11°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

11°SAN LUIS - Jueves 30 de Junio de 2022

EN VIVO

El paro contra Macri se sintió fuerte; la CGT no descarta otro

Fue clave la adhesión del transporte. Los gremios pidieron a Macri que revea sus políticas: "Estamos cada vez peor".

Por redacción
| 30 de mayo de 2019
Protesta en el puente Pueyrredón. Allí ocurrieron los únicos disturbios, en medio de un paro pacífico. Foto: Télam.

El sexto paro nacional impulsado contra las políticas de la Casa Rosada cosechó este miércoles una amplia adhesión tuvo, fundamentalmente por la falta de transporte público de pasajeros, ya que los gremios del sector se sumaron a la medida. El Gobierno estimó que la huelga convocada por la CGT y los gremios que responden al líder camionero Hugo Moyano tuvo "razones políticas" y dejó pérdidas superiores a los 40 mil millones de pesos.

 

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dejó en claro el espíritu del Poder Ejecutivo que encabeza Mauricio Macri: "Estamos hartos de los paros".

 

Carlos Acuña, uno de los jefes de la CGT, dijo que era "una lástima" que Bullrich planteara esa queja, y recordó que es una "herramienta constitucional" de los trabajadores para reclamar y tratar de ser escuchados.

 

El otro titular de la CGT, Héctor Daer, dejó abierta la chance de una nueva huelga contra Macri: planteó que la central obrera no puede "afirmar ni descartar" que vaya a realizar una nueva medida de fuerza antes de las elecciones.

 

En conferencia de prensa y en declaraciones periodísticas, resaltó la necesidad de que el Gobierno de Macri revea sus políticas. "Estamos cada vez peor", advirtió.

 

Daer señaló que el paro tuvo "un acatamiento contundente a la vista de todos los argentinos", y destacó la reacción "pacífica" del movimiento obrero frente al plan económico de la Rosada.

 

"Las políticas del Gobierno fueron erosionando toda la actividad económica, la actividad productiva, trayendo consecuencias devastadoras en el tejido social, con una caída del salario, caída del empleo y un aumento tremendo de la pobreza", opinó.

 

Moyano también habló en conferencia. Y también amenazó con nuevas medidas de fuerza.

 

"Espero que este mensaje que le da la sociedad lo haga reflexionar al Presidente; si no, no le veo un destino importante a Macri", dijo. "Cada día estamos peor, no está capacitado para gobernar, es un desastre lo que está pasando".

 

Sobre la chance de continuar con las medidas, respondió: "No terminó este paro y ya me preguntan por el que viene. Veremos, no es algo que decida solo. De todos modos, si no hay solución a estos temas, no hay otra salida".

 

Además, pidió a los trabajadores que "no se vuelvan a equivocar" cuando concurran a las urnas en las próximas elecciones.

 

Desierto y protestas

 

Desde temprano, militantes de izquierda y piqueteros se movilizaron para cortar los accesos a la ciudad de Buenos Aires, quemaron gomas en Puente La Noria y tuvieron un enfrentamiento con efectivos de seguridad en Avellaneda. Cerca del Puente Pueyrredón, Bullrich desplegó una enorme valla hidráulica para evitar que los manifestantes se abalanzaran sobre las fuerzas del orden.

 

En la jornada no hubo incidentes serios, más allá de los breves disturbios en Avellaneda antes de que se desplegara la "supervalla".

 

La falta de transporte fue determinante para que el paro se sintiera con fuerza: las principales ciudades del país lucieron desiertas.

 

La huelga afectó no solo el transporte urbano, sino también al aeronáutico, micros de larga distancia, marítimo. Al incluir a Camioneros, tampoco hubo transporte de mercaderías ni de caudales, ni recolección de residuos.

 

Tampoco hubo atención en bancos ni en oficinas públicas, ni funcionaron la mayoría de las escuelas, universidades ni hospitales (solo mantuvieron guardias).

 

El paro afectó además a plantas industriales metalúrgicas, automotrices, de alimentación, textiles y calzado, mientras fue dispar la adhesión en locales comerciales del interior del país y restaurantes, bares y cafeterías.

 

Después del mediodía, en el centro porteño, movimientos piqueteros y partidos de izquierda hicieron un acto en la Plaza de la República, al pie del Obelisco. También se realizaron ollas populares en varios puntos de la ciudad de Buenos Aires y las principales ciudades argentinas.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...