Escuchá acá la 90.9
X

Propuestas de la Mesa de Enlace (1ª parte)

Carlos Etchepare

Quienes semanalmente siguen esta columna, no se habrán sorprendido por el resultado de las PASO del domingo pasado. Tal vez la magnitud de la diferencia haya sido la sorpresa para todos, pero era claro que el gobierno nacional ha venido dando muestras de su incapacidad para afrontar la realidad de la economía, y en particular de la sociedad argentina.

El resultado ya está y ahora se presenta un desafío hasta que se defina claramente quiénes serán los dirigentes que estarán al frente de los destinos del país en los próximos cuatro años. Ese desafío para nuestro sector agroindustrial es presentar propuestas concretas y completas a quienes pueden serlo. No es nuevo el pedido, pero pasa el tiempo y lejos estamos de completarlo con éxito.

La denominada Mesa de Enlace, que pretende ser la representación de los productores argentinos, ha hecho un nuevo esbozo de sus pretensiones en materia de política agroindustrial. En general, esta propuesta plantea temas demasiado superficiales, sin definir las formas, pero es un aporte que debe valorarse como tal.

De todas maneras, sería mejor que en lugar de seguir haciendo política partidaria, como de hecho están haciendo algunas instituciones del campo con los magros resultados a la vista, se dediquen a efectuar un trabajo más profundo, que dé satisfacción a los verdaderos intereses que deben representar.

Por otra parte es necesario lograr que ese documento sea avalado por la totalidad de la cadena agroindustrial, lo que le daría un respaldo que haría muy difícil evitar, al menos en lo que hace a su tratamiento, de parte de quienes la sociedad argentina, a través del voto democráticamente emitido, les asigne la responsabilidad de conducir el país a partir del 10 de diciembre de 2019.

Es por eso que nos parece oportuno presentar para conocimiento de todos el documento base que la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (FAA/CRA/SRA/Coninagro) ha puesto a disposición de la dirigencia política. Dada la extensión del documento, se ha resumido a sus aspectos básicos y se lo transcribirá en dos entregas consecutivas en la revista El Campo.

 

Requerimientos básicos

Entendemos que estos aspectos son el punto de partida para que la Argentina mantenga un sendero de desarrollo para todos los sectores del país, no solo para nuestras actividades. Para ello proponemos:

* Macroeconomía: Previsibilidad económica. Cuentas públicas ordenadas, con una menor presión tributaria para la producción. Bajar la inflación y mantenerla en niveles de un dígito anual, con un Banco Central independiente y un tipo de cambio competitivo. El Estado debe ser eficiente en el uso y asignación de recursos y el Presupuesto Nacional ser utilizado como verdadera herramienta de gestión que refleje las necesidades de la producción.

 

* Seguridad jurídica: Previsibilidad de las reglas de juego, respeto y cumplimiento de las leyes para poder tener un horizonte claro para invertir, producir, innovar y generar empleo de calidad. Esto incluye una Justicia que actúe de manera imparcial, en tiempo y forma, sin generar sobrecostos a la producción o retrasos en la solución de controversias, evitando dejar contingencias abiertas.

 

* Diálogo permanente e interacción público-privada: Sostenemos que las instancias de diálogo entre el sector público y el privado son imprescindibles y debemos lograr capacidad de acción concreta y respuestas a los problemas de la realidad.

 

* Ministerio de Agroindustria: Proponemos recuperar el rango de Ministerio para el área de Agroindustria, de forma tal ser parte de la Mesa de Decisiones de los temas centrales del país. Reclamamos un ministerio con capacidad de diálogo y de resolución. (N de R: Macri le devolvió el rango de ministerio durante la última Exposición Rural de Palermo).

 

* Transparencia comercial: Con el fin de evitar transferencias de ingresos injustificadas dentro de las cadenas, situaciones de abuso de posición dominante y colusión de mercados, proponemos trabajar en la generación de mecanismos de referencia de precios, la promoción de prácticas contractuales consensuadas entre las partes construidas en espacios público-privados con normas técnicas armonizadas y de difusión pública. Asimismo, debe promoverse el uso de contratos voluntarios para lograr mayor claridad y cumplimiento en plazos, condiciones comerciales y precios. Reafirmamos que no deben utilizarse intervenciones distorsivas en los mercados que limiten la oferta y las exportaciones, que ya se han demostrado muy nocivas en el pasado, como los Registros de Operaciones de Exportación (ROEs), cupos, permisos o prohibiciones de exportación.

 

* Impuestos y reforma tributaria: Nuestras actividades requieren un esquema tributario basado en impuestos a la renta, por eso necesitamos que se dejen de lado herramientas distorsivas como ingresos brutos, impuesto al cheque, impuesto de sellos, impuestos a la masa salarial y tasas estadísticas en los insumos importados, entre otros. Proponemos un nuevo esquema tributario que incluya incentivos fiscales especiales para los productores de menor escala, Pymes, economías regionales y situaciones de emergencia. Debe evitarse que los impuestos se cobren por adelantado, bajo la prerrogativa de pagos a cuenta. Asimismo, los mínimos no imponibles deben adecuarse a la variación de precios, permitirse el ajuste por inflación impositivo, de manera de evitar pagar impuestos generados por la inflación y por resultados por tenencias. El Acuerdo Fiscal Nación-Provincias debe implementarse en todas las jurisdicciones. Deben eliminarse a la brevedad las medidas de algunas provincias que, en los hechos, funcionan como aduanas internas.

* Retenciones y derechos de exportación: Propugnamos dejar de lado la delegación de facultades en este tema, y que vuelva a ser el Congreso quien establezca aranceles y derechos de exportación, tal como lo indica la Constitución. Exigimos que se cumpla el final de estos tributos en diciembre de 2020 como plazo máximo. Los derechos de exportación son un mal impuesto, no tienen en cuenta la rentabilidad de los productores, desincentivan la inversión y reducen la competitividad de las exportaciones, por lo que impulsamos su eliminación para todos los productos. Debe evitarse que diferentes eslabones o sectores privados subsidien unos a otros, mediante transferencias generadas por los derechos de exportación diferenciados.

 

* Cuenta corriente única tributaria: Se debe contar con una herramienta automática que permita compensar saldos a favor del contribuyente (ya sean impositivos como previsionales) con deudas a pagar, que reduzca costos financieros y a la vez brinde mayor transparencia. Esto ya existe en otros países y la tecnología está disponible. Debiera incluir que los saldos de libre disponibilidad puedan ser direccionados al pago de aportes patronales.

 

* Inversiones de capital: Fomento a la inversión mediante sistemas de amortización acelerada, acotado a las inversiones y devolución automática de IVA.

 

* Formalización: Es imperioso reducir la presión fiscal aumentando la base de contribuyentes, permitiendo así aliviar la carga para todos. El incumplimiento de las normas genera competencia desleal y, por ende, atenta contra la rentabilidad de los productores y contra el buen funcionamiento de los mercados.

 

* Empleo de calidad y modernización del sistema laboral: El trabajo debe adecuarse a las nuevas realidades tecnológicas y dinámicas de la producción, avanzando hacia un esquema en el cual la judicialización de las relaciones laborales no sea un escollo para el mercado de trabajo. Se necesitan incentivos positivos para mejorar los niveles de formalidad, cobertura social, y cobertura de riesgos de trabajo. Esto último mediante la adhesión de todas las provincias a la Ley de ART.

 

* Baja de impuestos al trabajo: Reducir los montos de los impuestos patronales a todas las actividades primarias, pecuarias, agrícolas y de empaque, incluyéndolas en los beneficios del Decreto Nº 128/2019, que aumenta el Mínimo No Imponible de los aportes patronales, para además así fomentar la formalización de los trabajadores rurales y su cobertura social.

 

* Renatre: Este ente tripartito, donde entidades, trabajadores y Estado actúan juntos, es un instrumento valioso que debe sostenerse y potenciarse. Ha tenido grandes logros en el empleo rural y con apoyo y fortalecimiento puede avanzar en mayor protección para los trabajadores.

(Continuará)

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Propuestas de la Mesa de Enlace (1ª parte)

Quienes semanalmente siguen esta columna, no se habrán sorprendido por el resultado de las PASO del domingo pasado. Tal vez la magnitud de la diferencia haya sido la sorpresa para todos, pero era claro que el gobierno nacional ha venido dando muestras de su incapacidad para afrontar la realidad de la economía, y en particular de la sociedad argentina.

El resultado ya está y ahora se presenta un desafío hasta que se defina claramente quiénes serán los dirigentes que estarán al frente de los destinos del país en los próximos cuatro años. Ese desafío para nuestro sector agroindustrial es presentar propuestas concretas y completas a quienes pueden serlo. No es nuevo el pedido, pero pasa el tiempo y lejos estamos de completarlo con éxito.

La denominada Mesa de Enlace, que pretende ser la representación de los productores argentinos, ha hecho un nuevo esbozo de sus pretensiones en materia de política agroindustrial. En general, esta propuesta plantea temas demasiado superficiales, sin definir las formas, pero es un aporte que debe valorarse como tal.

De todas maneras, sería mejor que en lugar de seguir haciendo política partidaria, como de hecho están haciendo algunas instituciones del campo con los magros resultados a la vista, se dediquen a efectuar un trabajo más profundo, que dé satisfacción a los verdaderos intereses que deben representar.

Por otra parte es necesario lograr que ese documento sea avalado por la totalidad de la cadena agroindustrial, lo que le daría un respaldo que haría muy difícil evitar, al menos en lo que hace a su tratamiento, de parte de quienes la sociedad argentina, a través del voto democráticamente emitido, les asigne la responsabilidad de conducir el país a partir del 10 de diciembre de 2019.

Es por eso que nos parece oportuno presentar para conocimiento de todos el documento base que la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (FAA/CRA/SRA/Coninagro) ha puesto a disposición de la dirigencia política. Dada la extensión del documento, se ha resumido a sus aspectos básicos y se lo transcribirá en dos entregas consecutivas en la revista El Campo.

 

Requerimientos básicos

Entendemos que estos aspectos son el punto de partida para que la Argentina mantenga un sendero de desarrollo para todos los sectores del país, no solo para nuestras actividades. Para ello proponemos:

* Macroeconomía: Previsibilidad económica. Cuentas públicas ordenadas, con una menor presión tributaria para la producción. Bajar la inflación y mantenerla en niveles de un dígito anual, con un Banco Central independiente y un tipo de cambio competitivo. El Estado debe ser eficiente en el uso y asignación de recursos y el Presupuesto Nacional ser utilizado como verdadera herramienta de gestión que refleje las necesidades de la producción.

 

* Seguridad jurídica: Previsibilidad de las reglas de juego, respeto y cumplimiento de las leyes para poder tener un horizonte claro para invertir, producir, innovar y generar empleo de calidad. Esto incluye una Justicia que actúe de manera imparcial, en tiempo y forma, sin generar sobrecostos a la producción o retrasos en la solución de controversias, evitando dejar contingencias abiertas.

 

* Diálogo permanente e interacción público-privada: Sostenemos que las instancias de diálogo entre el sector público y el privado son imprescindibles y debemos lograr capacidad de acción concreta y respuestas a los problemas de la realidad.

 

* Ministerio de Agroindustria: Proponemos recuperar el rango de Ministerio para el área de Agroindustria, de forma tal ser parte de la Mesa de Decisiones de los temas centrales del país. Reclamamos un ministerio con capacidad de diálogo y de resolución. (N de R: Macri le devolvió el rango de ministerio durante la última Exposición Rural de Palermo).

 

* Transparencia comercial: Con el fin de evitar transferencias de ingresos injustificadas dentro de las cadenas, situaciones de abuso de posición dominante y colusión de mercados, proponemos trabajar en la generación de mecanismos de referencia de precios, la promoción de prácticas contractuales consensuadas entre las partes construidas en espacios público-privados con normas técnicas armonizadas y de difusión pública. Asimismo, debe promoverse el uso de contratos voluntarios para lograr mayor claridad y cumplimiento en plazos, condiciones comerciales y precios. Reafirmamos que no deben utilizarse intervenciones distorsivas en los mercados que limiten la oferta y las exportaciones, que ya se han demostrado muy nocivas en el pasado, como los Registros de Operaciones de Exportación (ROEs), cupos, permisos o prohibiciones de exportación.

 

* Impuestos y reforma tributaria: Nuestras actividades requieren un esquema tributario basado en impuestos a la renta, por eso necesitamos que se dejen de lado herramientas distorsivas como ingresos brutos, impuesto al cheque, impuesto de sellos, impuestos a la masa salarial y tasas estadísticas en los insumos importados, entre otros. Proponemos un nuevo esquema tributario que incluya incentivos fiscales especiales para los productores de menor escala, Pymes, economías regionales y situaciones de emergencia. Debe evitarse que los impuestos se cobren por adelantado, bajo la prerrogativa de pagos a cuenta. Asimismo, los mínimos no imponibles deben adecuarse a la variación de precios, permitirse el ajuste por inflación impositivo, de manera de evitar pagar impuestos generados por la inflación y por resultados por tenencias. El Acuerdo Fiscal Nación-Provincias debe implementarse en todas las jurisdicciones. Deben eliminarse a la brevedad las medidas de algunas provincias que, en los hechos, funcionan como aduanas internas.

* Retenciones y derechos de exportación: Propugnamos dejar de lado la delegación de facultades en este tema, y que vuelva a ser el Congreso quien establezca aranceles y derechos de exportación, tal como lo indica la Constitución. Exigimos que se cumpla el final de estos tributos en diciembre de 2020 como plazo máximo. Los derechos de exportación son un mal impuesto, no tienen en cuenta la rentabilidad de los productores, desincentivan la inversión y reducen la competitividad de las exportaciones, por lo que impulsamos su eliminación para todos los productos. Debe evitarse que diferentes eslabones o sectores privados subsidien unos a otros, mediante transferencias generadas por los derechos de exportación diferenciados.

 

* Cuenta corriente única tributaria: Se debe contar con una herramienta automática que permita compensar saldos a favor del contribuyente (ya sean impositivos como previsionales) con deudas a pagar, que reduzca costos financieros y a la vez brinde mayor transparencia. Esto ya existe en otros países y la tecnología está disponible. Debiera incluir que los saldos de libre disponibilidad puedan ser direccionados al pago de aportes patronales.

 

* Inversiones de capital: Fomento a la inversión mediante sistemas de amortización acelerada, acotado a las inversiones y devolución automática de IVA.

 

* Formalización: Es imperioso reducir la presión fiscal aumentando la base de contribuyentes, permitiendo así aliviar la carga para todos. El incumplimiento de las normas genera competencia desleal y, por ende, atenta contra la rentabilidad de los productores y contra el buen funcionamiento de los mercados.

 

* Empleo de calidad y modernización del sistema laboral: El trabajo debe adecuarse a las nuevas realidades tecnológicas y dinámicas de la producción, avanzando hacia un esquema en el cual la judicialización de las relaciones laborales no sea un escollo para el mercado de trabajo. Se necesitan incentivos positivos para mejorar los niveles de formalidad, cobertura social, y cobertura de riesgos de trabajo. Esto último mediante la adhesión de todas las provincias a la Ley de ART.

 

* Baja de impuestos al trabajo: Reducir los montos de los impuestos patronales a todas las actividades primarias, pecuarias, agrícolas y de empaque, incluyéndolas en los beneficios del Decreto Nº 128/2019, que aumenta el Mínimo No Imponible de los aportes patronales, para además así fomentar la formalización de los trabajadores rurales y su cobertura social.

 

* Renatre: Este ente tripartito, donde entidades, trabajadores y Estado actúan juntos, es un instrumento valioso que debe sostenerse y potenciarse. Ha tenido grandes logros en el empleo rural y con apoyo y fortalecimiento puede avanzar en mayor protección para los trabajadores.

(Continuará)

Logín