eldiariodelarepublica.com
Gabriel Marco dará su charla "Sin Borges no hay paraíso" en Merlo

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Gabriel Marco dará su charla "Sin Borges no hay paraíso" en Merlo

Será a las 18 en la Casa del Poeta, la entrada es libre y gratuita.

¿Cómo conjugar los inicios del punk en San Luis y la poesía de Jorge Luis Borges? ¿O el hecho liberador de bailar jazz y escribir una obra de teatro antimacrista? Todo eso, más la lectura apasionada de Noam Chosky, entre otras cosas, conforman los pasatiempos presentes y pasados de Gabriel Marco, un joven puntano que este viernes volverá a la provincia después de mucho tiempo convertido en una persona muy diferente a la que se fue, hace 20 años.

De hecho, cuando abandonó la provincia luego de terminar la escuela secundaria y de hacer algunos talleres de teatro con Alejo Sosa, Gabriel se dedicó a  estudiar Letras en Córdoba y muy pocas veces volvió a la San Luis. "Mi mamá se vino a vivir al interior de Córdoba y solo me quedaron algunos primos allá", se justificó el joven.

El retorno de Marco será a Merlo, convocado por La Casa del Poeta para brindar este viernes a partir de las 18 y con entrada gratuita la charla "Sin Borges no hay paraíso" con la que comenzarán los festejos por el Día del Escritor.

"En realidad no es una charla como las que hago habitualmente, sino una biografía poética en la que recorro toda la poesía de Borges, a quien considero el gran autor argentino", sostuvo Marco, quien quiere desterrar el mito que indica que Borges es mejor narrador que poeta. 

Gabriel nació en Buenos Aires, pero a la edad del jardín ya estaba radicado en San Luis, la tierra de sus padres. Aquí fue parte fundacional de "Pus", la banda que abrió el camino al punk en la provincia. "Todavía hay en YouTube un video en el que tocamos en un conocido boliche", recuerda con algo de cariño y mucho de nostalgia el autor.

La carrera en la universidad cordobesa lo terminó de empujar hacia la literatura aunque cada tanto Gabriel se las arregla para tomar su guitarra, componer algunas canciones y tocarlas en bares y pubs de su ciudad actual.

Pero su centro está dirigido a Borges y otros autores, un conocimiento que le permite dictar talleres y seminarios en los que rescata la estatura de sus escritores favoritos. En esa lista está, por supuesto, Antonio Esteban Agüero.

"Es un autor al que respeto mucho y admiro aún más. En la charla de hoy quisiera referirme a la relación que tuvo con Borges, un tema del que si bien no hay mucho material, hay algunos puntos de contacto", agregó.

Entre los vínculos que encontró Marco entre el autor de "El hombre de la  esquina rosada" y el de "Un hombre dice su pequeño país" está la admiración por Leopoldo Lugones. 

"En un principio -dijo Gabriel-, Borges fue crítico de Lugones pero después lo terminó aceptando. Y en un libro de Agüero hay un capítulo dedicado a Lugones, quien tenía una casa de veraneo en Merlo".

Para relacionar al autor con la provincia, el disertante echará mano a la conferencia que Borges dio en el Colegio Nacional sobre Juan Crisóstomo Lafinur, con quien lo unía un vínculo familiar. 

"La idea inicial era dar un taller interactivo, pero veo que la gente quiere que dé una charla o una conferencia. Mi plan era no hablar tanto yo de Borges, sino dejar que sean sus propias poesías las que lo describan", explicó el puntano.

Otro logro que consiguió Marco en su vida en San Luis fue ganar el premio en un concurso de poesía organizado por El Diario de la República. Acaso ese fue el impulso inicial que tuvo para editar su primer libro, "Dolor en paz serás", y preparar el que viene, "Proxenetas", al que describe como "una crónica de mis años de estudiante".

Su paso como corrector en "La voz del interior" le permitió conocer de cerca el mundo de los medios y de allí se valió para escribir "Luca, destructor de utopías", una obra teatral realizada con la elección de presidente de la Nación de Mauricio Macri todavía caliente y con la que intentó homenajear a Osvaldo Bayer, otro -uno de los tantos- de sus autores admirados.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Gabriel Marco dará su charla "Sin Borges no hay paraíso" en Merlo

Será a las 18 en la Casa del Poeta, la entrada es libre y gratuita.

Escritos punk jazz. Marco, bailarín, poeta, escritor, músico y cantor.

¿Cómo conjugar los inicios del punk en San Luis y la poesía de Jorge Luis Borges? ¿O el hecho liberador de bailar jazz y escribir una obra de teatro antimacrista? Todo eso, más la lectura apasionada de Noam Chosky, entre otras cosas, conforman los pasatiempos presentes y pasados de Gabriel Marco, un joven puntano que este viernes volverá a la provincia después de mucho tiempo convertido en una persona muy diferente a la que se fue, hace 20 años.

De hecho, cuando abandonó la provincia luego de terminar la escuela secundaria y de hacer algunos talleres de teatro con Alejo Sosa, Gabriel se dedicó a  estudiar Letras en Córdoba y muy pocas veces volvió a la San Luis. "Mi mamá se vino a vivir al interior de Córdoba y solo me quedaron algunos primos allá", se justificó el joven.

El retorno de Marco será a Merlo, convocado por La Casa del Poeta para brindar este viernes a partir de las 18 y con entrada gratuita la charla "Sin Borges no hay paraíso" con la que comenzarán los festejos por el Día del Escritor.

"En realidad no es una charla como las que hago habitualmente, sino una biografía poética en la que recorro toda la poesía de Borges, a quien considero el gran autor argentino", sostuvo Marco, quien quiere desterrar el mito que indica que Borges es mejor narrador que poeta. 

Gabriel nació en Buenos Aires, pero a la edad del jardín ya estaba radicado en San Luis, la tierra de sus padres. Aquí fue parte fundacional de "Pus", la banda que abrió el camino al punk en la provincia. "Todavía hay en YouTube un video en el que tocamos en un conocido boliche", recuerda con algo de cariño y mucho de nostalgia el autor.

La carrera en la universidad cordobesa lo terminó de empujar hacia la literatura aunque cada tanto Gabriel se las arregla para tomar su guitarra, componer algunas canciones y tocarlas en bares y pubs de su ciudad actual.

Pero su centro está dirigido a Borges y otros autores, un conocimiento que le permite dictar talleres y seminarios en los que rescata la estatura de sus escritores favoritos. En esa lista está, por supuesto, Antonio Esteban Agüero.

"Es un autor al que respeto mucho y admiro aún más. En la charla de hoy quisiera referirme a la relación que tuvo con Borges, un tema del que si bien no hay mucho material, hay algunos puntos de contacto", agregó.

Entre los vínculos que encontró Marco entre el autor de "El hombre de la  esquina rosada" y el de "Un hombre dice su pequeño país" está la admiración por Leopoldo Lugones. 

"En un principio -dijo Gabriel-, Borges fue crítico de Lugones pero después lo terminó aceptando. Y en un libro de Agüero hay un capítulo dedicado a Lugones, quien tenía una casa de veraneo en Merlo".

Para relacionar al autor con la provincia, el disertante echará mano a la conferencia que Borges dio en el Colegio Nacional sobre Juan Crisóstomo Lafinur, con quien lo unía un vínculo familiar. 

"La idea inicial era dar un taller interactivo, pero veo que la gente quiere que dé una charla o una conferencia. Mi plan era no hablar tanto yo de Borges, sino dejar que sean sus propias poesías las que lo describan", explicó el puntano.

Otro logro que consiguió Marco en su vida en San Luis fue ganar el premio en un concurso de poesía organizado por El Diario de la República. Acaso ese fue el impulso inicial que tuvo para editar su primer libro, "Dolor en paz serás", y preparar el que viene, "Proxenetas", al que describe como "una crónica de mis años de estudiante".

Su paso como corrector en "La voz del interior" le permitió conocer de cerca el mundo de los medios y de allí se valió para escribir "Luca, destructor de utopías", una obra teatral realizada con la elección de presidente de la Nación de Mauricio Macri todavía caliente y con la que intentó homenajear a Osvaldo Bayer, otro -uno de los tantos- de sus autores admirados.

Logín