a su ex, golpeó a un policía con un palo y a otro lo quemó con agua caliente

Ocurrió este miércoles en una vivienda de La Ribera, a la que el agresor tenía prohibido acercarse. El hombre, que quedó detenido, utilizó a tres hijos menores como escudo.

Efectivos de la División de Respuesta Inmediata Motorizada (DRIM) y de la Comisaría 29ª de Villa Mercedes detuvieron este miércoles a un hombre que amenazó a su ex pareja con un cuchillo, utilizó a sus hijos menores como escudo para no ser detenido y en el intento lesionó a dos policías: a uno lo golpeó con un palo y al otro lo quemó con agua caliente.

El procedimiento ocurrió pasado el mediodía y comenzó luego de que la víctima activara un botón antipánico que la Justicia le proveyó luego de denunciar a su ex, Luis Eduardo Torres, por violencia de género.

Torres, que por orden judicial tenía prohibido acercarse a la casa de la mujer, ubicada en la manzana 7108 del barrio La Ribera, insistía en quedarse y la amenazaba con un arma blanca, le comentó la víctima a la Policía.

Tras un alerta del Centro de Operaciones, dos motoristas acudieron a la vivienda y fueron recibidos por la mujer, de apellido López, que los condujo al interior de la morada, donde Torres se escudaba detrás de sus hijos de 10, 12 y 15 años.

El primero en encararlo fue un oficial principal de apellido Heredia, que recibió un palazo en el casco protector y fue quemado con agua caliente en la pierna derecha luego de que le arrojaran un termo. Desestabilizado, el efectivo cayó al suelo y uno de los niños, incentivado por su padre o confundido por el episodio, intentó lesionarlo en la espalda con un cuchillo.

Fue allí que intervino el otro policía, un alférez de apellido Ortubia, a quien golpearon en el brazo derecho con un palo de madera mientras trataba de impedir que apuñalaran a su compañero.

Finalmente, Torres, de 35 años, fue reducido y trasladado a la Comisaría 29ª. Santiago Ortiz, juez Contravencional de Villa Mercedes, ordenó que quedara detenido bajo una pesada acusación: “Desobediencia de una orden judicial, resistencia a la autoridad, lesiones leves doblemente agravadas (por atacar a personal policial y por utilización de menores) y daños”.

El médico policial determinó que Heredia sufrió quemaduras de 2º grado y estará fuera de servicio por 15 días, mientras que Ortubia fue diagnosticado con contusión muscular en brazo derecho.

Logín