eldiariodelarepublica.com
Piden prisión domiciliaria para la parapsicóloga que mató a Fridel

Escuchá acá la 90.9
X

Piden prisión domiciliaria para la parapsicóloga que mató a Fridel

La defensa sostiene que su salud se agravó desde que está presa y que no está en condiciones de estar en el penal.

Desde el día que la detuvieron como la principal sospechosa del homicidio de Pedro "El Ruso" Fridel, hasta que la condenaron por ese crimen, Cristina del Carmen Paredes dejó en claro una cosa: que su salud es frágil como una pluma. Más de una vez tuvo que ser trasladada al Policlínico de Villa Mercedes por las múltiples subidas de presión arterial que experimentó a lo largo del proceso judicial. Según su abogado, Santiago Calderón Salomón, su estadía en la cárcel de San Luis solo ha agravado ese complicado cuadro de salud. Por eso el defensor planteó ante el Juzgado de Sentencia que a la parapsicóloga, condenada el año pasado junto a un carnicero por matar al casero de su campo, le permitan, aunque sea, cumplir la sentencia en su casa.

El letrado le explicó a El Diario que solicitó la prisión domiciliaria porque la mujer "ha tenido un sinfín de complicaciones y situaciones en la penitenciaría" que complicaron su salud. "Su cuadro se ha agravado por la humedad, por el lugar en donde duerme, por el frío que pasa. Los mismos médicos han recomendado que no puede estar ahí", argumentó.

Desde que está presa Paredes ha tenido varias descompensaciones a raíz de las múltiples "enfermedades que se le fueron desarrollando", dijo Calderón Salomón. "Toma pastillas, que son costosas. De hecho es algo que al penal, al Estado, le resulta caro porque ellos son los responsables de velar por ella mientras esté ahí", comentó.

Más allá de que le otorguen o no ese beneficio, el abogado recordó que por su edad avanzada la parapsicóloga está a solo dos años de que la Justicia pueda concederle la prisión domiciliaria.

A un margen de eso, después de que Paredes fuera condenada, la defensa había planteado un recurso de casación. "Apelamos al Superior Tribunal porque no estábamos de acuerdo con la sentencia que le dieron", indicó. A la manera de ver del letrado, el delito por el que fue penada su clienta fue exagerado, no se aplicaba al caso. Pero, por el momento, la Justicia no se expidió respecto a ese planteo.

Paredes fue condenada el 12 de noviembre del año pasado. La Cámara Penal 1 de Villa Mercedes le dio 18 años de prisión. La misma suerte corrió Alberto Martín Quiroga, el carnicero acusado de ser el sicario que la mujer buscó para asesinar a Fridel.

"El Ruso" desapareció el 19 de octubre de 2015. Su cuerpo fue hallado el 13 de diciembre de ese año. Lo habían enterrado a un metro y medio de profundidad, en un campo, ubicado por ruta 2b, cuatro kilómetros al sur del barrio La Ribera.

Los testigos refirieron que la parapsicóloga tenía constantes peleas con el hombre porque quería que se fuera de su casaquinta, pero él no iba a hacerlo hasta que le devolviera todo el dinero que le había prestado a ella y a su familia.

En noviembre de 2016, casi un año después de ser procesada, la mujer dio su versión de lo que había ocurrido. Dijo que a Quiroga lo conoce porque es sobrino de su ex cuñado. Por un tiempo, cuando el otro acusado se fue a vivir a Buenos Aires, perdieron el contacto, pero unos días antes de que Fridel, el casero de su campo, desapareciera volvieron a verse. Fue porque el carnicero le había pedido que averiguara un trabajo para él.

Paredes contó que le había conseguido uno en un campo. El 19 de octubre Quiroga llegó a Villa Mercedes, declaró. Ese día, según ella, el carnicero peleó con "El Ruso", porque el casero le advertía a ella que "nadie lo iba a sacar de ahí, de la quinta".

"Empezaron a discutir muy fuerte y en eso Rusito sacó un cuchillo para defenderse. Traté de calmarlos, pero ninguno me dio bola", aseguró. Narró que el otro acusado tomó a la víctima del cuello y "le pegó un piñón, que lo dejó tirado en el suelo". En ese instante ella entró en shock.

"Metete adentro que yo me hago cargo del viejo. Yo lo maté, yo me hago cargo y no grites más porque te mato a vos y a tus dos hijos", le habría dicho el hombre, afirmó ella.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Piden prisión domiciliaria para la parapsicóloga que mató a Fridel

La defensa sostiene que su salud se agravó desde que está presa y que no está en condiciones de estar en el penal.

12 de noviembre de 2018. Cristina Paredes cuando fue condenada.

Desde el día que la detuvieron como la principal sospechosa del homicidio de Pedro "El Ruso" Fridel, hasta que la condenaron por ese crimen, Cristina del Carmen Paredes dejó en claro una cosa: que su salud es frágil como una pluma. Más de una vez tuvo que ser trasladada al Policlínico de Villa Mercedes por las múltiples subidas de presión arterial que experimentó a lo largo del proceso judicial. Según su abogado, Santiago Calderón Salomón, su estadía en la cárcel de San Luis solo ha agravado ese complicado cuadro de salud. Por eso el defensor planteó ante el Juzgado de Sentencia que a la parapsicóloga, condenada el año pasado junto a un carnicero por matar al casero de su campo, le permitan, aunque sea, cumplir la sentencia en su casa.

El letrado le explicó a El Diario que solicitó la prisión domiciliaria porque la mujer "ha tenido un sinfín de complicaciones y situaciones en la penitenciaría" que complicaron su salud. "Su cuadro se ha agravado por la humedad, por el lugar en donde duerme, por el frío que pasa. Los mismos médicos han recomendado que no puede estar ahí", argumentó.

Desde que está presa Paredes ha tenido varias descompensaciones a raíz de las múltiples "enfermedades que se le fueron desarrollando", dijo Calderón Salomón. "Toma pastillas, que son costosas. De hecho es algo que al penal, al Estado, le resulta caro porque ellos son los responsables de velar por ella mientras esté ahí", comentó.

Más allá de que le otorguen o no ese beneficio, el abogado recordó que por su edad avanzada la parapsicóloga está a solo dos años de que la Justicia pueda concederle la prisión domiciliaria.

A un margen de eso, después de que Paredes fuera condenada, la defensa había planteado un recurso de casación. "Apelamos al Superior Tribunal porque no estábamos de acuerdo con la sentencia que le dieron", indicó. A la manera de ver del letrado, el delito por el que fue penada su clienta fue exagerado, no se aplicaba al caso. Pero, por el momento, la Justicia no se expidió respecto a ese planteo.

Paredes fue condenada el 12 de noviembre del año pasado. La Cámara Penal 1 de Villa Mercedes le dio 18 años de prisión. La misma suerte corrió Alberto Martín Quiroga, el carnicero acusado de ser el sicario que la mujer buscó para asesinar a Fridel.

"El Ruso" desapareció el 19 de octubre de 2015. Su cuerpo fue hallado el 13 de diciembre de ese año. Lo habían enterrado a un metro y medio de profundidad, en un campo, ubicado por ruta 2b, cuatro kilómetros al sur del barrio La Ribera.

Los testigos refirieron que la parapsicóloga tenía constantes peleas con el hombre porque quería que se fuera de su casaquinta, pero él no iba a hacerlo hasta que le devolviera todo el dinero que le había prestado a ella y a su familia.

En noviembre de 2016, casi un año después de ser procesada, la mujer dio su versión de lo que había ocurrido. Dijo que a Quiroga lo conoce porque es sobrino de su ex cuñado. Por un tiempo, cuando el otro acusado se fue a vivir a Buenos Aires, perdieron el contacto, pero unos días antes de que Fridel, el casero de su campo, desapareciera volvieron a verse. Fue porque el carnicero le había pedido que averiguara un trabajo para él.

Paredes contó que le había conseguido uno en un campo. El 19 de octubre Quiroga llegó a Villa Mercedes, declaró. Ese día, según ella, el carnicero peleó con "El Ruso", porque el casero le advertía a ella que "nadie lo iba a sacar de ahí, de la quinta".

"Empezaron a discutir muy fuerte y en eso Rusito sacó un cuchillo para defenderse. Traté de calmarlos, pero ninguno me dio bola", aseguró. Narró que el otro acusado tomó a la víctima del cuello y "le pegó un piñón, que lo dejó tirado en el suelo". En ese instante ella entró en shock.

"Metete adentro que yo me hago cargo del viejo. Yo lo maté, yo me hago cargo y no grites más porque te mato a vos y a tus dos hijos", le habría dicho el hombre, afirmó ella.

Logín