Escuchá acá la 90.9
X

Drama en La Toma: un chico de 14 violó a una nena de 11 años

El abuso fue constatado por un forense del Poder Judicial. El domingo, una jueza ordenó pericias psicológicas para víctima y victimario y dictó una medida de restricción para ambas familias. “Ahora está presa en su propio domicilio”, dijo angustiada la mamá de la pequeña.

El caso es sumamente grave y a la vez, dramático, sobre todo para una comunidad como La Toma. El viernes, una nena de 11 años fue abusada sexualmente por un adolescente de 14, que la atacó mientras jugaba en la calle. La violación fue constatada por varios médicos y por un forense del Poder Judicial. El domingo, la jueza de Familia y Menores 1 de San Luis ordenó pericias psicológicas para víctima y victimario y dictó una medida de restricción para ambas familias. Angustiada, la mamá de la niña pidió justicia y dijo que su hija vive encerrada.

El oficial principal Emilio Beira, jefe de la Comisaría 16ª de La Toma, confirmó el caso y la denuncia en su seccional, pero se excusó de dar información por un pedido estricto de la jueza Marcela Torres Cappiello. “Ambas familias están muy afectadas, pero quiero aclarar que no hay ni hubo animosidad de ninguna de las partes”, refirió el policía para desechar algunos rumores sobre presuntas marchas y movilizaciones.

“Además de ser un delito de instancia privada, ambos involucrados son menores y debemos proteger su identidad con máxima reserva”, remarcó Beira, aunque dejó trascender algunos datos.

El abuso ocurrió y fue denunciado el viernes; el mismo día fue constatado por la médica de guardia del Hospital de La Toma y más tarde por tres pediatras del Hospital San Luis, adonde madre e hija fueron trasladadas con custodia policial; el sábado temprano, luego de haber hecho la denuncia, al mujer y la niña volvieron a ser trasladadas a la capital para que la víctima fuera revisada por un médico forense, que constató otra vez lesiones compatibles con un abuso sexual con acceso carnal.

El caso fue judicializado inmediatamente y Torres Cappiello ordenó analizar distintas muestras tomadas a la menor y a las ropas que tenía al momento del hecho. “También dispuso la realización de una entrevista en Cámara Gesell , que aún no tiene fecha”, refirió Beira, y fue el último detalle que dio.

En declaraciones que hizo para Radio Popular, la madre de la menor contó las circunstancias del abuso.

“Ese día salía de mi casa a las 12:30 para irme a trabajar, pero se me hizo medio tarde y me habré ido a la una menos cinco”. “Tres y media, más o menos, recibo un llamado de la chica que la estaba cuidando (a su hija) y me contó que en un momento había estado jugando y la perdió de vista, hasta que la nena volvió con la manitos llenas de tierra”, relató la mujer.

A su cuidadora no quiso comentarle lo que le había pasado, así que esa mujer la puso al teléfono con su mamá, a quien le confesó que el abusador, que no vive muy lejos de su casa, la había golpeado y le había bajado la ropa.

Madre e hija rompieron en llanto. La mujer se descompensó y debió ser trasladada al hospital, al que también llegó su hija.

La niña, dijo su madre, padece retraso madurativo y sufre ataques de epilepsia, por lo que está medicada y bajo supervisión constante de psicólogos y psiquiatras.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Drama en La Toma: un chico de 14 violó a una nena de 11 años

El abuso fue constatado por un forense del Poder Judicial. El domingo, una jueza ordenó pericias psicológicas para víctima y victimario y dictó una medida de restricción para ambas familias. “Ahora está presa en su propio domicilio”, dijo angustiada la mamá de la pequeña.

Foto: Internet.

El caso es sumamente grave y a la vez, dramático, sobre todo para una comunidad como La Toma. El viernes, una nena de 11 años fue abusada sexualmente por un adolescente de 14, que la atacó mientras jugaba en la calle. La violación fue constatada por varios médicos y por un forense del Poder Judicial. El domingo, la jueza de Familia y Menores 1 de San Luis ordenó pericias psicológicas para víctima y victimario y dictó una medida de restricción para ambas familias. Angustiada, la mamá de la niña pidió justicia y dijo que su hija vive encerrada.

El oficial principal Emilio Beira, jefe de la Comisaría 16ª de La Toma, confirmó el caso y la denuncia en su seccional, pero se excusó de dar información por un pedido estricto de la jueza Marcela Torres Cappiello. “Ambas familias están muy afectadas, pero quiero aclarar que no hay ni hubo animosidad de ninguna de las partes”, refirió el policía para desechar algunos rumores sobre presuntas marchas y movilizaciones.

“Además de ser un delito de instancia privada, ambos involucrados son menores y debemos proteger su identidad con máxima reserva”, remarcó Beira, aunque dejó trascender algunos datos.

El abuso ocurrió y fue denunciado el viernes; el mismo día fue constatado por la médica de guardia del Hospital de La Toma y más tarde por tres pediatras del Hospital San Luis, adonde madre e hija fueron trasladadas con custodia policial; el sábado temprano, luego de haber hecho la denuncia, al mujer y la niña volvieron a ser trasladadas a la capital para que la víctima fuera revisada por un médico forense, que constató otra vez lesiones compatibles con un abuso sexual con acceso carnal.

El caso fue judicializado inmediatamente y Torres Cappiello ordenó analizar distintas muestras tomadas a la menor y a las ropas que tenía al momento del hecho. “También dispuso la realización de una entrevista en Cámara Gesell , que aún no tiene fecha”, refirió Beira, y fue el último detalle que dio.

En declaraciones que hizo para Radio Popular, la madre de la menor contó las circunstancias del abuso.

“Ese día salía de mi casa a las 12:30 para irme a trabajar, pero se me hizo medio tarde y me habré ido a la una menos cinco”. “Tres y media, más o menos, recibo un llamado de la chica que la estaba cuidando (a su hija) y me contó que en un momento había estado jugando y la perdió de vista, hasta que la nena volvió con la manitos llenas de tierra”, relató la mujer.

A su cuidadora no quiso comentarle lo que le había pasado, así que esa mujer la puso al teléfono con su mamá, a quien le confesó que el abusador, que no vive muy lejos de su casa, la había golpeado y le había bajado la ropa.

Madre e hija rompieron en llanto. La mujer se descompensó y debió ser trasladada al hospital, al que también llegó su hija.

La niña, dijo su madre, padece retraso madurativo y sufre ataques de epilepsia, por lo que está medicada y bajo supervisión constante de psicólogos y psiquiatras.

Logín